Autor: Pastor, Carles. 
 Jornada Electoral: Los socialistas se quedan a un concejal de la mayoría absoluta. 
 Pasqual Maragall será alcalde de Barcelona con el apoyo de los comunistas     
 
 El País.    11/06/1987.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

20 / ESPAÑA

JORNADA ELECTORAL Los socialistas se quedan a un concejal de la mayoría absoluta

Pasqual Maragall será alcalde de Barcelona con el apoyo de los comunistas

EL PAÍS, jueves 11 de junio de 1987

CARLES PASTOR, Barcelona El candidato socialista por Barcelona, Pasqual Maragall, podrá seguir en

la alcaldía de Barcelona con el apoyo comunista, si se confirman los resultados provisionales conocidos

a las dos de esta madrugada. Con el 99,73% de los votos escrutado, los socialistas obtenían 21 concejales;

Convergencia i Unió, 17; Alianza Popular, 3, e Iniciativa per Catalunya, 2. La mayoría absoluta en este

consistorio es de 22 concejales. A la una de la madrugada el candidato nacionalista, Josep María Cullell,

telefoneó a Maragall para felicitarle y anunció a la Prensa que practicará una oposición "pura y dura".

Maragall destacó en sus primeras declaraciones que en Barcelona los socialistas han resistido mejor que

en otras grandes ciudades españolas el avance de las opciones de derecha. De cualquier modo, el bloque

de izquierdas ha retrocedido en relación a las anteriores elecciones, cuando el Partit dels Socialistes de

Catalunya obtuvo 21 concejales y los comunistas del PSUC, tres. "Hemos ganado otra vez, hemos ganado

por dos veces la batalla de Barcelona y la volveremos a ganar cuantas veces sea necesario", manifestó

Maragall cuando los datos provisionales le daban la mayoría absoluta. Tanto el candidato socialista como

el presidente de Iniciativa per Catalunya (equivalente a Izquierda Unida en esta comunidad autónoma),

Rafael Ribo, se mostraron cautos en cuanto a la posibilidad de revalidar el pacto que posibilitó la

colaboración de ambas fuerzas en el gobierno de la ciudad. Ambos manifestaron que era preciso conocer

el resultado definitivo antes de definirse. De todas formas, Eulalia Vintró, la cabeza de la lista comunista,

reiteró ayer que si de sus votos dependiera, el nuevo alcalde será Maragall, pero que no entrarán en el

gobierno municipal si no es a través de una negociación programática. Maragall reiteró su propuesta de

llegar a un entendimiento, que no un pacto, entre el Ayuntamiento de Barcelona y el Gobierno de la

Generalitat para solucionar los variados contenciosos que mantienen ambas instituciones, aunque advirtió

que si a medio plazo no se llega a un acuerdo no dudará en actuar por su cuenta, "en defensa de los

intereses de los ciudadanos". El candidato aliancista, Enrique Lacalle, atribuyó su pobre resultado a la

falta de medios económicos en la campaña y a la fuga de votantes hacia Convergencia i Unió, "que no le

han servido para nada". "Espero que esto sirva de lección a nuestros votantes", agregó.

Jordi Pujol

Mientras el presidente de la Generalitat y líder de CiU, Jordi Pujol, se manifestaba muy satisfechos de los

resultados, tanto en Barcelona —"nos hemos acercado mucho", dijo— como en el resto de Cataluña, el

secretario de organización del PSC, Josep Mana Sala criticó la participación de Pujol en la campaña y

afirmó: "Hemos de interpretar que el electorado también se ha manifestado no votando a Pujol".

A medianoche, cuando el secretario de organización del PSC criticaba la actitud del presidente de la

Generalitat —que convocó una conferencia de prensa en la jornada de reflexión—, TV-3, que la estaba

transmitiendo en directo, interrumpió la emisión y devolvió la conexión para ofrecer unas declaraciones

de Miquel Roca.

 

< Volver