La victoria socialista. La coalición abertzale sorprendida por los resultados. 
 El estancamiento de HB prueba la madurez del electorado vasco, según Arzallus     
 
 El País.    30/10/1982.  Página: 29. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

La coalición ´abertzale´ sorprendida por los resultados

El estancamiento de HB prueba la madurez del electorado vasco, según Arzallus

CORRESPONSALES, Bilbao

Apenas conocidos los resultados, el presidente del PNV, Xabier Arzallus, consideró "en absoluto

sorprendente el ascenso de los socialistas en Euskadi, en unas elecciones que han tenido un marcado

carácter presidencialista y en cuyo desenlace ha sido decisiva la influencia de la televisión". En cuanto al

estancamiento de HB, sería una muestra, según Arzallus, "de la madurez del electorado vasco".

El socialista Ricardo García Damborenea, por su parte, consideró lógico que "las aspiraciones al cambio

político existentes en la sociedad española en su conjunto se hayan reflejado también en el País Vasco".

Respecto a sus consecuencias —el PSOE obtiene tantos escaños en la comunidad autónoma como el

PNV, mientras que en las elecciones al Parlamento vasco la relación era de nueve a veinticinco—

Damborenea piensa que estos resultados obligarán al PNV a "buscar un acuerdo con las demás fuerzas,

renunciando a su tendencia a imponer sus puntos de vista como si fueran los de todo el pueblo vasco.

Ahora hay condiciones más favorables para iniciar un diálogo constructivo". Arzallus piensa al respecto

que por una parte "no es evidente que estos resultados puedan trasladarse tal cual a escala de elecciones

autonómicas" y, por otra parte, que "seguramente el PSOE sufrirá en el próximo período, antes de la

renovación del Parlamento vasco, un fuerte desgaste por su política autonómica desde el Gobierno".

Jon Idígoras, miembro de la mesa nacional de HB, reconoció que los resultados del PSOE les habían

sorprendido y que, aún manteniendo el número de votos, la probable pérdida de un escaño por parte de la

coalición abertzale es "una mala noticia, efecto de la bipolarización política producida en estas elec-

ciones".

Por lo demás, los portavoces de HB coincidieron con Arzallus en el papel decisivo jugado por la

televisión y consideraron que "la aplicación de la ley D´Hont acentúa el carácter antidemocrático de estas

elecciones".

El candidato de Euskadiko Ezkerra, Roberto Lertxundi, aseguró que su partido "participa de la alegría por

el triunfo de la izquierda en toda España" y valoró como uno de los datos más significativos "el relativo

estancamiento de HB, que todavía ayer, tras una campaña agresiva y ultrasectaria, amenazaba con barrer

y que finalmente ha perdido uno de sus tres escaños en el Congreso, y el único que tenía en el Senado".

Opción a largo plazo

EE, dijo también Lertxundi, es "una opción a largo plazo y lo importante es que hayamos mantenido el

escaño de Bandrés y la tónica de ascenso regular y paulatino que ha caracterizado a nuestro partido desde

1977". Onaindía añadiría posteriormente que los resultados habían demostrado que "el cuadro electoral

vigente hasta ahora estaba distorsionado porque nadie tenía en cuenta que ese 41% que se abstuvo en

1980 y que sin embargo es decisivo tanto para construir una izquierda vasca verdaderamente

representativa como para afianzar la institucionaliza-ción de Euskadi sobre bases reales".

Para Marcos Vizcaya, portavoz nacionalista en el Congreso en la anterior legislatura, el que el PNV haya

no sólo mantenido sino mejorado su posición, "demuestra que en Euskadi no se ha producido la

bipolarización izquierda-derecha que ha caracterizado estas elecciones en el conjunto de España. Es decir,

que lo que no ha logrado UCD sí lo ha conseguido el PNV en Euskadi". Florencio Aróstegui, de AP, y

candidato al Senado por la Coalición de derechas en el País Vasco consideró que, tras estas elecciones,

puede afirmarse que "Euskadi ha dejado de ser nacionalista". El dirigente aliancista reconoció, por otra

parte, que "el triunfo socialista, reflejo limpio de la voluntad popular, es claro y va a suponer, en el caso

del País Vasco, que esta comunidad autónoma deje de ser el coto de un solo partido".

 

< Volver