Autor: Hernández Rodríguez, Marcial. 
   Cierto "nuevo" cine español     
 
 Pueblo.    20/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

CIERTO "NUEVO" CINE ESPAÑOL

LA "apertura» cinematográfica ha hecho posible que las carteleras españolas ya no tengan nada que

envidiar a las europeas. Ya podemos ver buen cine.

• Pero con la «apertura" en el cine ha sucedido como con la «apertura» política: se ha llegado a una

completa clarificación. Cada uno está en su sitio. Y, del mismo modo que ahora vemos a políticos

antiguamente clasificados como «de izquierdas» o "de oposición» (con el franquismo eran "rOJOS")

defendiendo abiertamente al capitalismo y a la empresa privada, podemos igualmente comprobar cómo

muchos hombres del cine siguen siendo tan plúmbeos y tan malos, en definitiva, sin franquismo o con

franquismo. Los buenos (los Saura, tos Bunuel...) siguen siendo buenos e ínciuso más buenos:

0 Dentro de este panorama clarificativo en el terreno cinematográfico a que nos ha llevado la democracia

podríamos apuntar el nacimiento del "cine panfletario». Y si antes, en el antiguo régimen, nos aburrían

con las "Alba de América» de turno y gloriosas gestas imperiales (que ahora nos hacen reír cuando Patino

—uno de tos buenos- nos lo recuerda en "Canciones para después de una guerra»), en el momento

presente algunos realizadores tratan de vendemos un curiosísimo cine de "concienciación» que imagino

debe ser muy parecido a lo que en la URSS llaman "de realismo socialista".

£ Vean ustedes el argumento de una de estas películas: un joven abogado de izquierdas se encuentra con

su novia de la adolescencia y deciden acostarse juntos «porqwe no pudieron hacerlo durante la represión

franquista». Al cabo de una temporada, el ¡oven abogado, casado y con un hijó, agobiado de trabajo, se

cansa del ligue. En la escena de ruptura la propia novia de la adolescencia —también casada y con

hijos— explica al abogado el porqué de esa ruptura: "antes no tenías ilusión, querías volver a mí, era

volver al pasado. Ahora comienzas a tener esperanza. Ves que tus creencias pueden hacerse realidad» (o

algo así). La acción se desarrolla en los difíciles tiempos de Arias Navarro y su reforma. Pero el abogado

parece que intuye los más felices tiempos de Suárez en que serán ya legales. No necesita vivir en el

pasado, y por ende acostarse con su antigua novia: ¡a democracia, está cerca. Inefable.

0 Otro engendro similar describe la acción de un obrero «no conciencia. do* que realiza un viaje de fin de

semana con el único objetivo de dedicarse al "ligue» Al final comprende que lo que tiene que hacer es

«concienciarse» y va y se afilia a Comisiones. Según he leído en algún sitio esta cosa ha sido premiada en

Moscú. Lógico. Estos guiones tan burdos, en el fondo ingenuos no tienen nada que envidiar a los de las

más gloriosas épocas "imperiales».

• Es comprensible que al salir de una época de inhibiciones forzadas, tengamos que soportar estos

desahogos. Pero esperemos en que tal sarampión no dure mucho (o al menos que se avise à ta entrada de

las salas del tipo de cine que se trata) y el cine español refleje ciertamente la realidad española, pero

siendo un vínculo de comunicación artística (que eso es el cine) y no soporte de un dogmatismo

panfletario y totalmente alejado del arte.

Marcial HERNÁNDEZ

 

< Volver