Autor: Arrabal Terán, Fernando. 
   Los ceniceros esquizofrénicos o las tergiversaciones del señor Haro Tecglen     
 
 Hoja del Lunes.    30/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Los ceniceros esquizofrénicos o las tergiversaciones del señor Haro Tecglen

Fernando Arrabal nos escribe, desde París y nos envía, con ruego de publicación, un comentario suyo que

se refiere a un artículo de Eduardo Haro en HOJA DEL LUNES de hace un par de semanas. Este es el

comentario de Arrabal:

EL señor Haro Tecglen tergirversa el escrito que en Barajas entregué a los periodistas el 12 de mayo.

En él figura esta frase: "Esta tendencia inquisitorial del PCE (tan en oposición con el ala revolucionaria de

mis amigos) me envía diferentes elementos para atacarme alternativa o sucesivamente."

El señor H. T. transforma mi frase, en plena manipulación delictiva (tomando la parte podrida por el

todo), así: "Arrabal ha tenido tiempo de denunciar a sus perseguidores: Franco, la Gestapo, el Partido

Comunista, sobre todo el Partido Comunista: "Me envía diferentes elementos para atacarme alternativa o

sucesivamente."

¿El señor H. T. es periodista? ¿Es posible que se diga comunista dicho señor? Los militantes comunistas

merecen más respeto... ellos, los que no están en los despachos. Son muchos los militantes que me llaman

o me escriben para que continúe mi colaboración constructiva a fin de provocar un fructuoso debate

dentro del PCE. ¡Cuántos son los que me dicen: esperemos que cese la arrogancia, la chulería de picaros

cortesanos del ala traidora del partido! Uno de ellos precisaba: "Quieren convertir el Partido en una

agencia de colocación sobre las bases más rastreras; es la apología del oportunismo más bajo; te quieren

domar; quieren hacer un ejemplo contigo. ¡Resísteles; es tu deber de hombre libre!

En su artículo, el señor H. T. inventa que acepte como decorador de mi pieza al actual miembro del PCE

y ex difamador de la Pasionaria Arroyo, aun sabiendo que había colaborado en un semanario gestapista

pagado por la Embajada del general Franco en París para propaganda de] antiguo régimen. Pero esto es

una mentira: el 12 de mayo declaré, por contrario, que "acababa de enterarme" de esta colaboración del

decorador con Franco y no que la conocía hacia meses, como el señor H. T. pretende falsificando mi

palabra.

El señor H T. inventa que protesto contra la producción del Arquitecto en España porque "no gusta".

Protesto, al contrario, porque le gusta al comisario de Arte Cultura y Santo Oficio del PCE (tendencia

Beria). La obra, asegura su productor, tiene un gran éxito actualmente... Si protesto es porque falsifican y

tergiversan mi obra y mi mensaje, tenga o no éxito comercial la producción... Quizá estos sea difícil de

comprender para el señor H. T.

El señor H. T. permanece deslumbradoramente silencioso sobre la tergiversación de mi pieza, de mi

correspondencia privada, así como sobre la transformación del mensaje de mi obra contra mi voluntad...,

y. sin embargo, se trata de un problema trascendental: si sus amigos comienzan ya a organizar así Ja

cultura, pisoteando la razón de ser del poeta, sus obras y sus ideas, para mayor gloria de sus creencias, las

puertas están abiertas a toda arbitrariedad, es decir, a todo crimen. Claro que a las tergiversaciones que yo

señalaba en Barajas, el señor H. T. ha añadido las suyas.

Por fin, el señor H. T. insinúa que soy un paranoico..., con la misma autoridad, espero, con que el coronel

y siquíatra moscovita Daniel L. Luns, según "Pekín Informa" proclamó: "Si declaro que un cenicero es

esquizofrénico, es esquizofrénico."

F. ARRABAL. (19-5-77.)

 

< Volver