Autor: Ollero, Eduardo. 
 Asegura el historiador Raymond Carr. 
 La iglesia fue el verdadero vencedor de la Guerra Civil     
 
 Diario 16.    31/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Jueves 31 -marzo 77/DIARIO 16

Asegura el historiador Raymond Carr

«La Iglesia fue el verdadero vencedor de la guerra civil»

Eduardo Ollero

MADRID, 31 (D16).--Raymond Carr es, con Jackson, el mas importante de la multitud de intelectuales

que han seguido ese moderno camino de Santiago que es el interés por la historia de España.

Intuitivo, brillante, con gran sentido del humor y fama de "bon vivant", lo misino fantasea eu una fiesta

que revuelve un archivo polvoriento. Enamorado de las causas perdidas, también ¡o está de este país.

Antea de su conferencia ayer, en la Universidad madrileña, Carr habló para D16.

—¿Hasta qué punto cree usted que la guerra civil está hoy presente en la vida nacional?, ¿piensa qne ha

sido olvidada?

—Espero que si, aunque hay fuerzas en Ja extrema derecha que quieren mantener vivo el clima de la

guerra civil. Blas Pinar y otros Juegan esta baza política quizá porque no tengan otra.

—¿Qué consecuencias ha tenido eí franquismo en la formación de ía clase política?

—La división entre vencedores y vencidos y la exclusión de éstas de la vida pública ha tenido como

lógica consecuencia ciertas particularidades en la formación de los políticos del régimen y ds la

oposición. Los primeros no han luchado a la luz pública por el Poder, sino que éste les ha sido otorgado

de las manos de Franco. Ello ha creado wna élite burocrática cerrada en si misma, no acostumbrada a

depender de la opinión pública y totalmente novicia en la lucha electoral y parlamentaria. Por otra parte,

la oposición democrática no ha tenido oportunidad de practicar el gobierno y le falta experiencía política,

porque una cosa es hacer programas y otra gobernar. Claro que no es culpa suya, sino del régimen.

Neutralidad del Ejército

—¿Cuáles han sido en estos cuarenta años los procesos de evolución de las fuerzas políticas y sociales,

Ejército, Iglesia, etcétera?

—La evolución de la Iglesia es uno de los temas principales de mi conferencia. Para mí, la Iglesia íue el

verdadero vencedor de la guerra civil, más, incluso, que la Falange. Ella bendijo y santificó el régimen de

Franco. A cambio recibió el control intelectual y moral de la sociedad española, el monopolio de la

enseñanza, estableció la censura, sin olvidar importantes beneficios de orden económico. Su actuación fue

decisiva, también, al romper el aislamiento internacional con la firma del Concordato. Hoy en día, en

cambio, ha sido un factor de liberalizacíón que ha contribuido a la transformación del régimen y aspira a

un papel neutral en el futuro. Para mí, el cambio de actitud de la Iglesia es muy importante. La alianza

entre el conservadurismo ultrajado y la Iglesia perseguida fue crucial en el fracaso de la República. La

Iglesia de la contestación hace imposible la vuelta a aquella situación, por más que la extrema derecha

quiera repetir el esquema.

En cnanto al Ejército, pienso que, aunque es imposible predecir" su actitud, tiene actualmente uu gran

interés en mantener lo que Berenguer llamaba la armó-ina familiar militar y sil su futuro como institution.

Por otra parle, la´ sociedad española está mucho más evolucionada y madura que antes, y, por tanto, más

lejos de averjtuvas militares. Yo creo que, salvo una crisis ds proporciones catastróficas, está garantizada

su neutralidad.

Por io que respecta a las fuerzas obreras y partidos de faiuiei´iías,. la situación también ha cambiado. Ha

desaparecido ¡a hegemonía de los grandes sindicatos, UGT y CNT, y exista una profusión de

organizaciones con predominio comunista. El Partido Comunista ha salido muy fortalecido de la

dictadura, quizá gracias al propio Franco, que clasificaba toda la oposición al régimen como comunista.

Tenia ,una notable conSusióii, como indican las memorias de Franco Salgado, donde agrupa como

comunistas a los socialistas, trot-skíetaa. Es cierto que fue el partido más serio de la oposición, pero

también había «tros...

Las futuras Corte*

—En cuanto al futuro, ¿qué peligros ve en la situación política española?

—Creo que el principal problema no es politico, sino económico. Kspaüa está sumergida en una profunda

crisis económica, con un gran aumento del poro y una inflación galopante, que sólo

podra ser resuelta por un Gobierno de amplio "consensus". El fraccionamiento de partidos hace difícil

lograr una mayoría en la futura Cámara y conduce a un Gobierno de coalición al que seria mas difícil

establecer uu pacto social y remontar ¡a crisis.

—¿Cree usted necesario o posible un proceso constituyente?

—Depsndc cíe Kt compotú-e;ón de las futuras Curtas. Si hay una mayoría de izquierdas, que no creo que

suceda, tratará de convertir las Cortes en constituyentes. De todas formas, las Cámaras tendrán que definir

cuestiones como la responsabilidad del" Gobierno anta las Cortes y el origen del nombramiento de éste,

por lo que en algunos aspectos serán constituyentes tie una forma u otra.

—¿Considera necesaria la disolución del Movimiento para la lünpteaa del proceso electoral?

—Creo qua seria conveniente, aunque esto no nos debe hacer pensar qus la red de influencias establecidas

durante cuarenta avias VA & desaparecer.

—5 Qué opina de la gestión del presidente Suivrez?

—El presidente se está revelando como un político muy inteligente, con jugadas muy hábiles, sorteando

con el apoyo del Rey los obstáculos de la reforma.

—¿Piensa usted que dabe ser legalizado el Partido Comunista?

--Sería muy difícil la, reforma sin la legalización de una de las fuerzas más importantes de la oposición.

 

< Volver