Autor: Marín López, Carmen (KARMENTXU). 
 Elecciones municipales y autonómicas. Ningún partido considera malos los resultados. 
 Euforia en el PCE, que ha visto duplicados los votos con respecto al 28-O     
 
 El País.    09/05/1983.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Euforia en el PCE, que ha visto duplicados los votos con respecto al 28-O

KARMENTXU MARÍN, Madrid

El Partido Comunista de España (PCE) celebró ayer con orquesta, charanga y verbena en su sede central

el más de millón y medio de votos conseguidos en las elecciones municipales, según sus propias fuentes,

lo que supone duplicar los resultados que obtuvo en las legislativas del pasado 28 de octubre. La euforia

se llamaba, principalmente, alcaldía de Córdoba, un reto para los comunistas, en la medida en que el

PSOE había hecho especiales esfuerzos por arrebatársela y, además, porque elevaron el número de

sufragios obtenidos en ellas. "El resultado obtenido por el PCE", declaró Iglesias, "asienta la recuperación

experimentada por el partido, a nivel de militancia, tras la conferencia nacional del partido celebrada

recientemente".

Gerardo Iglesias, secretario general del partido comunista, anunció eufórico, momentos antes de marcarse

el pasadoble La morena de mi copla, en su enésimo vaso de sangría, la quiebra del bipartidismo, que,

además de "irse al garete, tendrá trascendencia más allá de la vida municipal". Mientras Iglesias

manifestaba, a la pregunta de si ios resultados eran un éxito personal suyo, que "son un éxito del partido,

aunque la conferencia nacional que celebramos ha tenido que ver", un Santiago Carrillo desbordante de

confeti azul opinaba que "yo no creo que el cambio en la secretaría general haya tenido ninguna

importancia".

A pesar de la alegría común la valoración de las causas del éxito siguió marcando una línea sólo

relativamente sutil entre los dirigentes del partido comunista. En tanto que el dirigente madrileño Adolfo

Pinedo y Jaime Ballesteros, vicesecretario general, de conocida fidelidad a Carrillo, no daban una especial

trascendencia a la presencia de Gerardo Iglesias al frente del PCE, Simón Sánchez Montero y Marcelino

Camacho la consideraban "importante" y "más integradora". Nicolás Sartorius se quedaba en un término

medio y decía que el haber duplicado los sufragios se debe a tres causas: El esfuerzo hecho por el partido,

la buena gestión de los alcaldes y concejales comunistas y el cambio en la secretaría general "sin que

sean, necesariamente, en este orden".

Santiago Carrillo, Jaime Ballesteros y Adolfo Pinedo conocieron los primeros resultados electorales

en el comité provincial y llegaron a la sede central comunista cuando ya estaba avanzada la verbena.

Carrillo fue uno de los líderes más solicitados por los informadores, a los que dijo que "en este país, sin

los comunistas, el PSOE puede convertirse en el partido de los americanos", al tiempo que opinaba que la

recuperación de voto se debía al error de muchos electores del 28-O, que favorecieron al PSOE y "no nos

votaron en la línea de cerrar el paso a la derecha".

El candidato a la alcaldía de Madrid, ya concejal electo, Adolfo Pastor, anunció que el comité regional del

partido comunista iba a solicitar, anoche mismo, al PSOE la continuidad de los pactos municipales de

izquierda y lamentó "que el PDL y el CDS hayan quedado barridos, porque eso es malo".

Los vítores a Gerardo Iglesias, los cánticos de la tonadilla futbolística del campeones, campeones, oé, oé,

PCE y los gritos de "Anguila es cojonudo, como Anguila no hay ninguno" ocupaban a la militancia

comunista pasadas las dos de la madrugada de hoy, después de que llegara a la sede central el poeta

Rafael Alberti y Gerardo Iglesias ratificara el carácter "marxista y revolucionario" del PCE.

 

< Volver