Elecciones generales 1979. 
 Los interventores se repitieron en las mesas     
 
 El Periódico de Madrid.    02/03/1979.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Los interventores se repitieron en las mesas

Muchos jóvenes fiscalizaron el proceso electoral

Madrid.—Emiliano Delgado, jubilado, presidente de una con nombre y apellidos instaladas en el

Colegio •Legado Crespo» del Paseo de Las Acacias, estaba eufórico. A sus casi 70 años, con

su boina y sus gafas de montura gruesa, Emiliano Delgado parecía dominar perfectamente

todo el entramado electoral.

«Al fin y al cabo, esto de las mesas-"dice Emiliano— me divierte. Con la jubilación uno

se.aburre mucho.»

La alegría de Delgado aumentó, además, al mediodía. A esa hora —las dos y cuarto, más o

menos— un camarero trajo la comida a los «traba/adores» electorales. Las botellas de cerveza,

los bocadillos de tortilla, se mezclaban con las papeletas y los certificados de voto. No se podía

parar.

Más o menos, fo mismo ocurría en el resto de las mesas electorales madrileñas. En muchas de

ellas, destacaban jóvenes presidentes o interventores que, a sus 18 años, estrenaban derecho

a voto y a la «fiscalización» electoral.

Amistades entre votos

En muchas de las mesas, además, se juntaban viejos conocidos de los recientes comicios.

Hubo interventores que sé habían encontrado ya en el 15-J o en el 6-D. Lógicamente, en más

de una. mesa se comentaba la posibilidad de reencontrarse en la cita de las municipales. Más

de una amistad, y hasta algún amor, han crecido entre los votos, incluso, más allá dé las

diferencias políticas.

Entre las reincidencias, una con nombres y apellidos importantes. El obispo auxiliar de

Vallecas, Alberto Iniesta, ya fue presidente de mesa en él referéndum constitucional, en las

elecciones legislativas de junio del 77 y ayer, nuevamente, dirigió los avalares electorales de su

zona. El obispo esperaba una afluencia masiva de votantes. Los datos generales así lo indican.

El «trabajo», esta vez, ha sido más continuo y más global.

 

< Volver