Autor: Martín Ferrand, Manuel. 
   El milagro del 1-M     
 
 El Periódico de Madrid.    02/03/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

El milagro del 1-M

Manuel Martín Ferrand

Necesitaría la gracia y él lápiz de Martin morales, la fe de Pedro Altares, la intención de

Cándido y la brillantez de Emilio Romero para expresar lo que pretendo: se acabaron las

elecciones y España se enfrenta, en principió, a cuatro años que han de ser de gobierno sólido

para que, superado ya el tiempo constitucional, la democracia no llegue a decepcionar a nadie

por estos pagos.

No creo yo que llegue a producirse un Gobierno de coalición. No creo quesea necesario.

Bastará con un astuto trampeo político, en el que la Carrera de San Jerónimo tiene larga

experiencia, para alcanzaran cada caso el entendimiento preciso con qué sacar adelante los

temas del legislativo.

Por otra parte para terminar de sumar las cuentas de la Seguridad Social, conseguir un severo

control de gastq público, imponer la dedicación exigiblé en el funcionario o aportarle a los

.ciudadanos las cuotas de sensatez y sentido común que esos mismos ciudadanos han

evidenciado en la jornada de ayer, no hacen falta apuntalamientos parlamentarios ni

zarandajas de colores. Bastará, en lo fundamental, con trabajar.

La etapa que ahora emprende España y. dentro de España, las nacionalidades del Estado, es,

a pesar de la crisis económica, del terrorismo y del paro —las tres bichas del momento— la

más esperanzadora de cuantas, sobre el papel ha conocido el país desde el fracaso dé la

Ilustración. No siempre va a tocar perder. De aquí al 83, y ojala que el nonato nuevo Gobierno

cumpla el cuatrienio, son muchas las cosas que entran en el repertorio de lo posible. Dicen los

entendidos que será precisamente para ése año cuando amaine lacrisis económica en curso:

Si somos capaces de que, por una vez, nos coja organizados, la esperanza alcanzará el

pedestal de la certeza.

No sé si confundo en todo esto mis deseos de ciudadano con mis cabales de periodista, pero

creo que ha llegado el momento de desdrarrjatizar la vida nacional y ponerse a trabajar. Ese

puede ser el gran milagro del 1-M...

 

< Volver