Jornada Electoral. 
 La fragmentación política sucede a la hegemonía del PNV en el País Vasco     
 
 El País.    11/06/1987.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL PAÍS, jueves 11 de junio de 1987

La fragmentación política sucede a la hegemonía del PNV en el País Vasco

EL PAÍS, Bilbao

El panorama electoral en el País Vasco cambia radicalmente, en el caso de que se confirmen

definitivamente los datos que sitúan al Partido Nacionalista Vasco (PNV) en un considerable retroceso.

Los nacionalistas pierden su hegemonía en dos de las tres capitales vascas. En Bilbao el PNV alcanza la

mayoría relativa por lo que se verá obligado a pactar la presidencia de la alcaldía con otra fuerza política.

El triunfo municipal de Eusko Alkartasuna en Vitoria, el notable ascenso de Herri Batasuna en Guipúzcoa

y la permanencia del PNV en Vizcaya explicaba la sensación de decepción generalizada que se vivía

anoche en el hotel bilbaíno en donde los nacionalistas habían instalado su cuartel general. Los socialistas

vascos, por su por su parte, se declaraban satisfechos de ser "la primera fuerza" de Euskadi en el

Parlamento Europeo. El lider de Eusko Alkartasuna, Carlos Garaikoetxea, compareció, poco después de

las diez de la noche para señalar que se mostraba contento y optimista por los resultados. "En Guipúzcoa

y Álava predecíamos el triunfo y en Bilbao sabíamos que aumentaríamos nuestra presencia en un treinta

por ciento en relación a la últimas elecciones autonómicas", dijo. Los dirigentes de HB festejaron, desde

el primer momento los datos de la consulta que le proporcionaba un escaño en la asamblea europea. En un

ambiente axhultante, Txema Montero, recién elegido eurodiputado, señalaba "que el resultado demuestra

que el independentismo en Euskadi y en otras zonas del Estado es una fuerza en crecimiento. El triunfo de

HB le permitirá desarrollar esa política de relaciones internacionales más amplia y clarificar en el espacio

europeo la realidad del conflicto político de Euskadi", dijo. Xabier Arzalluz, que no compareció ante los

informadores hasta la una y media de la madrugada, subrayó la confusión de los resultados, todavía a esa

hora, y el ascenso del radicalismo. Con rostro sereno, el presidente del PNV aseguró que su partido se

mantiene más o menos estable y destacó el hecho de que tanto Herri Batasuna como EA han conseguido

un escaño en Estrasburgo gracias a votos ajenos a Euskadi. Los semblantes eran más severos entre los

dirigentes de EE, que ofrecieron su primera valoración a las dos de la madrugada. Kepa Aulestia insistió

en el aumento de un 30% de los votos del partido respecto a las anteriores municipales, pero Mario

Onaindía no ocultó su decepción por no haber conseguido el escaño en Estrasburgo.

 

< Volver