El programa del nuevo Gobierno, pergeñado por Suárez. 
 UCD será fiel a su mandato electoral al desarrollar la Constitución  :   
 Seis grandes coordenadas de la política gubernamental: relaciones exteriores, defensa, orden público, reforma económica y social, desarrollo legislativo de la Constitución y autonomías. 
 ABC.    31/03/1979.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 28. 

ABC. SÁBADO, SI DE MARZO DE 1979. PAG. 8.

EL PROGRAMA DEL NUEVO GOBIERNO, PERGEÑADO POR SUAREZ

UCD SERA FIEL A SU MANDATO ELECTORAL AL DESARROLLAR LA CONSTITUCIÓN

Seis grandes coordenadas de la política gubernamental: relaciones exteriores, defensa, orden público,

reforma económica y social, desarrollo legislativo de la Constitución y autonomías

Don Adolfo Suárez comenzó su intervención ante la Cámara señalando que comparecía ante el Congreso

de los Diputados en cumplimiento de lo preceptuado en el articulo 99 de la Constitución.

"El cambio político realizado —añadió Suárez— ha sido profundo y sincero. Pero ahora comienza un

nuevo período; comienza una etapa de transformación profunda de la sociedad. Se trata, por consiguiente

de saber realizar el cambio social con sinceridad, conjugando prudencia y audacia y eligiendo también el

camino de la reforma responsable y gradual que conformó la realización del cambio político.»

Luego dijo que la .nueva pelíttca a desarrollar se haría bajo la vigencia de dos grandes presupuestos:

1. La necesidad de que todas las fuerte» políticas contribuyan al planteamiento y resolución de los

grandes problemas nacionales desde su respectiva órbita ideologica y desde su propia responsabilidad.

2. El firme criterio de UCD. como primera fuerza política, de no pretender en modo alguno un papel

exclusivo de cara al desarrollo de la Constitución, pero sí de hacer valer el Imprescindible

condicionamiento democrático de que semejante desarrollo sea afrontado básicamente desde los

planteamientos contenidos en su programa electoral, porque tal ha sido el mandato surgido de las urnas.

Al referirse al programa concreto de gobierno, enunció las seis grandes coordenadas de la política general

de su Gobierno:

• La definición y ejecución de una política exterior que asuma los factores geopolíticos que la

condicionan, sin perjudicar la. Independencia de nuestra acción internacional.

• La realización de una política de defensa nacional en la que las Fuerzas Armadas constituyan un factor

de disuasión, de respaldo de nuestra acción exterior y de defensa del ordenamiento constitucional.

• Intensificación y ampliación de la acción destinada a garantizar en mayor medida la seguridad

ciudadana y hacer más eficaz la lucha contra el terrorismo.

• La búsqueda permanente de un equilibrio social dinámico y de progreso, que fortalezca y vitalice el

Estado de derecho.

• EL desarrollo de la Constitución.

• La distribución territorial del poder del Estado mediante el proceso autonómico.

POLÍTICA´ EXTERIOR. — En materia de política exterior, Adolfo Suárez, enumera entre otros, los

siguientes objetivos: garantizar nuestra seguridad y nuestra independencia; reivindicar la recuperación de

Gibraltar; asegurar el suministro de materias primas y productos energéticos: mejorar las condiciones de

vida y de bienestar de los emigrantes, y contribuir a la construcción de un mundo más libre, más pacífico,

más seguro y más justo.

DEFENSA. — El Gobierno concederá prioridad a la acción social, a la regulación de escalas y a la

determinación del objetivo de fuerza conjunta, prestando especial atención a mejorar constantemente la

formación de los cuadros profesionales y del personal en filas.

SEGURIDAD CIUDADANA. — Manifestó que era consciente de que al pueblo español no le inquieta

únicamente, en esta hora, la situación de crisis que vive el país o su prosperidad económica y social, sino

Que son cuestiones prioritarias también la paz ciudadana, la seguridad de las personas y el mantenimiento

de un orden público que garantice el ejercicio de la libertad.

POLÍTICA ECONOMICOSOCIAL. — «Nuestro programa —añadió— tiene como preocupación

fundamental conseguir que se incremente progresivamente el nivel de empleo durante los cuatro años

venideros. Ello exige una política en varias direcciones: reducir la inflación; eliminar las trabas que

obstaculizan la eficacia del sistema; corrección de las Injusticias, contradicciones y anacronismos que

existen en el sistema económicosocial; apoyo del desarrollo de las regiones con mayor índice de paro

estructural; reforma de los sectores económicos más afectados por la crisis; revitalización del ahorro, y

fomento de la inversión.»

En lo que se refiere a las relaciones laborales, se adoptarán las medidas legislativas necesarias para

homologar nuestro sistema con el que hoy prevalece en los países de la CEE. Se tramitará por el

procedimiento de urgencia el proyecto de ley de negociación colectiva y se presentará un proyecto de ley

que regule el ejercicio del derecho de huelga, las situaciones de conflicto colectivo y el estatuto de los

trabajadores.

En materia de Seguridad Social, la acción del Gobierno se centrará en el riguroso control y transparencia

de los presupuestos, en la promoción de la participación de los beneficiarios en el control y vigilancia del

sistema de la Seguridad Social, y especialmente a través de los sindicatos y organizaciones empresariales.

POLITICA AGRARIA. — En los próximos años, nuestra agricultura deberá hacer frente al desafío que

representa la integración en la CEE. El Gobierno adoptará las medidas necesarias tendentes a dotar a la

población agraria de un nivel de renta creciente y de un «status» social justo; dotar al medio rural de

servicios de sanidad, educación, vías de comunicación, etcétera.

EDUCACIÓN. — «Los objetivos en este campo —dijo Suárez— son, en síntesisí hacer efectivo el

principio constitucional de que todos tienen derecho a la educación; defensa de la libertad de enseñanza,

concebida tanto como un reconocimiento a los grupos sociales y entidades privadas del derecho al Ubre

establecimiento de centros, como del derecho de los padres a elegir libremente la educación de sus hijos;

plena escolarización hasta los dieciséis años, y gratuidad efectiva de la EGB.»

Tras diseñar el programa económico y social, se refirió al desarrollo de la Constitución. En este sentido,

citó la regulación legal del «defensor del pueblo». Asimismo, anunció que el Gobierno remitirá a la

Cámara los siguientes proyectos de ley: de libertad religiosa, estatuto de la Radiotelevisión estatal para

garantizar el acceso a estos medios de los grupos sociales y políticos más significativos, y su control

parlamentario.

También se refirió a otros proyectos legales que presentará el Gobierno.

CRISIS DEL ESTADO CENTRALISTA. En relación con las autonomías, el candidato a la presidencia

del Gobierno dijo, entre otras cosas:

«Resolver la vieja cuestión de la estructura territorial del Estado exige un previo análisis en profundidad.

Es imprescindible admitir dos postulados básicos: en primer término, que España es una nación que se

vertebra en una diversidad real de pueblos. Asumir esta realidad, a España como realmente es, constituye

el primer elemento de un planteamiento adecuado. Y, en segundo lugar, que el Estado centralista

experimenta en todos los países avanzados una dura crisis, por su creciente incapacidad para administrar

racionalmente, desde un único centro de decisión, los asuntos de millones de personas que hoy reclaman

del Estado la garantía de su seguridad en todos los órdenes de la vida.»

«Nuestro comportamiento se inspirará en los siguientes criterios: 1. Respeto estricto de las previsiones

constitucionales, valoradas, en su caso, por el Tribunal Constitucional; 2. Aceptación de ritmos distintos

en el acceso a la autonomía, en función de circunstancias históricas, sociológicas y materiales, ajustando

el contenido de los estatutos de pronta tramitación a las posibilidades lógicas de desarrollo y a la Cons-

titución.»

AL PUEBLO VASCO. — Seguidamente, el señor Suárez dijo: «Permítanme que Incluya en este punto un

breve, pero sentido mensaje de esperanza para el pueblo vasco. Queremos y esperamos sinceramente que

la acción del Gobierno y del Parlamento puedan contribuir decisivamente al propósito, por todos

compartido, de pacificación del País Vasco, y expresar nuestra voluntad de entendimiento de sus

problemas. Y nos vamos a atener a este propósito con ánimo de concordia, porque es necesario superar

ciento cincuenta años de inadecuada comprensión de la realidad vascongada.»

«Es preciso que sepamos mirar al futuro y esforzarnos por conocernos y respetarnos, y plantear con

sentido de ]a responsabilidad soluciones viables y suficientes. A ello trataremos de contribuir desde el

Gobierno, convencidos de que. dentro de la irrenunciable unidad de España, y en el marco de la

Constitución, cabe encontrar para el País Vasco unas fórmulas de autogobierno que vengan a satisfacer

una vieja aspiración.»

Finalmente, don Adolfo Suárez enumeró una serle de propósitos concretos al respecto, entre ellos el de la

inmediata creación del Fondo de Compensación previsto en la Constitución (artículo 158). con vistas a

corregir los desequilibrios económicos interregionales, y hacer efectivo el prin ciplo de solidaridad entre

todos los esp» fióles.

 

< Volver