Autor: Herce, Antonio. 
 Peces-Barba y Carvajal serán los presidentes del Congreso y Senado. 
 Felipe y Guerra ya tienen previsto el Gobierno PSOE     
 
 Diario 16.    02/11/1982.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Diario 16/2 noviembre-82

Peces-Barba y Carvajal serán los presidentes del Congreso y Senado

Felipe y Guerra ya tienen previsto el Gobierne PSOE

Relajado, junto a su esposa y tres hijos, con el afecto de familiares y amigos, Felipe González ha aliviado

la tensión y resaca de la campaña electoral, en un «week end» andaluz de necesitado descanso. Y todo

ello, lo alternó, con puntualidad febril, alrededor de un intenso gabinete de trabajo. El futuro inquilino de

la Moncloa, asistido por Alfonso Guerra, trajo ayer a Madrid, en su abarrotado maletín, nombres con-

cretos para puestos clave, un claro modelo de transmisión de poderes a despejar con Calvo-Sotelo y la

presumible lista del futuro Gobierno socialista.

Antonio HÉROE

Sevilla — La festividad de ayer puso fin al apretado «week end», en el que Felipe González alternó el

trabajo con el descanso en el refugio familiar andaluz de Dos Hermanas. «He estado preparando el trabajo

de transmisión de poderes e intentando disfrutar de mi familia», declaró el líder socialista, que desde el

pasado sábado se encuentra en un chalet en la citada localidad sevillana.

Relajado, junto a su esposa y sus tres hijos, con los que compartió buena parte de horas, Felipe se alivió

de la resaca electoral. Solamente un reducido grupo de familiares e íntimos amigos, que se habían

desplazado nasta allí para saludarle y felicitarle por su triunfo, interrumpieron su disciplinado horario.

Muchos de ellos no lograron estar junto a él, ya que invirtió mucho de su tiempo trabajando en una de las

habitaciones más recogidas de ia casa. En su nueva soledad y rodeado de papeles con notas manuscritas,

Felipe se encerró entre aquellas paredes con obsesivas instrucciones de que nadie ni nada le molestara.

Únicamente una persona tuvo acceso a la «clausura presidencial». Tanto la tarde del domingo como la

mañana de ayer, lunes, Alfonso Guerra tuvo intensa participación en el gabinete de trabajo del futuro

inquilino de la Moncloa. Pasadas las dos de la tarde y desde el interior del automóvil, el vicesecretario del

PSOE, con inequívocas muestras de cansancio en su rostro, aunque sonriente, declaraba a ios periodistas

haber estado efectivamente trabajando con Felipe, aunque sin especificar los asuntes tratados.

Guerra trabaja

«En realidad —dijo—, siempre estoy trabajando y hemos tratado cosas generales. No hay mucho más que

decir y creo que él tampoco va a hacer declaraciones. Simplemente eso, que hemos estado trabajando

durante vanas ñeras.»

Una pareja de la Guardia Civil impedía el acceso a toda persona fuera de familiares y allegados. Entre

aquéllos figuraba su padre, Felipe González Elguera, a quien la hija menor, María Dolores, acom-

pañó por la mañana al cementerio para depositar un ramo de flores en la sepultura de su esposa, fallecida

en Sevilla en abril del pasado año.

A las reiteradas peticiones de presencia por parte de unos y otros, el secretario general del PSOE acudió,

personalmente, hasta la verja de la entrada del chalet para indicar que no quería hacer ningún tipo de

declaraciones, aunque comprendía el interés de los informadores. «Espero que comprendan que tengo

razones obvias para ello. Por una parte, estamos trabajando Y, por otra, estoy intentando disfrutar con mi

familia, porque supongo que en los próximos meses me va a resultar difícil´.» Reconoció que, pese a su

intento ce disfrutar de unas jornadas de descanso, no pudo dejar a un lado la tarea que le aguarda. «Han

sido también muchas horas de trabajo, examinando papeles y preparando el trabajo de transmisión y, con

la mayor seriedad posible, todas las cosas que se vienen encima.»

Esa poderosa y necesaria, y clara, transmisión de poderes es la que Felipe trajo ayer noche, vía aérea, a

Madrid en su abarrotado maletín de trabajo. Claridad que es probable que el candidato a la presidencia

diseccione mañana, miércoles, en la Moncloa, junto al presidente en funciones, Leopoldo Calvo-Sotelo.

Todo avanzado

También a mano, muy cerca de estos papeles, Felipe portaba consigo un abultado «dossier», elaborado

junto a Guerra, acerca de la ejecutiva socialista de hoy, que ha sido considerada en medios próximos al

partido como «muy importante». Ambos, desde su descanso y encierro andaluz, acuden a la ejecutiva con

un buen número de temas adelantados y decididos. Entre elios, las presidencias del Congreso y Senado,

que ya tienen elegidos de antemano y que serán Gregorio Peces-Barba y José Federico de Carvajal, res-

pectivamente.

Otros objetivos del PSOE, a quien le esperan días duros, serán el continuar lo que se estaba haciendo en

los últimos meses, bajo la dirección infatigable de Alfonso Guerra: elaborar y ultimar los programas de

gobierno en los distintos sectores, elegir los nombres de la futura Administración y proseguir en su

política de diálogo para tantear el ambiente que existe ante el futuro Gobierno socialista.

Felipe y Guerra, además, han preparado en Sevilla el programa que leerá el candidato, en el Congreso de

los Diputados, para someterse a la votación de investidura, programa que, por otra pane, se señala que

está bastante ace/antado y prácticamente sólo queda pasar a limpio. El PSOE no era ajeno a su triunfo.

Lleva tiempo trabajando para el momento de la llegada a! poder y todo, casi todo, lo tiene a punto y traba-

jado.

 

< Volver