Autor: Armero, José Mario. 
   Tarea díficil para el gobierno. Una labor colectiva para su recuperación     
 
 Ya.    21/08/1977.  Página: 4-5;7. Páginas: 2. Párrafos: 5. 

TAREA DIFÍCIL PARA EL GOBIERNO

HEMOS entrado en un momento decisivo para recuperar el "Guernica", después de largos y grandes

esfuerzos que cada uno, dentro de nuestras posibilidades, liemos hecho con «1 fin de lograr que vuelva a

España algo que es, para muchos, la obra maestra de la pintura contemporánea. Personalmente me he

movido cuanto he podido para hacer llegrar, tanto en Nueva York como en París y a las personas más

idóneas, la inquietud española para que esa gran obra de Picasso vuelva a donde corresponde. Sé de otras

personas que han hecho importantes gestiones en el mismo sentido. Sin embargo ha llegado eu momento

de plantear una estrategia seria para sacar el lienzo del Museo de Arte Moderno de Nueva York. Es una

gran tarea nacional. Nadie tiene la exclusividad en las gestiones, ni en las iniciativas, ni en la información

de cuanto hasta ahora se ha hecho. Io realizado constituye un Interesante bloque de antecedentes o un

"dossier" a tener en cuenta. Pero poco más, Persona adecuada

UNA LABOR COLECTIVA PARA SU RECUPERACIÓN

Creo que después de esos antecedentes las cosas se han encauzado cuando Justino Azcárate se levantó en

el Senado para solicitar, con energía y brillantez en la expresión, la intervención del Gobierno para

recobrar el célebre cuadro del pintor malagueño. Detrás de Justino Azcarate había muy especiales

circunstancias: un republicano con treinta y tres anos de exilio que ha sido nombrado senador por el Rey.

Era, precisamente, la persona adecuada. Si los herederos y abogados de Pablo Picasso dudasen—que ya

no dudan—que España es una democracia, el respaldo que todos Jos partidos políticos dan a la petición

del senador que vino del exilio, hubiera sido suficiente como para reconsiderar cualquier objeción.

A Justino Azcárate le contestó Pío Cabanillas, ministro de Cultura, para indicarle que se habían iniciado

gestiones de recuperación. Porque ahora ya no existe en España un ministro de Información que recuerda

ett mundo de la propaganda triunfal y de las consignas, sino un ministro ocupado de algo, la cultura, que

no caracterizó precisamente al régimen que dirigió el general Franco. Y este Ministerio, que ha de

preocuparse por desarrollar nuestro patrimonio artístico, no sólo aceptó la petición del senador, sino que

ya se había adelantado a ella. Tengo entendido que en )a misma reunión hubiera sido posible la recogida

de firmas de parlamentarios pidiendo la vuelta del "Guernica" a España. Pienso que prácticamente la

totalidad de ellos hubiera respaldado el regreso de la obra maestra. Y creo que si entonces no se procedió

a esa recogida de firmas, se presentará ocasión oportuna para realizarla.

Estrategia

El Gobierno tiene ante si una tarea difícil. Es preciso plantear la estrategia con personas de dos países,

con medios distintos y con tácticas diferentes. En Francia, ante los herederos de Pablo Picasso y con la

persona que es intérprete de su voluntad, superando los obstáculos que puedan quedar para que el cuadro

venga a la España que Picasso deseaba. En Nueva York, los problemas son complejos y distintos: opinión

pública, juego politico, grandes intereses, apreciación de la importancia artística del cuadro— y, quizá

sobre todo, una absurda pero real creencia de que el cuadro pertenece a los Estados Unidos; puede parecer

extraño, pero el tiempo tan dilatado de retención ha creado allí una fuerte y singular idea posesiva.

Son, pues, muchos \os inconvenientes. Por eso en la táctica de recuperación deben entrar diversos

sectores de presión. El Gobierno y sus ministros han de poner, antes que nada, imaginación: un concepto

que hasta hace poco • no era compatible con nuestros gobernantes. Y habrá que contar con otras personas

que están dispuestas a dar la batalla para recuperar lo que es, en definitiva, un bien nacional

José Mario Armero

 

< Volver