Los partidos políticos justificaron su actitud ante la investidura  :   
 El tema de las autonomías fue uno de los argumentos más insistentemente esgrimidos. 
 ABC.    31/03/1979.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

ABC. SÁBADO, 31 DE MARZO DE 1979. PAG. 9.

LOS PARTIDOS POLÍTICOS JUSTIFICARON Su ACTITUD ANTE LA INVESTIDURA

Madrid. (De nuestra Redacción.) Desde las cinco y cuarto de la tarde, el podio de los oradores, en el

hemiciclo del Congreso, fue ocupado, sucesivamente, por los representantes de todas las fuerzas

parlamentarias que tienen algún escaño en el Congreso, que intervinieron para aclarar los puntos de vista

de sus partidos políticos respecto al programa que, por la mañana, habí» expuesto el presidente Suárez

para los próximos cuatro años de Gobierno.

BARRERA: VOTO NEGATIVO

El diputado que abrió el desfile de explicaciones de voto fue don Heribert Barrera, de Ezquerra

Republicana de ífatalunya, papa manifestar que no había apoyado la investidura porque el discurso de

Suárez no le había convencido. Más que un programa —dijo— fue un catálogo de problemas a resolver,

pero sin decir cuándo ni cómo se solucionarán. Censuró la falta de precisiones sobre los regímenes

autonómicos. «Aúneme somos republicanos —afirmó—, no deseamos el hundimiento de la Monarquía si

debe-ser la consecuencia del hundimiento del país.»

BANDRES: NO A LA INVESTIDURA

M diputado de Euzkadiko Eacjuerra, señor Bandrés, enumeró una larga serie de razones por las cuales

había votado «no a la investidura». «Ya hemos padecido durante año y medio —dijo— la política de

UCD, y la rechazamos, porque parece más interesada en exasiparar que en pacificar al pueblo vasco.

Aludió al exceso de Fuerzas de Orden Público, a los presos vascos en la cárcel de Soria, ai problema no

resuelto del bilingüismo, a los conciertos económicos también sin resolver, a los derechos históricos del

pueblo vasco, a la violación de los derechos humanos a través del decreto-ley de Seguridad Ciudadana.

«Somos socialistas —dijo— y hemos votado no parque este Gobierno no va a traer el socialismo.»

GÓMEZ DE LAS ROCES: «SI»

En nombre dea Partido Aragonés Regionalista, don Hipólito Gómez de las Roces manifestó que había

votado «sí» a la Investidura porque UCD dispone, en estos momentos, como resultado de las elecciones,

de una carta de crédito «que esperamos que cumpla».

Enumeró, sin embargo, los aspectos negativos y omisiones que había encontrado en el programa de

Gobierno expuesto por Suárez, tales como la ausencia de un orden de prioridades, la revisión urgente de

los regímenes autonómicos concedidos can excesiva ligereza; para detenerse especialmente en la

necesidad de ayudar a las áreas deprimidas, para acabar con los desequilibrios regionales.

BLAS PINAR: «NO EXISTE EL CENTRO»

Don Blas Pinar, diputado por Unión Nacional, explicó las razones de su voto negativo: «No puede existir

—dijo— una política de centro, porque el centro no es una Ideología, sino una postura. Para que exista el

centro es preciso que exista una derecha y una izquierda. Y la derecha no existe, porque la tarea del

Gobierno de UCD ha sido propiciar el desarrollo de la izquierda y destruir a la derecha. A no

ser que se piense que el centro es la derecha.» (Murmullos.)

Aludió duramente al terrorismo y al Orden Público, afirmando que mantener este último es necesario,

pero sólo puede mantenerse cuando extete un orden moral inquebrantable en el que descansa La

convivencia pacífica de los ciudadanos y de la Patria. Recordó el criminal atentado a doña Pilar Careaga,

y afirmó que la presencia de las Fuerzas de Orden Público es necesaria allí donde se ofrece la triste noti-

cia del asesinato de cada día. Se refirió minuciosamente al paro, a la emigración, a los trabajadores del

mar y al desamparo en que se encuentran; al ingreso en el Mercado Común, sin mendigar nada; al pían

energético; al sistema penitenciarlo, que ha de ser reeducativo pero no puede convertir a las cárceles en

hoteles de lujo ni a los delincuentes en héroes; a las autonomías, condenando el término «nacionalidades»

si se utiliza para enmascarar la verdad de un independentismo. que surge en los períodos de debilidad y de

decadencia. «Porque no se respeta la libertad y se están conculcando los derechos humanos, es por lo que

esta mañana dije que no a la investidura.»

SAGASETA: «NO A LA OTAN»

El diputado de Unión del Pueblo Canario justificó su oposición a la investidura, entre otras cosas, porque

UCD es propicia al Ingreso de España en la OTAN. Aseguró que no quería ser apocalíptico, pero anunció

que eso significaría un paso hacia la tercera guerra mundial. «Utilizaremos todos los medios para

impedirlo. Movilizaremos al pueblo para que se defienda contra ese intento de genocidio.» Aludió a los

perjuicios que pana Canarias tendría el establecimiento de una base aeronaval. Afirmó que Canarias nece-

sita que se reconozca a la República saharaui. «No habrá solución a la espiral de la violencia —dijo

también— mientras no se reconozca el derecho a la autodeterminación de todos los pueblos del Estado

español.»

AIZPUN: ESPAÑA ES NAVARRA

Por la Unión del Pueblo Navarro, don Jesús Aizpún manifestó que había votado «sí» a la Investidura

porque no sería realista discutir que la figura del presidente Suárez representa al grupo mayoritarlo de la

Cámara. Hizo una reiterada defensa del españolismo de Navarra y de su propia personalidad histórica,

independiente del País Vasco. «Navarra —dijo- no tiene veleidades separatistas.» Si el País Vasco quiere

Incorporar a Navarra es porque no habla de autonomía, sino de independencia. En la Independencia,

Navarra aportaría a Euzkadl 10.500 kilómetros cuadrados —más que las tres provincias vascas—, una

agricultura riquísima y 150 kilómetros de frontera con Francia. «Navarra es la clave del problema

secesionista de Euskadi.» Exalto el amor de Navarra a todo lo vasco, que es también un componente

navarro, y afirmó: «Queremos ser españoles, sin intermediarios.»

«Se nos ha traído la guerra política a Navarra y ETA ha anunciado que, nos llevará también la guerra del

terrorismo.» Tenemos derecho a que el Estado nos defienda, porque no queremos responder a la fuerza

con la fuerza. La solución pasa por las autonomías.»

ROJAS MARCOS: «SI» CON DIFERENCIAS

El tema de las autonomías fue uno de los argumentos más insistentemente esgrimidos

Don Alejandro Rojas Marcos, del Partido Socialista Andaluz, se refirió ampliamente al paro y al

analfabetismo como dos plagas que pesan sobre Andalucía, así como su dependencia y su explotación, a

la que se opondrán con una rebeldía pacífica, pero exigente y obstinada. «Estamos capacitados —dijo—

para solucionar nuestros problemas. Orgullosamente formamos parte del Estado español. Queremos el

control andaluz de las fuentes de riqueza de Andalucía para sacarla del subdesarrollo. En ese contexto el

PSA dio su voto afirmativo e la Investidura, aunque mantiene diferencias con el programa de UCD. Se

mostró contrario a la OTAN y a las bases de USA en España, y en cuanto a Gibraltar exigió la apertura de

su frontera, porque el cierre perjudica a Andalucía.»

BENEGAS: POLÍTICA EQUIVOCADA DE UCD

Al comenzar el diputado José María Benegas, del PSOE de Euskadi, su Intervención» numerosos

diputados de UCD abandonaron sus escaños. El presidente Suárez aguantó impertérrito todas las

Intervenciones.

- Afirmó Benegas que UCD había equivocado su política en Auzkadl, al no apoyar a los parlamentarios

que intentaron soluciones por la vía del diálogo y confiando en los cauces parlamentarlos. Afirmó que la

última oportunidad de solución para el País Vasco está en el Estatuto de autonomía.

ARZALLUZ: UN «NO» CONSECUENTE

«Hemos votado "no" forzados por una experiencia y por la realidad de los hechos», dijo el diputado del

PNV Xavier Arzalluz. «No ha supuesto un posicionamiento en bloque, ni mucho menos una rabieta. Ha

sido, simplemente, una conducta consecuente con la situación de lo que representamos.» «Nos ha

preocupado —dijo también— la poca concreción del presidente de cara a un calendarlo de aprobación y

puesta en marcha de las autonomías he incluso hemos creído, vislumbrar cierta postergación Imprudente

y peligrosa desde la situación de Euzkadi.»

 

< Volver