Elecciones: Autonomías. 
 Varias autonomías dependen de un acuerdo AP-CDS     
 
 ABC.    12/06/1987.  Página: 57. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

DUDOSOS

GOBIERNO DE CENTRO-DERECHA SI HUBIESE ACUERDO

JAVIER SICILIA

Varias autonomías dependen de un acuerdo AP-CDS

Madrid

En siete de las trece Comunidades autónomas que celebraron elecciones regionales el pasado miércoles,

el Centro Democrático y Social de Adolfo Suárez se ha convertido en el arbitro de la situación al estar en

su mano el decidir quién será «I correspondiente presidente regional. Se trata de Madrid, donde la suma

de los escaños de Alianza Popular y del CDS superan a los del PSOE e Izquierda Unida juntos, por lo que

los centristas tienen en su poder la posibilidad de modificar la actual situación; de Aragón, donde los

regionalistas tienen grandes posibilidades de gobernar con un pacto con Alianza Popular, siempre que los

centristas de Suárez se abstengan; del Principado de Asturias, donde el pacto Alianza Popular CDS

desbancaría a los socialistas; de Canarias, donde sumando los votos de las agrupaciones independientes,

AP y CDS, se lograría mayoría absoluta; de Castilla y León, donde el empate de socialistas y

conservadores pone en manos de Suárez cualquier decisión; de Navarra, donde la gran dispersión del voto

permite todo tipo de alianzas, pero siempre contando con la presencia o no de Herri Batasuna en el

Parlamento regional y de lo que decidan los centristas, y. por último, de La Rioja, donde la situación es

semejante al de las demás regiones, con la clave en manos del CDS. En cuatro regiones, Murcia, Castilla-

La Mancha, Comunidad Valenciana y Extremadura, los socialistas conservan una cómoda mayoría

absoluta que les permite gobernar sin mayores problemas. En Cantabria y Baleares se mantiene la actual

situación de gobierno conservador, con la novedad de Juan Hormaechea como presidente cántabro

después de una década al frente del Ayuntamiento de Santander. Las manifestaciones públicas de los

diferentes dirigentes del CDS han sido hasta el momento en el sentido de no comprometerse con nadie e,

incluso, algunos han hablado claramente de la negativa a cualquier tipo de compromiso con otros

partidos, sean los que sean. Sin embargo, no faltan quienes señalan que el CDS llegará a pactos políticos

allí donde la gobernabilidad de la región así lo exija. Adolfo Suárez no ha hecho público ningún

comentario sobre la situación y la directiva del partido debate en estos momentos sobre la conveniencia

de llegar a pactos o practicar la abstención y permitir gobiernos minoritarios. La perspectiva del futuro del

partido de cata ajas próximas elecciones generales de 1990 es la principal preocupación de los centristas,

que están evaluando las ventajas políticas que una actitud u otra, pactos o abstención, puede reportarles.

Alianza Popular ya ha expresado su disposición al diálogo con los hombres de Suárez, pues de llegar a un

acuerdo pueden optar a la presidencia de la mayor parte de esas siete Comunidades autónomas que están

dudosas. Los programas concretos de actuación, las presidencia de los Parlamentos regionales, la

designación de los senadores de representación autonómica y el gobierno de las diputaciones provinciales

son los aspectos fundamentales en los que se podría basar una posible negociación entre conservadores y

centristas. La otra posibilidad de pactos, la que se daría entre socialistas y comunistas de Izquierda Unida,

está más o menos decidida desde el momento en que los comunistas han asegurado públicamente en

varias ocasiones que en caso de necesidad darán su voto al candidato que impida el acceso al gobierno de

los conservadores. De todas formas, esta alianza no otorga mayoría a tos socialistas en las siete regiones

en litigio y sólo permitiría crear una minoría gobernante más amplía.

 

< Volver