Autor: Rico-Godoy, Carmen. 
   ¡Viva nosotros!     
 
 Diario 16.    30/10/1982.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA CALLE DE EN MEDIO

Carmen Rico-Godoy

¡Viva nosotros!

¡Cómo es de maravilloso, alegre, responsable v sabio este pueblo nuestro, admiración de propios y

extraños por su comportamiento en estas inolvidables elecciones de 1982!

Una señora fue a votar y cuando oyó que el presidente de la mesa decía en voz alta: «Fulana de tal, 192»,

la dama abrió sin dudar su bolso para sacar lo que ella creía que era el tributo a su derecho de voto. Si

para decir lo que yo pienso y quiero para este país hay que pagar, se paga —debió pensar la buena señora.

Otro votante, confundido por la variedad de papeletas, partidos, siglas, símbolos y nombres, sacó una foto

del bolsillo y dijo: «Yo quiero votar a este que está aquí en la foto.»

Mayor sabiduría, imposible.

Acudieron a votar hasta los gallegos —tan famosos por estar haciendo como que no están, especialistas

en bajar subiendo y subir bajando. A los alicantinos y valencianos, tan castigados por el dolor de una

catástrofe cósmica, no les impidió votar ni el barro, ni el sufrimiento ni las precarias condiciones de los

colegios.

Los observadores extranjeros no salían de su admiración viendo después al pueblo en las calles celebrar el

triunfo socialista o la subida de la derecha con una alegría sana y sin estridencias. Cuando un grupo de AP

se cruzaba con otro del PSOE se saludaban haciendo el signo de la victoria.

Y los viejos socialistas, tan castigados por la vida, no podían hacer otra cosa que llorar de emoción.

Aunque alguno, a sus setenta años, bailaban el rock, como si tal cosa.

 

< Volver