El futuro ministro de Exteriores también anuncia un relanzamiento de la cooperación con Iberoamérica. 
 Fernando Morán considera primordial potenciar las relaciones con Francia     
 
 ABC.    30/11/1982.  Página: 32. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

El futuro ministro de Exteriores también anuncia un relanzamiento de la cooperación con

Iberoamérica

Fernando Moran considera primordial potenciar las relaciones con Francia

MADRID. Fernando Moran, el que será ministro de Exteriores del primer Gabinete que forme

Felipe González, realizó ayer unas extensas declaraciones a la agencia de noticias Efe, en las

que perfiló las pautas que guiarán la política exterior del Gobierno socialista en los tres

siguientes puntos: potenciación de las relaciones con Francia, política de cooperación con

Hispanoamérica y mantenimiento de la estabilidad en el norte de África. El señor Moran

subrayó que el nuevo Gobierno dará una especial importancia a las relaciones internacionales,

según indicación expresa de Felipe González.

El virtual ministro de Asuntos Exteriores manifestó en otro momento que «no llegó al Ministerio

con revanchismos» y resaltó que «todos los funcionarios son aptos para colaborar con el futuro

Gobierno». Indicó asimismo que los cambios en el Ministerio se harán «gradualmente» e

insistió en que se van a «restringir el número de embajadores políticos».

POTENCIAR LAS RELACIONES CON FRANCIA

Fernando Moran no se mostró pesimista al enjuiciar el posible posicionamiento futuro de

Francia de cara a la entrada de España en la CEE. Tras indicar que «no nos vamos a ob-

sesionar con el tema de la Comunidad», recalcó que bajo la presidencia de Francia, en el

primer semestre de 1984, podría producirse el avance final para la integración en el Mercado

Común. El señor Moran matizó que sobre la CEE interesa más «el cómo se consiga la

adhesión que el cuándo», aunque recogió las palabras de Alfonso Guerra al declarar que «si

España no tiene opción en el 85 ni a España ni a la Comunidad le interesaría ya la

integración».

La entrada en la CEE, dijo Moran, pasa por un estrechamiento de las relaciones con Francia, y

en esté sentido anunció la creación de una Embajada en París, al frente de !a cual se colocaría

una personalidad de gran relieve.

Respecto a la OTAN, el futuro ministro de Exteriores insistió que la postura del PSOE no es

«anti-OTAN», si bien se sigue considerando que la integración en la Alianza Atlántica no es ni

necesaria, ni conveniente, ni oportuna. No obstante, el señor Moran se mostró partidario de

mantener la Embajada durante un tiempo determinado, en tanto se decide la fecha de la

convocatoria de un referéndum.

En el plano de las relaciones bilaterales con EEUU, Fernando Moran dijo que el PSOE acepta

los Acuerdos entre los dos países, si bien se hace necesario un reajuste de los mismos. En

este sentido indicó que «se ha explorado y la primera impresión es que Estados Unidos está

dispuesto a hacer unos ajustes», que habrían de estar orientados a la consecución de «una

garantía de defensa para toda la integridad del territorio español».

LA REIVINDICACIÓN DE GIBRALTAR

Sobre el contencioso de Gibraltar se va a relanzar la reivindicación del Peñón, apoyados en las

resoluciones de la ONU, buscando la negociación y utilizando la declaración de Lisboa, que

«no me gusta, pero es lo único que hay». Asimismo dijo que el PSOE es partidario de abrir la

verja, «porque se ha producido una alienación de la población de Gibraltar». La apertura —

dijo— podría hacerse de dos formas: una apertura unilateral, sin contraprestaciones inglesas, o

la apertura con un relanzamiento de las negociaciones.

Abordó con especial interés el señor Moran el tema de Iberoamérica, cuya marcha, dijo, podrá

ser catastrófica para el mundo, e incluso podría producir varios conflictos mundiales, por «lo

que se justifica una atención preferente a esta zona del mundo».

 

< Volver