Autor: ;Delgado, Fernando. 
   Felipe González quiere ministros más "políticos" para formar un nuevo Gobierno  :   
 La crisis podría afectar a todas las carteras del gabinete. 
 ABC.    12/06/1987.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Felipe González quiere ministros más «políticos» para formar un nuevo Gobierno

La crisis podría afectar a todas las carteras del gabinete

Madrid. Gonzalo López Alba / Femando Delgado La decisión de Felipe González de tomar las riendas

para lograr un nuevo «pacto social» pone de manifiesto, según medios gubernamentales, su intención de

proceder a una profunda remodelación del Gobierno. González quiere formar un gabinete de «políticos»,

bien respaldado por expertos en los segundos escalones.

El hecho de que Felipe González haya tenido que exponerse tres los nombres más barajados:

a la negociación con tos implicados en el nuevo «pacto social» es indicativo, según las fuentes

consultadas por ABC, de un próximo relevo de Carlos Solchaga al frente del Ministerio de Economía y

Hacienda, que iría acompañado de una profunda remodelación en toda el área económica del Gobierno.

Además, el desgaste del PSOE reflejado en los resultados de las elecciones del pasado día 10 favorece

que la remodelación alcance a casi todo ei Ejecutivo. Felipe González, según fuentes gubernamentales

consultadas por ABC, tiene intención de llevar a cabo una «profunda renovación», con cambios en la

práctica totalidad de los departamentos ministeriales, aunque ello no significa que vaya a prescindir de la

mayoría de sus hombres «de confianza», muchos de los cuales permanecen en el Gobierno desde el

mismo momento en que el PSOE ganó las primeras elecciones en 1982. La formación de un gabinente de

«políticos», capaces de conectar con las corrientes sociales, es, según las fuentes consultadas, el criterio

fundamental que persigue el presidente del Gobierno. Este criterio, que únicamente no será aplicado en

lo´s Ministerios de Defensa e Interior, se complementará con la potenciación de los segundos niveles. Así,

la política general no sufrirá grandes cambios, pero tos nuevos ministros tendrán la misión fundamental

de romper con la imagen de que «el Gobierno no conecta con la sociedad». El recambio de Carlos

Solchaga se da por hecho desde hace meses en círculos sindicales y empresariales, y con el paso de los

días ha ido cobrando fuerza en sectores de la Administración y del PSOE, donde sigue preocupando la

tensión con UGT, que subsiste a pesar de la «tregua electoral», generada bajo el mandato del actual titular

de Economía y Hacienda. Su marcha llevará aparejada, según las fuentes consultadas, la «remodelación»

del área económica. Con la marcha de Solchaga se da por segura la salida de Luis Carlos Croissier, al que

Solchaga llevó de la presidencia del INI al Ministerio de Industria, donde puede ser sustituido por Julián

Campo si Guerra no consigue imponerle como ministro de Economía. En Transportes, el presidente de

Renfe, Julián García Valverde, puede ser el sustituto de Abel Caballero. Los relevos en Interior y Defensa

son también «firmes», según las fuentes informantes. Sus titulares, Barrionuevo y Serra, respectivamente,

son claros ejemplos de «ministros cansados», que forman parte del Ejecutivo desde 1982, aunque Felipe

González no querría prescindir de su colaboración. A Barrionuevo, que desde hace más de un año quiere

ser sustituido, González le puede encomendar el Ministerio de Defensa. Barrionuevo, según algunas

fuentes, no ve con malos ojos está posibilidad y es bien acogido en los ambientes militares. Serra, por su

parte, es «un hombre polifacético», del que el presidente del Gobierno puede hacer uso para varias

misiones. Sigue siendo «el hombre del PSOE» para deshancar a Jordi Pujol de la Generalidad de

Cataluña, pero, en caso de continuar en el Gobierno, puede sustituir a Fernández Ordóñez y dar el

impulso final a las negociaciones con los Estados unidos para la reducción de su presencia militar en

España. Otro nombre barajado para esta cartera es el del actual ministro de Educación, José María

Maraváll, aunque fuentes próximas a su Departamento han manifestado a ABC que desea continuar en

Educación La salida de Barrionuevo del Ministerio del Interior abrirá «la sucesión» dentro del

Departamento, ya que Felipe González está satisfecho con la gestión desarrollada en los últimos meses.

Dos hombres «de dentro», el secretario de estado para la seguridad, Rafael Vera, y ei director general de

la Policía, José María Rodríguez Colorado, son los firmes aspirantes. Sus buenas relaciones personales

garantizan la «homogeneidad» en el Ministerio, ya que si Vera es nombrado ministro, Colorado ocuparía

seguramente su lugar. El cambio de titularidad en Interior llevará aparejada probablemente la sustitución

de Fernando Ledesma en Justicia, ya que Felipe González siempre ha mostrado especial preocupación por

conseguir «la sintonía» entre ambos Departamentos. Para sustituir a Ledesma se ha hablado, ya en

anteriores ocasiones, de Eligió Hernández, delegado del Gobierno en Canarias y juez en excedencia. Otro

candidato es el fiscal general del Estado, Javier Moscoso.

 

< Volver