Autor: Dávila, Carlos. 
 Peces-Barba advierte que los dos diputados de Herri Batasuna pueden perder su condición de parlamentarios. 
 Los días 1 y 2 de diciembre, probables fechas para la investidura     
 
 ABC.    19/11/1982.  Página: 29. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

VIERNES 19-11-82

NACIONAL

A B C / 29

Peces-Barba advierte que ios dos diputados de Herri Batasuna pueden perder su condición de

parlamentarios

Los días 1 y 2 de diciembre, probables fechas para la investidura

MADRID (Carlos Dávila). Las auténticas Cortes de la renovación inauguraron ayer su andadura de cuatro

años. El presidente electo, Gregorio Peces-Barba, con veintidós kilos menos de los que pesaba el diputado

de la oposición en la anterior legislatura, dirigirá las sesiones de una Cámara con grandes novedades, en

la que son muchos los llegados y menos los que repiten. A la derecha se asentaron por primera vez los

parlamentarios de Alianza Popular, de edad media más bien alta y con algunas caras conocidas de las

Cortes Orgánicas como Fernando Suárez y el procurador disidente barcelonés, Eduardo Tarragona. A la

izquierda y en el centro, los diputados socialistas ocupan prácticamente todos los puestos.

Sólo Carrillo, cabeza aún visible del mínimo Grupo —y no reglamentario— Comunista, se resiste a

marcharse del lugar en que se situó en las dos pasadas legislaturas. En los altos de la Cámara, los doce

ucedistas, presididos por Landelino Lavilla y Gabriel Cis-neros (que tiene pendiente un recurso de

coalición AP-PDP en Soria) no pudieron ponerse de acuerdo ayer a la hora de fijar una posición común

en la votación para la Presidencia del Congreso. Lo más probable es que tos ocho votos en blanco, que

Peces-Barba recogió como testimonio mínimo contra la unanimidad, procedieran de los antes

mayoritarios centristas. Al menos ésta era la impresión que flotaba por los pasillos, también renovados,

del Congreso de los Diputados.

La estrella socialista era el diputado salmantino del PSOE Ciríaco de Vicente, un «fijo» para la Cartera de

Sanidad y Consumo, que ha sido "promovido» a la Secretaría Primera de la Cámara, con lo cual se ha

quedado sin Ministerio y, con toda probabilidad, sin voz parlamentaria propia. Guerra, cuyo papel

dirigente en e! grupo parlamentario rtadie discute vista ía bisoñez de alguno de sus compañeros de

escaño, comentaba que «la designación (de Ciríaco de Vicente) obedece a una petición propia», con lo

cual daba por zanjadas las innegables aspiraciones de De Vicente. EL diputado socarrón, respondía: «Yo

soy como Garibaldi: un laico que entona el "totus tuus".» Esta peripecia indica bien a las claras cuál es e¡

espíritu del Gobierno que piensa formar Felipe González: un Ejecutivo fuerte y leal, sin voces estridentes

y, sobre todo, compuesto por políticos que no levanten ampollas en ningún sector profesional. Y Ciriaco

de Vicente, evidentemente, las levantaba entre los médicos.

Apenas empezada la legislatura ya ha habido una sustitución: la del fallecido diputado valenciano

Sánchez Ayuso, muerto a causa de un infarto de miocardio a los pocos días de ganar las elecciones en la

capital de la comunidad autónoma. En su recuerdo, la Cámara se puso de pie a requerimiento de su

presidente de edad, Máximo Rodríguez Val-verde, un socialista histórico con años de cárcel sobre sus

espaldas y una pena de muerte indultada. Rodríguez Valverde hizo las delicias de los diputados, que

comenzaban a aburrirse en las tediosas votaciones en tos consiguientes recuentos, con comentarios

festivos que se oían perfectamente por la me-gafonia de la Cámara. Valverde, al margen de las

incitaciones a votar, hizo tres peticiones: una para guardar el minuto de silencio, otra recordar a los

ausentes que no podían sentir la emoción (socialista) del triunfo «y la tercera para fumarse un "pitillito"

porque ya no aguanto más».

En el banco azul se sentaron los ministros diputados hasta la disolución de las Cortes, sólo dos de los

cuales conservan el escaño: Pío Cabanillas y Luis Ortiz. Componían una imagen decepcionada y huidiza

que nadie siquiera se atrevía, por consideración, a comentar. La segunda fila central, la que en otros

tiempos se llamó, cuando Suárez formó un Gobierno numéricamente muy amplio, «ía joroba de) banco

azul», la ocuparon mayorita-riamente los diputados socialdemócratas del PAD, agregados al Partido

Socialista que fueron los primeros en abandonar UCD y que, muy posiblemente, conseguirán puestos de

privíiegio en la Administración socialista. Antiguos miembros de UCD se sientan en esta legislatura en

cinco grupos distintos: el propio Centrista, el Popular (coalición AP-PDP), el Socialista, el Catalán y el

Mixto, ello da idea exacta del proceso de disgregación que sufrió el partido gubernamental

Continúan ausentes los parlamentarios electos de la coalición «abertzale», Herri Batasuna. Et nuevo

Reglamento no permitirá esta vez la burla descarada que estos diputados realizaron en la anterior

legislatura. El presidente Peces-Barba ya decía ayer que si Iñaki Esnaola y Perico Solabarria no acuden,

tras las tres llamadas de orden, serán desposeídos de sus derechos parlamentarios. La Cámara quedaría asi

compuesta por trescientos cuarenta y ocho miembros y, consecuentemente, la mayoría absoluta se fijaría

en ciento setenta y cuatro diputados, número muy inferior a los doscientos dos que forman el Grupo

parlamentario Socialista.

Lo más probable es que la sesión de investidura, en la que recibirá poderes presidenciales el líder

socialista, Felipe González, se celebre definitivamente en los dos primeros días del próximo mes de

diciembre. Antes, e( 25 de noviembre, ambas Cámaras, Congreso y Senado, se reunirán en sesión

solemne para escuchar el mensaje de la Corona en la apertura oficia! de las Cortes. El Congreso y el

Senado son dos Cámaras diferentes, dominadas mayoritariamente por el Partido Socialista, que tendrán

una vida más monótona que la sincopada y trepidante que llevaron en ¡a legislatura de 1977 y la primera

constitucional, que comenzó tras las elecciones de 1979. Ninguna de las dos cumplió su plazo legal de

cuatro años.

 

< Volver