Jornada Electoral: Considerable ascenso de CDS, Izquierda Unida y la derecha regionalista. 
 El PSOE deberá contar con los votos de otros partidos en las grandes ciudades     
 
 El País.    11/06/1987.  Página: 17-18. Páginas: 2. Párrafos: 24. 

EL PAÍS, jueves 11 de junio de 1987

JORNADA ELECTORAL

ESPAÑA

J7

Considerable ascenso de CDS, Izquierda Unida y la derecha regionalista

El PSOE deberá contar con los votos de otros partidos en las grandes ciudades

EL PAÍS, Madrid

El PSOE se rere obligado a contar con otros partidos para asegurarse el gobierno en los principales

ayuntamientos, según los datos provisionales facilitados en la madrugada de hoy. La pérdida global de

votos socialistas respecto a 1986 es de algo más de cuatro pontos (del 4435% al 39%), pero el descenso se

concentra en las grandes ciudades. Por ello, pierde la mayoría absoluta en Madrid, Sevilla, Valencia,

Zaragoza y Valladolid; sufre importantes descensos en otras capitales—como Toledo, Zamora, Pamplona,

Cáceres, Jaén, Gijon, y experimenta un claro retroceso en las asambleas regionales. No obstante, el PSOE

obtiene 28 de los 60 eurodiputados en juego. Las votaciones han consagrado el ascenso del CDS, IU y los

regionalistas. Una de las novedades de] mapa político que se deriva de €Stas elecciones es la tendencia a

la regionalización de la derecha, en cuyo ámbito han registrado evidentes ascensos opciones como Unión

Valenciana, Unión del Pueblo Navarro, Partido Aragonés Regionalista, Independientes de Canarias,

Partido Regionalista de Cantabria, y Unión Mallorquína, que se utiea a Los ya consolidados PNV y CiU.

Dirigentes socialistas reconocieron esta madrugada el descenso sufrido por el partido en estas elecciones,

pero destacaron que el PSOE continúa siendo el partido más votado. Txiki Benegas, secretario de

Organización, comentó que quizás el electorado ha entendido que puede haber una representación más

plural en España. Benegas precisó que, tras ocho años en el poder, los socialistas tal vez. han

experimentado un cierto desgaste. En las elecciones al Parlamento europeo, AP obtuvo 17 escaños; 7 el

CDS; 3 Izquierda Unida; 3 Convergencia i Unió; 1 Herri Batasuna (Txema Montero) y -1 Europa de los

Pueblos (Carlos Garaikoetxea). Por el contrario, fracasaron en el intento Santiago Carrillo y el

representante del PNV, Jon Gangoiti.

Valencia y Andalucía

Entre los diversos descensos del PSOE en capitales de provincias, son destacables los casos registrados en

las comunidades autónomas de Andalucía y Valencia. En el primer caso, los socialistas han perdido la

mayoría absoluta en cinco ciudades, incluida Sevilla, y en Valencia lo hacen en las tres ciudades de la

comunidad, además de la Asamblea regional. Córdoba y Coruña son las dos únicas ciudades donde el

PSOE incrementó sus votos. La situación política en los ayuntamientos es ahora más parecida a la que se

derivó de las elecciones municipales de 1979, tras las cuales fueron necesarios acuerdos de gobierno en

las principales ciudades. En Barcelona, la situación se mantiene prácticamente igual que en las dos

elecciones anteriores. El PSC-PSOE obtiene 21 concejales (los mismos que en 1983), y los comunistas

ceden uno (pasan de tres a dos). La renovación del pacto entre ambos grupos les daría la mayoría

absoluta. La idea del pacto y del consenso era manejada en la madrugada de hoy por los principales

candidatos. Juan Barranco, hasta ahora alcalde de Madrid, recordó que su partido ha gobernado en

coalición con los comunistas aun cuando dispuso de mayoría absoluta, insinuando la posibilidad de

renovar un acuerdo parecido. De hecho, llegó a pronunciar esta frase: "El PSOE tiene la mando tendida

para formar gobiernos progresistas". Adolfo Suárez, presidente del CDS, aseguró, en una actitud de

mayor distanciamiento ante un posible pacto, que cualquier acuerdo en el Ayuntamiento de Madrid debe

tener como alcalde al centrista Agustín Rodríguez Sahagún, que encabezó la lista del CDS por la capital

de España.

En las elecciones autonómicas, cabe destacar que el PSOE perdió ayer 3a mayoría absoluta en cinco

comunidades. Los descensos más claros se produjeron en Castilla y León (donde pasó de 53 escaños a

42), Comunidad Valenciana (de 51 escaños pasó a 42) y Madrid (de 51 escaños a 43). Sók> en

Extremadura logró incrementar un escaño (de 35 a 36). Con respecto a la participación en las elecciones

de ayer, el 68,7% de los casi 28,5 millones de electores acudió a alguna de las 112.795 urnas instaladas.

En las ultimas elecciones celebradas en España, el porcentaje de participación se situó en un 70,36%

(legislativas de junio de 1986) y un 67,5% (las anteriores municipales, de mayo de 1983). La experiencia

acumulada cuando se van a cumplir 10 años desde las primeras elecciones democráticas no evitó que se

reprodujeran incidencias como la falta de papeletas e innumerables problemas en el censo. El hecho de

que las revisiones del censo entre 1986 y 1987 hayan disminuido en 700.000 el número de electores

propició que miles de españoles no pudieran ejercer el derecho al voto.

Candidatos sin voto

Los errores en el censo han afectado a muchos políticos y candidatos. Por ejemplo, no han podido votar el

presidente de Alianza Popular, Antonio Hernández Mancha (que en 1986 figuraba en el censo cordobés

como analfabeto); los diputados conservadores Gabíno Puche (ett Jaén) e Isabel Tocino {ea Madrid);

varios candidatos de AP al Ayuntamiento de Huesca y tampoco Gerardo Iglesias, de Izquierda Unida.

Ccmvergéncia i Unió ha denunciado que 100.000 personas tuvieron problemas para votar en Cataluña.

AP impugnó las elecciones en decenas de localidades, entre ellas Santa Cruz de Tenerife. El presidente de

la Junta de Andalucía, el socialista José Rodríguez de la Borbolla, no aparecía en la lista, y tuvo que

esperar varios minutos hasta que los componentes de la mesa electoral encontraron su nombre; pero no en

la columna de los Rodríguez, sino entre los Ruiz. La ausencia del nombre de un elector dio lugar a

disgustos pero también a anécdotas. Sor Eloísa García García, monja de las Siervas de María de Badajoz,

tuvo una actitud más expeditiva: no estaba en el censo y fue a denunciarlo en la sede de Alianza Popular.

En Melilla, en cambio, han sido miles las personas que se han negado a figurar en el censo: sólo una

tercera parte del total de los musulmanes con derecho al voto pudo depositarlo, ya que muchos, informa

Europa Press, no quisieron empadronarse, al no reconocer la autoridad municipal, siguiendo las

instrucciones de su líder exiliado en Marruecos, Aomar Mohameddi Dudú. Tampoco votaron, aunque en

este caso por muy diferentes motivos, los Reyes de España, el príncipe Felipe y las infantas Elema y

Cristina, siguiendo la tradición de imparcialidad de la familia real española respecto de los partidos

políticos.

"Fraude"

La falta de papeletas de determinados partidos fue otro de los problemas de centenares de colegios

electorales, lo que en algunos casos dio lugar a denuncias de los partidos perjudicados. Euskadiko Ezkerra

dijo haber sido víctima de un "fraude electoral generalizado" en Madrid y en Barcelona por la falta de

papeletas de su candidatura para el Parlamento Europeo. Portavoces de este partido subrayaron el carácter

generalizado del presunto fraude y señalaron que en el caso de uno de los colegios electorales de Pinar del

Rey, en Madrid, las papeletas fueron localizadas finalmente por uno de sus votantes, empaquetadas y

ocultas bajo las escaleras del edificio. La obligación ciudadana de acudir a las urnas se antepuso en

algunos casos a los votos religiosos de silencio y clausura. Los frailes trapenses de San Isidro en Dueñas

(Palencia) rompieron ayer su voto religioso para poder depositar su voto ciudadano, tras haberlo acordado

así en capítulo. Uno de los monjes fue designado presidente de mesa, y a las ocho de la mañana estaba

puntual en su puesto.

Delito electoral

Cerca de 450.000 personas votaron por correo, modalidad que le ha causado verdaderos problemas al jefe

del servicio en Padrón (Pontevedra). El responsable de correos en esa localidad ha sido destituido por

presunta manipulación de los votos. Más de 100.000 agentes estuvieron movilizados para evitar la

comisión de delitos. Pero no pudieron impedir que se produjese el más típico de los delitos electorales:

ruptura de urna a martillazos. Esta vez ocurrió en Baracaldo (Vizcaya), donde un hombre de 25 años tomó

tan agresiva actitud en un colegio electoral del barrio de Cruces. Las tres urnas (ayuntamiento,

Parlamento europeo y Juntas Generales de Vizcaya) quedaron destrozadas; y el joven fue detenido.

 

< Volver