Autor: Urbano, Pilar. 
 Elecciones 79. Los socialistas hacen balance. 
 Estamos donde estábamos el 15-J (Felipe González)     
 
 ABC.    04/03/1979.  Página: 10-11. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

LOS SOCIALISTAS HACEN BALANCE

"ESTAMOS DONDE ESTÁBAMOS EL 15-J" (Felipe González)

«UCD ha consolidado su posición por el descalabro de CD, por la campaña del PCE y por el voto del

miedo»

Madrid. (De nuestra Redacción.) «No perderemos el sentido del Estado, que ha de caracterizar al PSOE

como partido de la oposición. Esa sería una trampa tentadora; en la que no caeremos. Queremos ser

oposición constructiva y progresista», declaró Felipe González ante más de un centenar de informadores

extranjeros 7 nacionales, en su primera comparecencia pública, después de las elecciones.

El secretario general del Partido Socialista —pullover marrón, sin corbata y con. acusadas´ ojeras—

respondió durante casi tres horas a las preguntas de los periodistas, que, en síntesis, se centraron sobre es-

tas temas: crítica interna del PSOE ante sus bajos resultados electorales; política de oposición ai

Gobierno, que el PSOE desarrollará durante la (próxima legislatura; valoración política de las presencias

nacionalistas en el nuevo Parlamento y expectativas cara a los comicios municipales, para los que anunció

«un vigoroso avance de las izquierdas».

MAYORÍA.—Respondiendo a estas cuestiones, Felipe González dijo:

«Si el partido del Gobierno quiere componer la mayoría absoluta, que no tiene en el Congreso, no

necesita más que atender a algunas de las ofertas que ya ha recibido: la del Partido Comunista, la de

Convergencia Democrática de Cataluña... y, quizá, aún le «saldría» alguna más, si el señor Praga se

retirase a Villalba.

«Seguimos estando donde estábamos el 15-J —dijo también—, con la misma diferencia de cinco escaños

a .favor de UCD. Seguimos siendo la fuerza hegemónica de la oposición. Nuestra campaña ha sido

honesta y clarificadora. Hemos contribuido a que la campaña, en el país, no se ensuciase, como

pretendieron algunos sectores políticos, al no dar respuesta a los ataques de que hemos sido objeto.»

Después de explicar que et «voto útil» y el «voto del miedo», han sido las armas eficaces esgrimidas por

el Partido del Gobierno, «que ha consolidado su posición gracias al descalabro de CD y a la propia

campaña del PCE», manifestó que los socialistas habían jugado más con el «voto a la esperanza».

Refiriéndose al alto índice de abstención, dijo que «sé hablan quedad9 en casa los que tenían miedo a un

Gobierno so-cialista y los que no querían apoyar al Gobierno de Suárez. Subliminalmente,;el señor

González introdujo reiteradameiite la tesis de que, como contrapartida al recaudo de votos del miedo,

procedente de sectores de Ja derecha, el Gobierno se vería obligado a hacer una política de centro-

derecha, cuando las soluciones que el país necesita deben pasar en realidad p´pr filtros de política de

izquierda. E ilustró su teoría recordando que los ministros García Diez y Femández-Ordóñez, ya te habían

comentado que «UCD giraba a la derecha», al terminar «aquel Congreso triunfal de la UCD este

invierno».

DESHONESTIDAD.—A la pregunta de si había felicitado al presidente Suárez, como hiciera el 15-J,

Felipe González expresó públicamente su felicitación «a UCD, por haber mantenido sus posiciones», y

agregó que no felicitaría a ninguna´persona concreta de UCD: «porque han utilizado procedimientos no

democráticos en su campaña y yo no puedo felicitar a la deshonestidad». En este punto aludió a «3a

monopolización de la radio y la televisión»; a «la utilización de forma directa o Indirecta de la figura del

Rey en la campaña electoral de UCD, lo cual es peligroso para la imagen de la Corona, que ha de estar

por encima de las posturas partidistas» y a que el presidente Suárez acusase al PSOE, en televisión, de

«querer acabar con el modelo de democracia occidental».

PCE-UCD.—En respuesta a los que calificó de «duros «taques del PCE», dijo: «Han favorecido a las

derechas, en detrimento del PSOE para crecer ellos. Nosotros no vamos a decirle al señor Carrillo cómo

se hace el comunismo en España. Pero que tampoco nos diga él cómo hay que hacer el socialismo, porque

de eso entendemos nosotros algo más. Es de esperar que, siguiendo como Van, en et año 2300 consigan

superarnos. Ahora lo que don Santiago desea fervientemente es quft nos echemos en los brazos de Suárez,

paxa formar una. coalición. Y no lo haremos, porque este país, además de un buen Gobierno —¡y ojalá

aguanten los cuatro años!— y de cuatro años sin más elecciones, se merece una oposición que promueva

una política de progreso económico y social. Y ése es nuestro papel Tampoco nos uniremos al PCE para

formar un frente populismo, como suciamente han anunciado algunos líderes de UCD alarmando al

electorado.» En otro momento declaró: «Es hora de que el pueblo se entere que había un pacto de "no

agresión excesiva" y un acuerdo económico entre el Gobierno y los comunistas, para prolongar el

Gobierno de Suárez. Y está claro que el pacto ha funcionado.»

PAÍS VASCO.—Al analizar los resultados del PSOE «n las urnas del 1-M, subrayó un incremento global,

respecto al 15-J, «pues hemos ganado tres o cuatro diputados y veinte senadores». Reconoció el revés

socialista en el País Vasco, «quizá por 110 haber hecho —y nunca la haremos— una oferta de autonomía

indeipen-deotteba e imolidarla, y porque el Consejo General Vasco ha padecido una situación de castigo

por parte del Gobierno, al no recibir verdaderas competencias ni respaldos presupuestarios suficientes. En

el País Vasco nos ha perjudicado la abstención del miedo y la del desinterés. Y «ni se nos ha culpado de

cosas opuestas: de vasquístas y de españolistas. El tema del País Vasco nos parece serio, grave, y lo

hemos afrontado desde una perspectiva de Estado, y no partidista. Allí ha sirio es-pectactUar la respuesta

popular de apoyo, con votos, a una política de violencia. Éso tiene que verlo seriamente el Gobierno. En

cuanto al nacionalismo catalán, pienso, sinceramente, que no ha aumentado. Sí, en cambio, en Canarias y

Andalucía, donde puede llegar a crearse un «abertzalis-mo andaluz»..., cosa que parece satisfacer al

Gobierno. A mi no me gustaría ver a Andalucía, dentro de diez años, como ahora está Guipúzcoa». Y en

este mismo capítulo, tras dejar sentado que «el PSOE es un partido con aspiración federalista», declaró

que iban a tomarse en serio el federalismo: «Me daría por satisfecho td en el año 2000, es decir, dentro O

veinite años, eebuvtese iluminado todo «3

«Entre el PCE y UCD había un pacto secreto de no agresión, que ha funcionado»

«Seremos una oposición constructiva y progresista»

proceso autonómico. En ese lecha, este país deberá estar al borde de un Estado federal.»

PACTOS.—interrogado acerca de la posibilidad de estampar su firma en unos nuevos Pactos de la

Moncloa, denegó rotundamente: «Quizá a Carrillo y a Suárez les interese. A nosotros y al pueblo, no. No

nos interesa esa dinámica de Inestabilidad. La renovación de aquellos pactos es imposible. Pero, eso sí,

nosotros vamos a exigir ante el Parlamento su cumplimiento. Y vamos a ofrecer un detallado balance de

sus Incumplimientos. En televisión no se produjo él debate que yo pedí con el señor Suárez. Pero en el

Parlamento nada habrá que me lo impida.» Y agrego que da política de derechas que el Gobierno habrá de

seguir ´le impedirá incluso la aplicación de los Pactos de la Mon-cloa».

Después de recordar el pasado franquista del presidente Suárez. manifestó que te daba la bienvenida a la

Democracia..., pero que se ahorrase darle lecciones democráticas.^—Pilar URBANO.

 

< Volver