Investidura del Presidente del Gobierno. Suárez pidió en su discurso la colaboración de todas las fuerzas políticas. 
 UCD tratará de que el desarrollo de la Constitución responda a su programa     
 
 El País.    31/03/1979.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

Suárez pidió en su discurso la colaboración de todas las fuerzas políticas

"UCD tetará de que el desarrollo de la Constitución responda a su programa"

En su discurso programático unte el Congreso, Adolfo Suárez anunció la continuación de la vía de la

reforma que conformó el cambio político y señaló como fundamental la necesidad de colaboración de

todas tas fuerzas políticas en la resolución de los grandes problemas, aunque UCD hará valer «el

imprescindible condicionamiento democrático de que el desarrollo de la Constitución responda a tus

planteamientos de su programa electoral».

El señor Suárez comenzó su discurso programático afirmando que, tras un cambio político profundo y

sincero, comienza ahora un nuevo periodo, una etapa de transformación profunda de la socieda se trata,

portante, de realizar el cambio social con sinceridad.

Como presupuestos políticos de su programa de Gobierno, señaló que la nueva política se hará bajo la

vigencia de dos grandes presupuestos: el primero, la necesidad de que todas las fuerzas políticas

contribuyan al plantea miento y resolución de los grandes problemas nacionales, desde sus respectivas

posiciones y responsabilidades; el segundo, el firme criterio de UCD, como primera fuerza política, de no

pretender en modo alguno un papel exclusivo en el desarrollo de la Constitución. No obstante, señaló.

UCD liará valer el imprescindible condicionamiento democrático de que tal desarrollo sea afrontado

básicamente desde los planteamientos contenidos en su programa electoral.

En cuanto al programa de Gobierno, dijo que las grandes coordenadas de su política general serán las seis

siguientes:

— Definición v ejecución de una política exterior que asuma ios ¡actores políticos que la condicionan,

sin perjudicar la independencia de nuestra acción internacional.

— Realización de una política de defensa nación en la que las Fuerzas Armadas sean un factor de

disuasión, de respaldo a la acción exterior y defensa del ordenamiento constitucional.

- Intensificación y ampliación de la acción destinada ¡i ¡Mianti/ar en mayor medkLi la seguridad ciu-

dadana y hacer más eficaz la lucha contra el terrorismo.

- Busqueda permanente de un equilibrio social dinámico y de progreso que fortalezca y vitalice el Estado

de Derecho,

— Desarrollo de la Constitución.

— Distribución territorial del poder del Estado, a través del proceso autonómico.

Desarrollando estos puntos, Adolfo Suárez señaló como objetivos de la política exterior, entre otros, la

garantía de nuestra seguridad e independencia, reivindicación de Gibraltar, asegurar el suministro de

materias primas y productos energéticos v mejorar las condiciones de vida de los emigrantes.

Asimismo, dijo que UCD es partidaria de la integración de Es-paAa en la OTAN, por coherencia con su

vocación europea y occidental, aunque corresponderá a las Cortes debatir este ingreso,

En Defensa anunció prioridad a la acción social, regulación de escalas y determinación del objetivo de

fuer/la conjunta, así como la mejora constante de la formación del personal militar. Dijo después que,

además de la crisis económica y el bienestar, es prioritario mantener la paz ciudadana, la seguridad de las

personas y un orden público que garantice las libertades,

Incrementar el empleo, preocupación fundamental

Entre los objetivos económicos señaló como fundamental incrementar progresivamente el nivel

de empleo, lo que exige reducir la inflación, dar mayor eficacia al sistema, corregir injusticias,

contradicciones y anacronismos que hoy existen, apoyar el desarrollo de las icgic-fici: con nías pa*u

esíruetnra!, reformar los sectores más afectados por la crisis, revitalizar el ahorro y fomentar la inversión.

Otras medidas serán la reducción paulatina de la edad de jubilación, esfuerzo para completar la

escolarización entre catorce y dieciséis años, potenciación de lu inversión privada, regulación más amplia

y generosa del seguro de desempleo y lucha contra el fraude. Se concluirá la reforma fiscal, manteniendo

los proyectos ya presentados.

Las relaciones laborales serán homologadas al sistema que prevalece en la CEE. Se tramitará por

procedimiento de urgencia un proyecto de ley de negociación colectiva y se presentarán otros sobre la

huelga y situaciones de conflicto y el estatuto de los trabajadores. El Gobierno hará un riguroso control de

los presupuestos de la Seguridad Social y promocionará la participación de los beneficiarios en la

vigilancia del sistema, especialmente a través de los sindicatos y organizaciones empresariales.

La política agraria deberá hacer frente al desafío que supone la integración en la CEE y comprenderá las

medidas necesarias para equiparar en nivel de vida a las comunidades rurales y urbanas, facilitar el acceso

a la propiedad de los jóvenes agricultores, apoyar las explotaciones familiares y cooperativas y mejorar la

rentabilidad y los circuitos de comercialización.

En educación, se persiguen los objetivos de hacer efectivo el derecho a la educación y la libertad de

enseñanza, concebida como el reconocimiento a los grupos sociales y entidades privadas del derecho al

libre establecimiento de centros, y a los padres, la libertad de elegir la educación de sus hijos.

Sobre regulación de las libertades constitucionales anunció la remisión a las Cortes de proyectos de ley de

libertad religiosa, esta tuto de la RTVE estatal para asegurar el acceso a ella de los grupos más

representativos y su control parlamentario, regulación del defensor del pueblo, poder judicial, ministerio

fiscal y Tribunal Constitucional, así como nuevas normas sobre régimen jurídico de la Administración y

Estatuto de la Función Pública.

Por último, anunció que la política del Gobierno, respecto a la estructura territorial del Estado, se

inspirará en el respeto estricto de las previsiones constitucionales y la aceptación de ritmos distintos en el

acceso a la autonomía, en función de circunstancias históricas, sociológicas y materiales.

Refiriéndose al pueblo vasco, el señor Suárez mostró su deseo y esperanza de que la acción del Gobierno

y el Parlamento contribuyan a la pacificación del País Vasco y al entendimiento de sus problemas.

También anunció la formulación de planes específicos para las zonas más deprimidas y la inmediata

creación del fondo de compensación, para corregir los desequilibrios interregionales.

 

< Volver