Elecciones municipales y autonómicas. Ningún partido considera malos los resultados. Boryer anunció, tras las elecciones, una profunda reforma del sector público. 
 Los resultados de Córdoba, Cantabria, Castilla-León y Navarra empañaron la victoria esperada por el PSOE     
 
 El País.    09/05/1983.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL PAÍS, lunes 9 de mayo de 1983

ELECCIONES MUNICIPALES Y AUTONÓMICAS

Ningún partido considera malos los resultados

Boyer anunció, tras las elecciones, una profunda reforma del sector público

Los resultados de Córdoba, Cantabria, Castilla-León y Navarra empañaron la victoria esperada por el

PSOE

Madrid

La alegría generalizada que reinaba anoche en la sede central del Partido Socialista Obrero Español,

situada en la madrileña calle de Ferraz, sólo se vio empatiada cuando se conoció a primeras ñoras de la

noche, la aplastante victoria de los comunistas en Córdoba, y, más tarde, al llegar tos datos de que el

PSOE no había logrado la mayoría en los parlamentos de las comunidades autónomas de Castilla-León,

Cantabria, Baleares y Navarra.

Más de mil personas, militantes, simpatizantes, intelectuales invitados y miembros del Gobierno

desfilaron hasta bien entrada la madrugada de hoy por la sede socialista. Los tres primeros miembros del

Gabinete en llegar fueron los ministros de Agricultura, Carlos Romero, de Trabajo, Joaquín Almunia y de

Cultura, Javier Solana, quienes comentaron que en general las votaciones les resultaban bastante

favorables y que lo de Córdoba ya se lo esperaban, especialmente Carlos Romero: "a mí me lo avisaron

hace un mes en Jaén. No hay porque ocultarlo. Ya sabíamos que la barrida comunista iba a ser

espectacular".

Alrededor de las 23.15 de la noche se corrió la voz de que el presidente del Gobierno estaba en la sede.

En efecto, Felipe González había entrado por una puerta no visible al público una hora antes, y se reunió

en la cuarta planta del edificio con el responsable de la campaña electoral, Guillermo Galeote, para ser

informado de los primeros resultados. Posteriormente Felipe González se trasladó a la sala donde se

concentraba el público y mantuvo una breve conferencia de prensa.

Boyer anuncia medidas importantes

Cuando Felipe González y su esposa abandonaron la sede para regresar al Palacio de la Moncloa, hizo su

aparición el ministro de Economía, Comercio y Hacienda, Miguel Boyer. De nuevo se produjo el asalto

de los numerosos medios informativos destacados en la sede socialista.

En conferencia de prensa Boyer afirmó que los resultados eran completamente coherentes con los del 28

de octubre, y que ello significaba "la madurez del pueblo español que sigue confiando y apoyando el

cambio".

Para el ministro de Economía, los resultados de anoche suponían una reválida de la acción del ejecutivo,

"y anima mucho a un Gobierno que ha tenido que sufrir ataques muy burdos". La expropiación de

Rumasa, "pese a haber sido la medida más espectacular adoptada por el Gobierno en sus primeros cinco

meses de vida", dijo Boyer, "es una más de las muchas que este Gobierno ha tomado y piensa tomar". "La

gente se ha dado cuenta", concluyó Boyer, "de que el Gobierno aborda los problemas antes de que se

pudran; que aplica cirugía en lugar de cataplasmas". Entre otras medidas, Boyer señaló como de

inmediata aplicación la reforma profunda del sector público: "haremos frente a las empresas públicas que

producen pérdidas". A la reforma de la Administración, a la flexibilización del mercado de trabajo y a una

distinta forma de financiar la Seguridad Social.

Por otra parte, en el centro de datos instalado en el Palacio de Congresos el vicepresidente del Gobierno,

Alfonso Guerra descartó que el PSOE vaya a realizar pactos postelectorales de ámbito nacional con el

PCE para asegurarse el gobierno de las corporaciones. No excluyó, sin embargo, que puedan producirse

alianzas en municipios concretos si las circunstancias asi lo requiriesen.

 

< Volver