Autor: Carandell, Luis. 
   Humor y política     
 
 Diario 16.    04/10/1982.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

CARANDELARIO

Luis Carandell

Humor y política

«Pero, ¡el libro se lee de un tirón!», protestó el editor cuando Felipe González dijo que su vida había sido

normal, sin nada de espectacular, incluso aburrida. Se presentaba el libro «Felipe González. Un estilo

ético», que recoge las conversaciones del líder socialista con Víctor Márquez.

La comida, sin embargo, no fue aburrida, como tampoco lo es el libro, ni siquiera «normal». La pro-

sopopeya cuasi-episcopal del ex presidente de las Cortes, don Antonio Hernández Gil, que hizo la pre-

sentación, y el humor de Víctor Márquez lo impidieron. Pero Felipe hizo todo lo posible por mantener la

conversación en un tono gris y dejó sentado que su vida tenía tan poco interés que no merecía la pena

hablar de ella.

Don Antonio filosofó sobre los «apellidos socializados», tales como González, Hernández o Márquez, y

el autor deí libro bromeó sobre esa filosofía. Dijo que el apellido imprime carácter y que ahí estaba

Alfonso Guerra para demostrarlo. Los periodistas presentes mantuvieron también el tono del nu-mor al

hacer las preguntas a Felipe González. «Usted dice que no tiene ambición de ser presidente y que es

secretario general por disciplina. Pero, diga la verdad, ¿no le gustaría llegar a ser duque de González?»

«¿No te hace ilusión pensar que usted invita a comer a Juanita Reina a la Moncloa y Juanita Reina va?»

No hubo nada que hacer. Felipe mantuvo imperturbablemente el tono de seriedad. No quedó del todo

claro si es que está ya preso de su imagen presidenciable (él mismo se queja en su conversación con

Víctor de esta servidumbre de los políticos!, o es que le falta un punto de sentido del humor.

 

< Volver