Autor: M. B.. 
 El secretario general del PSOE informó ayer a la Ejecutiva de sus entrevistas con Calvo-Sotelo. 
 Felipe González desvelará en la investidura la situación que hereda de UCD     
 
 ABC.    13/11/1982.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

SÁBADO 13-11-82

NACIONAL

El secretario general del PSOE informó ayer a la Ejecutiva de sus entrevistas con Calvo-Sotelo

Felipe González desvelará en la investidura la situación que hereda de UCD

MADRID (M. B.). Felipe González dedicará una buena parte de su discurso de Investidura como

presidente del Gobierno a evaluar «el estado actual de la nación» o, dicho más llanamente, a revelar al

país las condiciones en que ha encontrado la Administración heredada de Unión de Centro Democrático.

El virtual jefe del Ejecutivo apuntalará su informe con los datos obtenidos, directamente o a través de sus

expertos, en los contactos y reuniones a todos los niveles que jalonan el proceso de transmisión de

poderes, pero también con informaciones «en exclusiva» que el partido ha ido recopilando por sus medios

en los últimos tiempos.

El segundo eje de la argumentación del «presidenciable» socialista lo constituirá la propuesta de

Gobierno que ofrece e\ PSOE y que, en líneas generales, es ya conocida a través del programa electoral.

Esto es lo que vino a decir —algo más confusamente— el responsable de imagen del PSOE, Guillermo

Galeote, al informar ayer sobre la reunión mantenida por la Ejecutiva socialista. «El resto es silencio, si se

permite el tópico literario y antiperiodístico. La dirección del PSOE tampoco esta semana habló del

Gobierno (socialista); ni la próxima semana hablará del Gobierno (socialista)... De modo que las

variopintas expectativas de las dos docenas de periodistas (sometidos a rigurosa dieta de adelgazamiento

informativo por los responsables del PSOE), que esperaban despejar algunas incógnitas, quedaron una

vez más truncadas o reducidas al arriesgado territorio de la especulación.

Guillermo Galeote no sabe, no contesta, más allá de la referencia oficia! de lo tratado.» El diálogo, a la

desesperada y con sacacorchos, tuvo momentos más bien regocijantes. De esta guisa:

—¿Cuántos miembros de la Ejecutiva serán ministros?

—Eso lo sabremos el día en que se haga público, tras la Investidura.

—¿Podría estar —insiste impertérrito un periodista— Fernández Ordóñez en el nuevo Gobierno?

—Podría..., y esto no quiere decir ni que sí ni que no...

—A! menos podrá decirnos su opinión personal —viejo truco de otro periodista— sobre si Guerra va al

Gobierno o se queda en el partido...

—Yo sobre esto no opino!..

Y así un rato largo. Los socialistas quieren dejar bien claro, de entrada, que van a seguir una táctica

inversa a la de sus correligionarios franceses: no mezclar el partido con el Gobierno; y desde ahora. La

teoría, ya profusamente anunciada, la ilustraba ayer Galeote de un modo primorosamente dialéctico: «La

Comisión ejecutiva hace y decide un programa y un candidato a la presidencia del Gobierno. Y es este

candidato quien, una vez elegido, confecciona el Gobierno y ejecuta el programa. Por tanto, debe quedar

claro que ningún miembro de la Administración ni del Gobierno lleva el aval del partido, salvo el

presidente. Aquí no nos dedicamos a repartir el pastel del Poder.» Lo que quiere decir que, a! menos

sobre el papel, el aparato del PSOE ni entra ni sale en la composición del Ejecutivo y no tiene nada que

decir sobre los independientes o afiliados que formen parte de él.

GESTO CON LA OPOSICIÓN

Hasta tal punto es drástica esta «segregación» que si hemos de creer a Guillermo Galeote, la Ejecutiva no

conoce ia composición completa de) nuevo Gobierno, que, según todos los indicios, Felipe González

tiene ya perfectamente ultimado. Aunque, eso sí, lo conocerá antes de que se haga público.

Felipe González hizo ayer un informe ante la dirección sobre las entrevistas mantenidas en los últimos

días con el presidente del Gobierno y algunos ministros para recabar información sobre los grandes temas

pendientes. La valoración sobre el desarrollo de la transmisión de poderes es favorable sin reservas.

También se informó en la Ejecutiva de la reciente reunión con la cúpula de la CEOE, igualmente, en

términos harto positivos, ya que, según comentó Galeote, se aprecia en la CEOE «una disposición muy

buena al diálogo e incluso a la colaboración para resolver los grandes problemas económicos que tiene

planteados España». La dirección debatió o estudió también los criterios para la elección de cargos

parlamentarios y, probablemente, los nombres y jerarquías que ocuparán las Mesas del Congreso y del

Senado, y las presidencias de las Comisiones. Pero una vez más tos «ejecutivos» se reservan la informa-

ción, aduciendo que serán los respectivos Grupos parlamentarios los que decidan en las reuniones

conjuntas y separadas, que celebrarán ef día 17. Explican, además, que la propuesta está sometida desde

hoy a la negociación con el resto de los Grupos que configuran las Cámaras. Se da por supuesto que

Gregorio Peces-Barba y José Federico de Carvajal desempeñarán las presidencias del Congreso y Senado.

También se dijo que la idea del PSOE es no acaparar las «mesas» de las Cámaras y las presidencias de las

Comisiones, aunque sí reservarse la mayoría que le permiten sus elevadas cuotas de escaños. Todo indica

que los socialistas colocarán cinco miembros en la Mesa del Congreso, y los cuatro restantes se los

repartirán la oposición y las minorías. Idéntico planteamiento se seguirá en el Senado: cuatro miembros el

PSOE y tres el resto. Los socialistas tendrán también «el detalle» —vino a decir Galeote— de dejar algu-

nas presidencias de Comisiones a ia oposición. Sobre todo aquellas que tengan competencias de control

sobre el Gobierno.

Pero todos estos proyectos serán objeto de negociación con el resto de los Grupos. Aunque realmente

serán éstos los que tendrán que negociar —unos más que otros— los puestos que les ofrecen los

socialistas...

La Ejecutiva tomó ayer otros acuerdos, tales como formar una Comisión presidida por Alfonso Guerra

para recorrer la zona afectada por las inundaciones en Cataluña, enviar una Delegación al entierro de

Breznev y poner en marcha a Ayuntamientos y Diputaciones para celebrar con una serie de actos el

aniversario de la Constitución.

 

< Volver