Las candidaturas nacionalistas, sin fuerza en el principado de Asturias. 
 Un duelo de partidos españolistas: AP-PSOE     
 
 Diario 16.    18/04/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 28. 

Las candidaturas nacionalistas, sin fuerza en el principado de Asturias

Un duelo de partidos españolistas: AP-PSOE

Las próximas elecciones regionales confirmarán las instituciones autonómicas del principado de Asturias

sin que los partidos de carácter nacional asturianos dispongan de posibilidades de éxito. El PSOE,

encabezado por Pedro de Silva, y AP-PDP, con la nominación de Francisco Alvarez Cascos, plantean un

duro combate por la presidencia del Gobierno autónomo. Los comunistas asturianos mantienen su ámbito

de influencia electoral que le presta capacidad de maniobra a la hora de pactar las alianzas poselectorales.

La escasa implantación de estos grupos de marcado carácter nacionalista hace de las primeras elecciones

autonómicas del principado una, a priori, continuación de las elecciones del 28 de octubre, con dos

grandes partidos de ámbito nacional como principales rivales, y con sus respectivas cabezas de lista,

Pedro Silva y Alvarez Cascos, como vedettes de la contienda. Y dentro de estas coordenadas las

previsiones son claramente favorables al Partido Socialista, que ha ganado todas las elecciones celebradas

en la región desde 1975.

La consulta popular del 28-O, que supuso, entre otras cosas, la definitiva desaparición de UCD del

mapa político del principado, corroboró en gran medida el criticado bipartidismo del resto del Estado. Los

socialistas consiguieron seis de los diez diputados provinciales —dos más que en las anteriores

elecciones—, mientras que Alianza Popular obtenía tres —dos más que en 1977-, y el Partido Comunista

de Asturias uno, repitiendo así la representatividad que mantenía hasta ese momento.

Si en junio de 1977 y en marzo de 1979 el PSOE había ganado ya las elecciones con 10.000 y 30.000

votos de diferencia, respectivamente, sobre el siguiente partido, en octubre del pasado año la victoria

socialista se, materializó con 341.000 votos, frente a los 183.000 de AP-PDP, la fuerza política situada en

segundo lugar. Por su parte, el PCA mantuvo su diputado pese a perder 20.000 votos.

En el Senado los resultados fueron aún más contundentes, consiguiendo el PSOE tres de los cuatro

escaños, dejando el último para los aliancistas, pero con casi ciento cincuenta mil votos menos

Sin embargo, aunque se consideren extrapolables un tanto por ciento muy elevado de estos resultados,

ninguno de los partidos pierde de vista la novedad que supone que sean las primeras elecciones

autonómicas del principado de Asturias.

De momento ¡a precampaña electoral se mantiene dentro de los límites de las declaraciones de ios

distintos líderes políticos a los medios de comunicación, sin que ningún partido haya puesto en marcha

dispositivos distintos a los consiguientes sondeos de opinión.

Desde el pasado 1 9 de noviembre la Junta General del Principado está configurada, tras aplicarse los

resultados de las elecciones legislativas, con 28 diputados del PSOE, 11 de UCD, 1 del PCA, 9 de AP-

PDP y 3 del grupo mixto.

Los UNOS Y LOS OÍROS

De Silva: «Reflexión frente a la agresión»

Alvarez-Cascos: "Vamos a per todas"

Pedro de Silva y Cienfuegos Jovellanos, abogado gijonés de treinta y siete años, casado y con dos hijos,

secretario general del grupo parlamentario socialista, es el candidato a la presidencia del principado por el

PSOE.

—¿Cómo va a orientar la campaña electora!? ¿Cree que será «agresiva»?

— Nuestra campaña tratará de propiciar la reflexión sobre los programas, y confiamos en que una

mayoría de ciudadanos estimen que el más razonable es el nuestro

Ahora bien, resulta evidente que el PSOE va a ser, en Asturias y, probablemente en todas partes, el

adversario electoral a batir por otros partidos que, en ese afán, pueden caer en tentaciones de agresividad.

Responderemos reflexiva y serenamente a posibles agresiones verbales.

—¿Confía en obtener la mayoría absoluta?

— Ese es el objetivo a alcanzar, lo que exigirá un gran esfuerzo de socialistas, militantes, simpatizantes

y votantes. En Asturias es importante conseguirla para poder gobernar sin hipotecas que erosionen la

coherencia de nuestro programa. Los electores ya saben de la importancia de la mayoría absoluta,

después de vanos meses de Gobierno socialista, en los que quizá por primera vez en muchos años la

población está teniendo la sensación de que el país está siendo gobernado.

—¿En qué va a cambiar la política del Gobierno regional con su posible llegada a la presidencia?

— Nuestro programa electoral se enmarca en las resoluciones programáticas de la ESA de enero de 1981,

y la dirección regional del partido es la misma entonces elegida, así que no puede hablarse de cambio en

la línea política. Lo que ocurre es que hasta ahora los objetivos se habían centrado en el acoplamiento de

la Administración provincial y autonómica, mientras que ahora el gran reto será impulsar la economía.

Francisco Alvarez-Cascos, ingeniero de caminos, treinta y cinco años, casado y con cuatro hijos, natural

de Gijón, es concejal de este Ayuntamiento, miembro del Parlamento regional y senador por AP-PDP, en

cuyas listas figura como candidato a la presidencia del Gobierno regional.

— ¿Cómo piensa plantear su campaña, sobre todo atendiendo a que se presenta a la Alcaldía de Gijón

y a la presidencia regional?

— Llevo cuatro años ejerciendo como concejal y diputado de la Junta General del Principado, así que

estoy acostumbrado a cubrir las dos cosas. La campaña será más intensa, pero al hacerse

simultáneamente no hay ningún problema.

—¿Qué resultados consideraría positivos para la coalición?

— Es muy difícil establecerlos, aunque estamos convencidos de que vamos a mejorar los del 28-0.

Podemos situarnos en dieciocho diputados, lo que sería un buen resultado; veinte o veinticuatro sería un

resultado excelente. Es innegable que el PSOE sale con ventaja,

—¿Se plantea la posibilidad de formar parte del Gobierno regional?

— En este momento no tiene sentido un Gobierno de concentración, así que es muy difícil que nosotros

formemos parte del Gobierno sin conseguir la mayoría absoluta.

— ¿Cuáles son los principales problemas de Asturias y las posibles soluciones a los mismos?

— Una de las principales tareas a emprender será la de desgubernamentalízar Asturias, fenómeno que

ha originado una inhibición de amplios sectores, que esperan que todo llegue resuelto desde

Madrid. Una segunda cuestión sería prestar atención a las zonas de oriente y occidente de la región,

muy necesitadas y una de las posibles claves para encontrar solución a la crisis. Y en tercer lugar, hay una

amplia gama de sectores que no pueden ser cubiertos con los presupuestos del Gobierno, por lo que

es necesario una colaboración entre la Administración y la iniciativa privada.

 

< Volver