Elecciones. La jornada electoral. 
 Anecdotario     
 
 ABC.    09/05/1983.  Página: XV. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Anecdotario

• Sondeo. Personas con acreditaciones de RTVE realizaron durante toda la jornada sondeos

en diversas ciudades españolas, preguntando a los electores, a la salida de los colegios, a

quién habían dado su voto. Estas preguntas causaron extrañeza entre los encuestados,

algunos de los cuales presentaron denuncias ante las Juntas electorales.

• Candidatos heridos. Dos candidatos socialistas de la localidad de El Prat de Llobregat, en

Barcelona, tuvieron que ser trasladados en ambulancias a sus respectivos colegios

electorales debido a sendos accidentes sufridos durante la campaña.

• Chupa-Chups. En la bolsa de comida de los policías nacionales que prestaron sus servicios

durante la jornada en Barcelona se incluía un caramelo "Chupa-Chups», además de una

empanada, dos trozos de carne, una ración de arroz frío con guisantes, agua mineral y un trozo

de tarta.

• ¿Voto delegado? Cónyuges y otros familiares de diversos candidatos a la Alcaldía coruñesa

de Muros figuraban, sin su conocimiento, entre los votantes por correo. Cuando llegaron a

votar no pudieron hacerlo ya que personas que respondían a su nombre figuraban entre las

que habían enviado ya su voto.

• Abstención de conciencia. Una mujer que había sido designada presidente de una mesa

electoral en León se negó a cumplir su cometido alegando «que se lo impedían sus

convicciones religiosas». La Junta electoral tuvo que designar otro presidente.

• Imprevisión. Sólo 65 de los 3.000 emigrantes que lo habían solicitado pudieron emitir su

voto en la provincia de Santa Cruz de Tenerife por la falta de previsión en el cálculo de las

fechas necesarias para que el voto por correo llegase a tiempo.

• Un fresco y un incívico. El candidato de Convergencia Independiente de Galicia Jaime

González fue denunciado por votar dos veces en Poyo (Pontevedra) y otro paisano suyo

rompió violentamente la urna donde sus convecinos debían depositar su voto en Puenteáreas.

• Amiguetes. Los conocidos del presidente de una mesa electoral de Marín (Pontevedra)

pudieron votar sin exhibir documentación alguna. Sólo la severa advertencia de la Fuerza

Pública puso fin a la jornada electoral «en familia».

• Juerguistas. Algunos jerezanos se incorporaron tarde a la constitución de las mesas

electorales por haber pasado la noche de juerga en la feria del caballo.

• La bandera no sobra. Un interventor socialista denunció en la isla de Hierro la colocación de

una bandera española en el interior de un colegio electoral. La denuncia fue desestimada por la

Junta Electoral de Zona por considerar que la bandera puede figurar en cualquier acto.

• Padrazo. Andrés Garrido, de raza gitana, se presentó en la mesa electoral con su voto y el de

cinco de sus familiares, que no podían acudir —dijo— por estar en el campo trabajando.

• Julio Iglesias. El famoso cantante ha inspirado el voto de al menos un elector. Un carta

genero, Simón García Cánovas, votó al PCE al confundir el nombre del líder de este partido

con el cantautor.

• Los novios. Como ya es tradicional en todos los comicios, una pareja de recién casados

acudió a un colegio de Lérida a votar vestida de ceremonia, manifestando que no querían dejar

de cumplir su deber de ciudadanos.

 

< Volver