Autor: Collado, Ángel. 
 Elecciones. 
 El Gobierno y el PSOE achacan a la conflictividad su retroceso electoral  :   
 "El partido ha dejado de ser hegemónico, pero es dominante". 
 ABC.    12/06/1987.  Página: 54. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

El Gobierno y el PSOE achacan a la conflictividad su retroceso electoral

>E1 partido ha dejado de ser hegemónico, pero es dominante»

Madrid. Ángel Collado

El portavoz del Gobierno, Javier Solana, y el secretario de Organización del Partido Socialista, José

María Benegas, coincidieron en achacar a la conflictividad de los últimos meses el retroceso electoral del

PSOE. La dirección del partido se reunirá probablemente el lunes para empezar a estudiar la política de

pactos con otras fuerzas en aquellos Ayuntamientos y Comunidades autónomas donde carecen de mayoría

absoluta. En el PSOE dicen no tener preferencias y destacan que, aunque han dejado de ser el partido

hegemónico, son el «dominante». En una primera valoración de los resultados electorales, los socialistas

se limitaron a «constatar» su descenso de seis puntos en el total global de las municipales y achacan esa

pérdida a la irrupción del Centro Democrático y Social, a que, en palabras de Benegas, «quizá el

electorado prefiere una representación más plural», y a que después de casi ocho años de gobernar la

inmensa mayoría de los Ayuntamientos importantes «puede existir un desgaste». Ayer añadieron los

conflictos sociales como el factor de más peso en sus pérdidas. No obstante, los dirigentes del PSOE

resaltan en defensa de sus resultados que mantienen una enorme diferencia sobre el partido situado en

segundo lugar, Alianza Popular, que ha perdido tanto como ellos, y que el CDS de Adolfo Suárez apenas

ha crecido un punto sobre su 9 por 100 de las generales. En cuanto a pactos, los socialistas se muestran

muy cautos al citar posibles aliados para gobernar en Ayuntamientos y Comunidades autónomas donde se

han quedado al borde la mayoría absoluta o son la mayoría mayoritaria, situación que se repite en casi

todas las regiones y ciudades importantes. En esta ocasión, según resaltó José María Benegas, es difícil

pensar en un acuerdo global para toda España, sistema que funcionó en los comicios de 1979 con él

Partido Comunista, entonces dirigido por Santiago Carrillo. Izquierda Unida no está representada en

algunos lugares en los que el PSOE necesita algún concejal o diputado autonómico para formar una

gobierno sólido y lo mismo ocurre con el Centro Democrático y Social, ejemplo que también puso

Benegas para ilustrar las dificultades de un acuerdo nacional con otras fuerzas. «Intentaremos garantizar

la gobernabilidad en Ayuntamientos y Comunidades autónomas con gobiernos de progreso y sobre la

base del programa del PSOE», proclamó el secretario de organización de los socialistas. Benegas recordó

que la nueva ley Electoral, si no se forman coaliciones de gobierno que garanticen una mayoría en los

Ayuntamientos, atribuye automáticamente la Alcaldía a la minoría mayoritaria. De esta forma, el PSOE

puede lograr muchas Alcaldías donde el resto de los grupos políticos no se pongan de acuerdo. El ejemplo

que puso Benegas para este caso es el de las instituciones donde la suma de AP y CDS no llegue a la

mitad más uno por la presencia de Izquierda Unida u otros grupos. A pesar de este último recurso para

mantener en la teoría casi el mismo poder municipal y autonómico del que han disfrutado hasta ahora los

socialistas, resulta evidente, según reconocen fuentes del PSOE, las enormes dificultades que supondría

en la práctica mantener esos gobiernos minoritarios con la dura oposición que se puede esperar de AP,

CDS, regionalístas e incluso con Izquierda Unida si no hay acuerdo. El único consuelo que encontraban

ayer los dirigentes del PSOE a su descenso en las elecciones -aparte de los resultados que consideran

«una clara victoria en las europeas»- residía en la similar bajada experimentada por Alianza Popular y el

hecho de que el CDS no haya podido superar más que en un punto sus resultados de las generales y en

algunas regiones y ciudades siga sin tener ninguna representación.

 

< Volver