Autor: Bayón, Felix. 
 La victoria socialista. 
 La Unión Soviética recibe con simpatía el triunfo del PSOE     
 
 El País.    30/10/1982.  Página: 22. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

La Unión Soviética recibe con simpatía el triunfo del PSOE

FÉLIX BAYON, MOSCÚ

La llegada de Felipe González a la Presidencia del Gobierno español ha sido acogida por Moscú con in-

disimulada simpatía, a la vez que se multiplicaban las críticas a la labor realizada por Calvo Sotelo. Ya

ayer la agencia oficial Tass recordaba las posiciones del PSOE sobre el ingreso de España en la OTAN y

sus deseos de revisar los tratados suscritos con Estados Unidos. A juicio de los observadores, estos puntos

de vista de los socialistas españoles agradan al Kremlin, que espera volver a una nueva luna de miel de las

relaciones entre Moscú y Madrid.

La victoria socialista en España abre ajuicio de la Prensa soviética un nuevo camino en el proceso de

cambio democrático iniciado después de la muerte de Franco. El alto nivel de participación demuestra,

según el análisis del corresponsal en Madrid del vespertino Izvestia, cómo los últimos comicios han

supuesto para los españoles algo más que la simple elección de un nuevo Parlamento.

"Unión de Centro Democrático", agregaba el citado periodista en la primera evaluación hecha ayer por le

Prensa soviética, "había puesto a España al borde de una aguda crisis económica y política", demostrando

su "incapacidad de proseguir el cambio".

Izvestia subrayaba también las primeras manifestaciones hechas por Felipe González durante la

madrugada del viernes, en las que se mostraba partidario de la distensión y el diálogo en las relaciones

internacionales.

Vladimir Katin, analista de la agencia soviética Novosti, y buen conocedor del proceso de transición

española, que cubrió como enviado especial, manifestaba ayer a EL PAÍS que la victoria del PSOE, es

"un gran acontecimiento".

El fracaso del PCE

El fracaso de los comunistas españoles aún no ha sido analizado por los medios de comunicación de la

URSS. Ayer, el vespertino Izvestia se limitaba a dar la versión de los propios dirigentes comunistas

españoles.

La pequeña colonia española residente en Moscú antiguos exiliados que recuperaron la nacionalidad,

hombres de negocios, periodistas y estudiantes se ha visto, en su gran mayoria, marginada de estas

elecciones. La laberíntica normativa del voto por correo les privó a casi todos del derecho a votar.

Algunos han mostrado su malestar recordando cómo se mantienen celosamente al día en el pago de sus

impuestos en España.

Los simpatizantes socialistas pasaron buena parte de la madrugada del viernes pegados a los aparatos de

radio tratando de seguir las últimas noticias a través de la caótica emisión ofrecida por Radio Exterior de

España. Anoche, un pequeño grupo de ellos se reunía para festejar la victoria en un restaurante moscovita.

 

< Volver