Autor: Pablo, F. L. De. 
   Las elecciones serán en mayo     
 
 Ya.    26/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

SEMANA POLÍTICA

LAS ELECCIONES SERÁN EN MAYO

Ya están aplicando las dos lecciones más importantes del referéndum: la atención a las regiones y la

rectificación del censo nacional • Dos notas económicas globales de esperanza: se ha reducido el

crecimiento del coste de la vida, en relación con el primer semestre, y el producto nacional bruto va a

creoer un dos por ciento frente al casi crecimiento cero del año pasado • La oposición tiene que garantizar

que participará en las elecciones y que aceptará su resultado, y, sobre todo, que a partir de ahora va a

colaborar en la moderación nacional.

MADRID, 25. (Crónica política de Logos, por E. L. de Pablo.)

Pese al acoso y provocaciones (fe iodo tipo, que no dan sosiego al gobernante, Suarez y su equipo

mantienen firme BU pulso decisorio. Una semana después del referéndum ya, están aplicando dos de las

lecciones más Importantes del mismo: la atención a las regiones y la rectificación del censo electoral.

El hecho de que el censo haya de estar ultimado para el 24 de abril revela que las elecciones, de-

finitivamente, serán en mayo. Se da un par de meses más a los partidos para que puedan organizarse y

preparar sus plataformas electorales.

La oposición se queda sin bazas

Otra prueba de la sinceridad del Gabinete en la aplicación de las consecuencias del referéndum ha sido el

viaje del presidente a Barcelona, al que algunos lian dado lina interpretación electoral. Por el contrario,

parece responder al propósito de derribar tahas y, sobre todo, rio dejarle bazas gratuitas al adversarlo.

Porque ¿qué le queda a la oposición catalana después de que se ha reconocido la coofi-cialidad del

catalán, que el Estado se compromete a promover más intensamente su enseñanza en la escuela y que se

ofrece al pueblo catalán de hoy la posibilidad de dotarse de un nuevo estatuto de autonomía, adaptado a

sus necesidades de ahora mismo?

Toda la prisa de la oposición por entregar al Gobierno sus condiciones negociadoras es comprensible,

porque cuanto más tarde en negociarlas corre el peligro de no tener nada que ofrecer y de quedarse en su

"bunker" cerril.

Negociación electoral.

Según las conversaciones que ha mantenido con miembros de la oposición, Suárez está dando pruebas de

su convencimiento de que la democracia es cosa de todos; de que sin equipos distintos no puede haber

concurrencia. Por eso dialoga, respetuosamente—-como´ ayer dijo Tierno al salir de la audiencia con

Suárez—, con quienes saben que disponen de la última baza para que la democracia sea posible: su

participación electoral. Como dijo en las Cortes el señor Esperaba, creo que el Gobierno está convencido

de que a la oposición —incluido el comunismo—"no hay que pasarla por las armas, sino por las urnas".

En la negociación Gobierno-oposición nadie debe jugar con cartas marcadas. La prueba de credibilidad

que el Gobierno ofrecerá serán unas normas electorales que permitan la comparecencia de unas ideologías

y opciones que, si bien por su equivocada postura ante el referéndum no parecen haber tenido reflejo

suficiente en los resultados del mismo, es muy posible que unas condiciones de campaña electoral más

equitativas, podrían reflejar más exactamente cuál es su audiencia real.

La determinación del mínimo de Sufragios para acceder a la Cámara será un término entre el 5 por 100

del censo que acepta la oposición y el 10 que sugiere Alianza Popular. Es muy probable que sea un 8 por

100, y que se fije a nivel regional. Aparte de posibilitar la presencia de los partidos regionales en el

Parlamento, implicaría una parcelación electoral, que podría coincidir con las regiones históricas a las que

aludió el ministro de la Gobernacion, al dar cuenta de los resultados del referéndum. Ello tendría el efecto

práctico de simplificar el proceso electoral, tanto a la hora de] voto como a la del cómputo de los

resultados, aparte de ir acostumbrando al elector a pensar en una estructura regional —e incluso

federativa—del Estado.

El otro tema decisivo de las normas electorales que el Gobierno va a dialogar y pactar, no sólo con la

oposición, sino con los partidos que como ÁP tienen hombres en las actuales Cortea, es el de la

determinación en los distritos electorales para los cuatro escaños de senadores por cada provincia y la

determinación de si loa partidos podrán presentar listas nacionales de candidatos cerradas o abiertas. Las

listas cerradas favorecerían la presencia inicial de los partidos minoritarios y simplificarían la decisión del

elector que no está muy entrenado y que con toda seguridad se sentirá confundido a la hora de distinguir

entre una y otra opción.

Compromiso económico hasta las elecciones.

La oposición tiene que garantizar en la negociación electoral que participará en las elecciones y que

aceptará su resultado, y, sobre todo, que a partir de ahora va a colaborar en la moderación nacional .

Entendiendo por tal la necesidad de acometer cuanto antes un compromiso, tregua, pacto o como quieran

que modere la con-flictividad de todo orden y nos permita Ilegar a las elecciones para que las próximas

Cortes no hereden un país Ingobernable y en quiebra.

El presidente Suárez, que podría ahora tener las asistencias técnicas económicas que le negaron cuando

constituyó su actual equipo de Gobierno, no ha podido, según fuentes de su entorno, encontrar todavía

soluciones coincidentes para establecer un plan de actuación económica hasta las elecciones que pudiera

ser asumido por todas las fuerzas sociales y políticas. El Gobierno va a seguir buscando ese plan en el

próximo Consejo de Ministros.

Desacuerdo de los diagnósticos económicos.

Basta repasar los diagnósticos que ilustres economistas han ofrecido esta semana en los coloquios

celebrados en Madrid por el Consejo de Empresarios, las Cajas de Ahorro y la Asociación para el

Progreso de la Direccion para comprobar la discrepancia de criterios entre los expertos.

En este contexto, el Gobierno habrá de elegir la opción más viable y que más nos acerque al eslo-gan de

"vivir por debajo de nuestras posibilidades y producir y ex-portar por encima de nuestras fuerzas" SI

todos adoptamos esa conducta, al menos durante los próximos meses, podríamos llegar a las elecciones,

aunque la peseta siga hacia abajo y hayamos de pagar 20.000 millones por la factura del petróleo. El

hecho de que en los últimos seis meses se haya reducido el crecimiento del costa de la vida, en relación

con el registrado en el primer trimestre del año y de que el PNB vaya a crecer un 2 por 100, cuando el año

pasado casi llegamos al crecimiento cero, son dos notas globales de esperanza, pese al hundimiento de la

Bolsa, al creciente desembolso y endeudamiento exterior y al descenso de las reservas.

Aprender a convivir.

La discrepancia entre los expertos es una razón más para atender a la llamada que hizo el Gobierno al

comenzar su andadura: "La economía es cosa de todos y está por encima de las ideologías." Este puede

ser el momento de demostrarlo. Si entre todos los grupo» se llega a un acuerdo sobre las normas de la

concurrencia electoral, ¡as prioridades económicas de emergencia, sin dar de lado a las reformas

estructurales más urgentes, como la sindical, la del funcionario y la sanitaria, se evitará qua las próximas

Cortes se encuentren con problemas socioeconómicos tan graves que les sea imposible acometer un

estudio sereno de la reforma constitucional, lo que podría condicionar nuestra existencia en los próximos

lustros.

La violencia, los encuentros y las provocaciones que pretenden introducir factores de anormalidad e

irracionalidad en la convivencia no impedirán lo que con acierto dijo el señor Reguera debía ser la meta

nacional del año próximo: aprender a convivir.

 

< Volver