Amplia victoria del Partido Socialista  :   
 El PSOE puede perder cuatro puntos y ganar uno AP-PDP-UL respecto a las elecciones del 28-O. 
 ABC.    09/05/1983.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

9 DE MAYO DEL AÑO 1983

Amplia victoria del Partido Socialista

El PSOE puede perder cuatro puntos y ganar uno AP-PDP-UL respecto a las elecciones del 28-0

El PSOE, conforme a los pronósticos, ha obtenido una amplia mayoría en las elecciones locales y

autonómicas celebradas en el día de ayer. No obstante, respecto a las elecciones del 28 de octubre, el

partido del Gobierno ha bajado tres puntos, según datos provisionales realizados antes de finalizar el

escrutinio, mientras que ¡a coalición AP-PDP-UL ha subido, según estos mismos cálculos, cerca de un

punto. El PCE ha aumentado de 4,1 a un 7 por 100, y se han registrado asimismo importantes retrocesos

de los nacionalistas (Convergencia i Unió) y de la coalición «abertzale» Herri Batasuna. El Partido

Nacionalista vasco, por el contrario, siempre según cálculos provisionales ha aumentado su implantación

electoral.

El Partido Socialista, según estos datos, ha obtenido la mayoría absoluta en varias capitales de provincia,

en tres la ha obtenido la coalición AP-PDP-UL y en una (Córdoba) la ha obtenido el Partido Comunista.

Los socialistas no necesitan de otros votos que los suyos propios para hacerse con la Alcaldía en

Albacete, Alicante, Cádiz, Castellón, La Coruña, Huelva, Jaén, Lérida, Almería, Badajoz, Logroño,

Granada y Madrid.

La coalición AP-PDP-UL, cuando se había escrutado el 56,17 por 100 de los votos, alcanzaba también

mayoría absoluta en Burgos, Ciudad Real y Cuenca.

En Barcelona, Cáceres, Ceuta, Huesca y Guadalajara también obtuvo mayoría relativa el PSOE, aunque la

adscripción política del futuro alcalde dependerá de la votación que, en su día, realicen los concejales

ahora elegidos.

Estos resultados confirman, salvo eventuales variaciones sustanciales cuando se escrute la totalidad de los

votos emitidos, la bi-polarización ya registrada en los pasados comicios del 28 de octubre, lo que supone

la práctica desaparición de los partidos oficialmente autodefinidos como centristas y también la pérdida

de los proindependentistas vascos de Herri Batasuna y de la Ezquerra Republicana de Cataluña.

Él millón y medio largo de votos obtenidos por la extinta UCD el 28 de octubre de 1982 han pasado, en

buena parte, según los primeros análisis, a la coalición liberal-conservadora que dirige Manuel Fraga, y

en un mínimo porcentaje se reparten entre los liberales de Antonio Garrigues y el propio PSOE.

Este análisis de urgencia evidencia también que la coalición AP-PDP-UL ha roto su propio techo del 28

de octubre, cuestión que algunos observadores consideran clave para el futuro de esta formación política,

y la recuperación de! voto comunista, sangrando al PSOE por su izquierda, que pierde parte del

electorado comunista que, por la teoría del voto útil, se desplazó hacia el partido actualmente en el

Gobierno.

Absoluta normalidad

Por lo que se refiere a las elecciones en las trece comunidades autónomas, el PSOE tiene asegurada la

mayoría en once de ellas (en Madrid y Aragón absolutas), mientras la coalición AP-PDP-UL consigue la

mayoría en Cantabria y en Baleares.

La jornada se celebró en toda España en un clima de absoluta normalidad, sin incidentes dignos de

mención y con un ritmo de afluencia a las urnas distinto del registrado en anteriores consultas, debido,

fundamentalmente, al carácter festivo de la jornada.

Con la elección de parlamentarios regionales en trece comunidades queda cerrado el mapa autonómico de

la España descentralizada que establece la Constitución de 1978.

Como quien repite un gesto habitual y conocido, no en vano son catorce las veces que en España hemos

sido llamados a las urnas después de la muerte de Franco, los ciudadanos han ejercido su derecho al voto

en un ambiente de tranquilidad.

En muchos pueblos españoles la votación ha completado hoy el rito del descanso dominguero. Según los

casos y, fundamentalmente, los factores climatológicos de cada zona, el momento de votar fue un

apéndice o epílogo del aperitivo, la prolongación del paseo en familia, un descanso en la práctica

deportiva o el comienzo o final de la excursión.

Soto en algunos pueblos se registraron incidencias, la mayor parte de ellas más pintorescas que

preocupantes. En Rentería (Guipúzcoa), como en alguna otra localidad del País Vasco, donde se tomaron

excepcionales medidas de seguridad, hubo dificultades para la formación de las mesas electorales, y en

Elgóibar un joven intentó arrebatar la pistola a un guardia civil que custodiaba un colegio.

El parte de incidencias restante es más bien material para una antología de la anécdota electoral. No

faltaron los clásicos episodios del «loquete» local que tritura una urna, como ocurrió en la localidad

pontevedresa de Punteareas, o el tramposete que quiere votar más de una vez, tal como otro lo hizo dos

veces en Poyo (Pontevedra),

En una localidad valenciana algún desaprensiva mezcló las papeletas con otras de anteriores consultas,

con lo que confundió a sus conciudadanos. El hecho fue denunciado por el Partido Socialista y corregido

de inmediato por la autoridad competente. Tan afortunadamente escasa fue la jornada en incidentes, que

la Junta Electoral Central no ha recibido reclamaciones dignas de mención.

Al estupendo comportamiento cívico demostrado por los españoles hay que añadir la eficacia del

dispositivo de segundad establecido por el Ministerio del Interior. Un plan denominado «Elecciones 83»

ha colocado hoy en lugares estratégicos a 160.000 personas, entre miembros de la Policía Nacional, del

Cuerpo Superior de Policía, de la Guardia Civil, de las Fuerzas Armadas y de la Policía Municipal.

Con la jornada electoral de hoy, España ha renovado las Corporaciones locales, elegidas

democráticamente en abril de 1979, y completado el mapa regional de todas las comunidades que han

alcanzado su autogobierno por la llamada «vía lenta» de la Constitución (artículo 143), que acceden a

regímenes de autonomía similares a ¡es que ya disfrutan el País Vasco, Cataluña, Galicia (comunidades

históricas) y Andalucía, región que alcanzó el autogobierno a través de la «vía rápida» del artículo 151,

tras una complicada historia.

 

< Volver