Autor: Castro, Raimundo. 
   En busca de una alternativa política de gobierno  :   
 En previsión de que nadie obtenga mayoría absoluta, los partidos toman posiciones. 
 El Periódico de Madrid.    02/03/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 31. 

En busca de una alternativa política de gobierno

En previsión de que nadie obtenga mayoría absoluta, los partidos toman posiciones

Las votaciones de ayer abren el panorama de un nuevo futuro político español. Las posibles

combinaciones de un Gobierno de coalición o monocolor suponen un camino inédito, hasta ahora, en

nuestro país

Madrid.—Todo hace prever (sondeos, contactos semisecretos, denuncias electorales) que tendremos Go-

bierno de coalición.

La gama de posibilidades que se abre a los gobiernos de coalición es tan amplia corno poco probable que

un partido pueda gobernárselo.

Para que lo último fuera posible, el grupo o la coalición triunfadora debería sacar más de 175 diputados, y

nada indica que ello vaya a suceder.

La UCD

Sólo UCD ha venido declarando repetidamente quey con los indecisos, espera tener una mayoría de

diputados con la que gobernar en solitario. Sin embargó, según los sondeos, parece difícil que lo logre. Si

la UCD gobernase sola, ya tiene anunciado que colocaría inmediatamente en el Parlamento más de un

centenar de proyectos de Ley para numerosísimos problemas como el del divorcio, las autonomías, la

seguridad ciudadana y otros semejantes.

El PSOE

El PSOE lo tiene un poco más complicado. Todas las previsiones de sondeos equilibran sus resultados a

los de UCD. Unos, con UCD por encima y otros por debajo. En cualquiera de los casos, los socialistas

consideran qué la UCD no sacará más de cinco diputados por encima de ellos y que su partido tendrá

posiblemente más votos de conjunto, aunque tenga menos diputados: Cosas de la traída y llevada Ley

D´Hont. Sin duda, el volumen de votos y los resultar dos en el Senado influirán en las posibles

coaliciones. Si el PSOE, no tan triunfalista corrió UCD, sacara mayoría, tiene preparado un programa de

Gobierno urgente para aplicar en 1,00 días y centrado en el paro, fundamentalmente.

PSOE-UCD, UCD-PSOE

Lo que todos los indicios apuntan como más insoslayable, a expensas de lo que se diga definitivamente en

las urnas, es un Gobierno coaligado UCD-PSOE o viceversa, que no es lo mismo (centro-izquierda o

izquierda-cenlro). Los socialistas han asegurado que sólo gobernarían en coalición con los grupos que

aceptasen su programa electoral mínimo. Los ucedistas, por su lado, en los casos más extremos, han dicho

lo mismo.

Las cosas no son tan fáciles. Los problemas qué se plantean a esa coalición son muchos y dependen

rigurosamente de los datos. En principio, no parece que Suárez esté dispuesto a formar parte de un

Gobierno que presida Felipe y éste, a su vez, no parece decidido a ser ministro dé Suárez. La solución

podría ser un présidente neutral si los diputados de cada grupo fueran casi los mismos, ganara uno u otro.

Cosa que, por otro lado, no parecen dispuestos a aceptar ni los socialistas ni los ucedistas.

Los Gobiernos más improbables

En realidad, un Gobierno Suárez-Fraga no es tan simple Para UCD, la CD es la derecha que les garantiza

la marca "centro" de cara a la masa de electores/Gobernar con CD, para UCD, sería dividir a España en

dos y acercar al PCE y al PSOE, lo que, según declaran los gubernamentales, no conviene ni a España ni

a UCD. Coalición, por su lado, se remite a que los marxistas deben gobernar edn los marxistas y los no

marxistas con los no marxistas.

Hay, al margen de las reseñadas, tres alternativas que han propuesto algunos partidos, pero que no parece

que tengan ninguna salida. Sé trata de un posible gobierno UCD-PSOE-PCE propuesto por el PCE en las

últimas fechas, de un Gobierno PSOE-PCE y de un Gobierno PSOE-CD que, según el ucedista José

Pedro Pérez Llor-Ca, no sería del todo excluible.—Raimundo Castro.

Hacia un modelo europeo

El resultado de las elecciones condicionará el modelo europeo al que se asemejará en el futuro la política

española. Francia y Alemania parecen ser las opciones en las que más se ha fijado la UCD. Italia es una

tercera posibilidad, que podría imponerse a medio plazo, bien a pesar de los «grandes».

El «modelo francés», que tantas veces ha recomendado el presidente Giscard, supondría un Gobierno de

centro-derecha, con un Gabinete exclusivamente compuesto por UCD (o por Ío que resultase de un acer-

camiento UCD-CD). La izquierda PSOE-PCE estaría, como en Francia; condenada a entenderse, en un

pacto que la derecha calificaría aquí como «frente popular».

Él «modelo alemán» supondría la alternancia en el poder de los dos grandes partidos (CDU y

SPD,cristianodemócrataconservador y socialdemócrata, en el caso de la RFA), con un tercero en

discordia, más pequeño (el caso del partido liberal alemán), que, al acercarse a uno u otro de los

«grandes», inclinaba balanza en uno u otro sentido. Dado que esta posibilidad — como, en el fondo, la

anterior— supone, de hecho, un acercamiento de UCD hacia su derecha, el «partido bisagra» surgiría,

probablemente, de una escisión por la izquierda en UCD.

Varios comentaristas políticos han apuntado la posibilidad de que los socialdemócratas de Fernández

Ordóñez llegasen a constituirse en partido independiente, desligándose de UCD, caso de que el partido de

Adolfo Suárez escorase hacia su derecha.

Finalmente, el modelo italiano se contempla como una hipótesis no inmediata por quienes ven cómo,

lentamente, el PCE va subiendo en votos. Pero esta posibilidad, en un estado químicamente puro,

supondría el previo desgaste de los socialistas.

No resulta impensable; sin embargo, que el « modelo español» consista en una mezcla de los ya exis-

tentes modelos europeos. En cualquier caso, parece claro que, sea cual fuere la hipótesis, un partido a la

derecha de la actual UCD tendría el porvenir muy negro: sólo queda sitio para un solo partido

conservador.

El «modelo español», más o menos definitivo, empezaría a delinearse a partir de los resultados de un

previo Gobierno de coalición.

Los ministrables se preparan

La combinación con más posibilidades, en principio, es la coalición UCD-PSOE-, sobre todo teniendo en

cuenta que la aprobación de las leyes orgánicas previstas en el texto constitucional requiere la mayoría

absoluta.

En este caso, según las^istas que ya circulan en fuentes «oficiosas» de UCD, dos nombres suenan como

ministrables para Interior y Economía: el ´ucedista Juan José Rosón, actual gobernador de Madrid, y el

socialista Miguel Boyer, respectivamente.

De todas formas, fuentes de UCD insisten en que osarían gobernar «en "solitario" con un mínimo de 1 65

a 1 70 diputados, o con acuerdo parlamentario con otro u otros grupos. Los socialistas, en cambio,

gobernarían únicamente con la mayoría absoluta de diputados, es decir, 1 76 parlamentarios.

 

< Volver