Autor: Reinlein García-Miranda, Fernando. 
 Así se produjo eldesbaratamiento del plan destabilizador Operación Cervantes. 
 Los servicios especiales del CESID descubrieron el golpe de Estado del 27-O.     
 
 Diario 16.    04/10/1982.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

NACIONAL

4-octubre-82/D¡ario 16

Los servicios especiales del CESID, el antiguo AOME que entrenó el comandante Cortina, fueron los

artífices que hicieron posible que la nueva trama para preparar y ejecutar un golpe de Estado fuese

descubierta. Según las investigaciones de los servicios secretos militares, los golpistas pensaban

controlar la Red Territorial de Mando, asaltar diversos centros oficiales y provocar un proceso de «fichas

de dominó». La decisión de las detenciones fue tomada por Leopoldo Calvo-Sotelo, Alberto Oliart y Juan

José Rosón, reunidos en la madrugada del viernes al sábado.

Así se produjo el desbaratamiento del plan desestabilizador «Operación Cervantes»

Los servicios especiales del CESID descubrieron el golpe de Estado del 27-4

Fernando REINLEIN

Madrid — Los servicios de información militar lograron, a pesar de las dificultades para la investigación

de sectores de ultraderecha en el seno de las Fuerzas Armadas, abortar lo que se preparaba como un

auténtico y organizado golpe militar contra el Estado.

Pero ¿cómo se llegó a este hilo que puede desenrollar toda la madeja? Las investigaciones vienen de atrás

y la aparición de una información sobre un posible atentado a Suárez proporcionó algunas pistas a los

agentes del CESID.

En efecto, los agentes de antiguos servicios de información destacados hasta París, para tomar contacto

con la mafia marsellesa, tenían un teléfono para tomar contacto en Madrid. Como adelantó ayer Diario

16, este teléfono estaba a nombre de un abonado cuyos apellidos eran Crespo Cus-pinera. Y el CESID

comprobó sus archivos y puso a sus agentes a trabajar.

Cuando el puzzle estaba casi completo a base de tratar la información abierta, confidencial y reservada, la

posibilidad de un complot militar de amplias miras comenzó a dibujarse. Pero las olas de intoxicación ´

habían sido grandes en las últimas semanas y las pistas falsas habían aparecido con demasiada facilidad.

Fue cuando se pusieron en marcha los agentes del antiguo AOME (Agrupación de Operaciones y M¡-

siones Especiales), cuyo entrenamiento principal corrió en su día a cargo del comandante Cortina,

Los hombres del antiguo AOME pincharon teléfonos, realizaron operaciones de seguimiento,

interrogaron con habilidad, hasta que la llamada «operación Cervantes» en algunos sectores salió a la luz.

La investigación

Estos agentes fueron los que descubrieron el «dos-sier» en poder del coronel Luis Muñoz Gutiérrez, en el

que aparecieron listas, planos y operaciones concretas que iban desde tomar por la fuerza centros oficiales

al control de la Red Territorial de Mando (RTM), verdadera columna vertebral de las transmisiones en el

Ejército.

El descubrimiento del CESID era de vital importancia. La fecha prevista para la acción era el 27 de_ octu-

bre, en plena ¡ornada de reflexión electoral. La técnica a emplear, la provocación de la suma sucesiva de

unidades tras el desencadenante inicial, es decir, ¡as «fichas de dominó».

La operación

Para lograrlo se habían tomado contactos con otras unidades en diferentes Capitanías. Pero no con los

mandos naturales de las mismas en la mayoría de los casos, sino con otros que en un momento deter-

minado se harían cargo de la unidad y arrastrarían a los indecisos.

Cuando este minucioso plan se puso en conocimiento de las altas autoridades, la decisión de la detención

debía ser tomada al máximo nivel. El ministro de Defensa se puso en contacto con el presidente del

Gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo. Era el viernes por la tarde. Y en la madrugada del sábado, los

máximos responsables de la seguridad se reunían en la Moncloa.

Calvo-Sotelo (presidente del Gobierno), Alberto Oliart, (ministro de Defensa), Juan José Rosón (ministro

del Interior) tuvieron que decidir, aunque contaron con el asesoramiento de un alto mando militar,

posiblemente el jefe del Estado Mayor del Ejército.

El resultado del informe del CESID la nota de la que informaba ayer Diario 16 y que se filtró según qué

niveles militares antes de lo previsto y la decisión del Gobierno de ordenar las detenciones fueron puestos

en conocimiento del Rey. No se decidió el aplazamiento del viaje real a Oviedo, pero sí la aceleración de

su regreso.

A partir de ese momento, el Ministerio de Defensa comenzó a prepararse para hacer frente a la avalancha

informativa que estas detenciones, con toda seguridad, iban a provocar. Pero la noticia se iba a filtrar an-

tes de los previsto.

Contactos

El desencadenante de las detenciones fue la información, absolutamente abstracta, de los contactos del

coronel Muñoz Gutiérrez con el teniente general Jaime Milans del Bosch y de la existencia del «dossier»

en el que se preparaba un golpe de Estado. Era la noche del viernes día 1 de octubre.

Tras la decisión de detener a tos tres presuntos implicados vino la de incomunicar a los golpistas del 23-F,

que se encuentran en prisión. Fue precisamente el régimen especial de estas prisiones el que permitió una

serie de contactos personales, hasta el punto de que las cárceles de los golpistas se han convertido en

auténticos centros de datos y reparto de información.

El juez ya ha sido nomb´ado y ha pasado a interrogar a los detenidos. En cuatro días deberá pronunciarse

y ordenar el procesamiento de los implicados. Al parecer, la primera medida ordenada por la autoridad,

tras el interrogatorio del juez, ha sido el traslado de Milans del Bosch a una prisión militar del sur de Es-

paña. Ayer por la tarde, el general Milans llegó en helicóptero a Sevilla.

Pero, aunque el golpe parece estar controlado, todo no termina en esta operación de los servicios secretos.

Se da la circunstancia de que los militares golpistas se encontraban en Alcalá de Henares y en base a un

pretendido «agravio comparativo» lograron ser trasladados a otras prisiones de Madrid, donde los

«contacíos» son fáciles.

Y existe otro factor que esta siendo investigado en torno al frustrado golpe militar: se trata de la actividad

del partido político Solidaridad Española, creado por el teniente coronel Tejero y abogado, que puede

servir de inmejorable tapadera para moverse por todo el territorio nacional para organizar las redes

precisas.

Tras la visita del juez a los detenidos, estos ya han comenzado a nombrar defensores para el proceso, que

se prevé comenzará en breve. El coronel Jesús Crespo ha nombrado defensor a Santiago Segura, quien se

ocupa actualmente del recurso del general Milans y del capitán Muñecas Aguilar.

 

< Volver