Resultados electorales; Ningún partido prevé pactos globales, sino más bien acuerdos coyunturales. 
 Sectores del PSOE reconocen que se ha castigado a los ayuntamientos por la labor del Gobierno     
 
 El País.    12/06/1987.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Ningún partido prevé pactos globales, sino más bien acuerdos coyunturales

Sectores del PSOE reconocen que se ha castigado a los ayuntamientos por la labor del Gobierno

GARCÍA FRANCÉS

EL PAÍS, Madrid

El PSOE reconoce que "el cúmulo de problemas sin resolver" de los últimos seis meses y el alto grado de

conflictividad social ha tenido so traducción en el descenso experimentado en su partido en estas

elecciones municipales y autonómicas. Así lo reconocieron ayer diferentes sectores del PSOE, entre ellos

el portavoz del Gobierno, Javier Solana; el secretario de organización, Txiki Benegas, y dirigentes del

partido en Cataluña. E1 secretario general de la Federación Socialista Madrileña (FSM), Joaquín Leguina,

llegó a afirmar que "se han cometido errores en todos los niveles del Estado". Los socialistas intentarán

gobernar en solitario y, en su defecto, lograr "gobiernos de progreso". Ninguna fuerza política reveló ayer

sus estrategias poselectorales, si bien dirigentes de diversos partidos reconocieron que es difícil que se

produzcan acuerdos globales. En una conferencia de prensa celebrada ayer por la mañana en la sede del

Gobierno autonómico de Madrid, del que es presidente en funciones, Joaquín Leguina expuso la siguiente

valoración: "Los socialistas hemos sufrido un retroceso importante en Madrid porque los electores nos

han pasado factura por nuestros errores, que no se han cometido sólo en los Ayuntamientos y en la

Comunidad sino en todos los niveles del Estado". Interrogado acerca de si había recibido una "bronca" de

Felipe González por los resultados electorales, replicó que no había hablado con el secretario general del

PSOE y precisó que "las broncas pueden ir de arriba a abajo o de abajo a arriba". La conflictividad social

vivida durante los últimos seis meses derivada, según se reconoce por los socialiastas, de problemas

reales "sin resolver" y el deterioro de la imagen del Gobierno, según sectores del Partido de los Socialistas

de Cataluña (PSOE), es la causa apuntada por diferentes sectores del partido gubernamentalpara explicar

el retroceso electoral. En el caso de las elecciones municipales, 6 puntos menos que los obtenidos en

1.983, y 5 puntos menos con respecto a 1.986 en las elecciones al Parlamento Europeo.

El secretario de organización leí PSOE, Txiki Benegas, señaló ver que dado que los ciudadanos

consideraban muy favorablamente la gestión de los ayuntamientos, "hay que inclinarse por pensar en la

influencia negativa que han tenido los últimos seis meses con problemas acumulados sin resolver".

Esfuerzo obligado

En esta misma línea el portavoz del Gobierno y ministro de Cultura, Javier Solana, aludió en la mañana "a

la conflictividad social que se ha registrado en el último semestre" como causa, entre otras, del retroceso.

No obstante, el secretario de organización del PSOE declaró que "ésta pérdida de apoyo popular es

coyuntural y se puede recuperar con el esfuerzo redoblado de todo el partido". Benegas y el coordinador

federal de la campaña electoral socialista, Guillermo Galeote, aportaron una información pormenorizada

de distribución de votos por provincias y Comunidades Autónomas, poniendo énfasis en el hecho de que

el PSOE aventaja en 15 puntos al segundo partido, que es Alianza Popular. Los socialistas confían en que

numerosos ayuntamientos puedan contar con alcalde del PSOE a pesar de no tener la mayoría absoluta,

ante la imposibilidad de que las otras fuerzas llegen a un acuerdo en elegir un candidato común. La

política de pactos será estudiada el próximo lunes por la ejecutiva federal y se tendrá en cuenta que

puedan formarse "gobiernos de progreso". Benegas no pudo contestar a si el CDS puede considerarse un

partido en disposición de entrar en tal fórmula dado que desconoce cuál es el programa del partido que

preside Adolfo Suárez. "No hemos averiguado durante la campaña cuales son sus programas", dijo con

ironía. Los dirigentes nacionales de Alianza Popular designaron ayer una comisión negociadora para

mantener en nombre del partido las conversaciones necesarias con otras fuerzas políticas para formar

mayorías municipales y autonómicas de centro-derecha. A la espera de la reunión que celebre el próximo

lunes la comisión permanente del comité ejecutivo nacional, y posteriormente la Junta Directiva Nacional

—máximo órgano entre Congresos—, la dirección de AP reconoció ayer en conversaciones informales

que está dispuesta a pactos diferentes en cada institución y localidad. En todo caso, las negociaciones

serán iniciadas "sin prisa", según anunció el presidente nacional del partido, Antonio Hernández Mancha,

quien apostilló: "estamos pictóricos de ilusión pero derrotados de cansados. Si yo fuera Rojas Marcos,

bastaría que me reuniera con mi mujer y unos cuantos compañeros para resolver las decisiones de futuro.

Pero Alianza Popular es otra cosa y necesitamos tomarnos un tiempo para consultar a los órganos del

partido". En una conferencia de prensa, resaltó en relación con la gestación de los posibles pactos, que "el

Centro Democrático y Social no se ha aclarado. Pero a partir de ahora deberá hacerlo". A su juicio, las

declaraciones realizadas por los máximos representantes del CDS han insisitido en expresar su resistencia

a llegar a acuerdos con AP. "Y, desde luego", sentenció, "nosotros no vamos a pedir un pacto mendican-

te". En su análisis del resultado de las elecciones resaltó que el CDS se ha convertido "en una bisagra,

dignísima, pero bisagra al fin y al cabo", sin que haya conseguido, como esperaban sus dirigentes,

duplicar el apoyo electoral que consiguieron hace un año en las legislativas. Al serle planteada por los

informadores la posibilidad de que el CDS reclame la alcaldía de Madrid para llegar a un pacto con AP en

el Ayuntamiento, el presidente aliancista replicó: "Nosotros somos flexibles, pero no de chicle".

Hernández Mancha afirmó que AP "no quiere interpretar con triunfalismo" el balance de los tres procesos

electorales llevado a cabo el miércoles y que considera que ha obtenido "un buen resultado, por cuanto ha

logrado una consolidación", tras las vicisitudes internas del último año. "AP", insistió, "se encuentra en

una posición de privilegio para ofrecer una alternativa de Gobierno". Tras reconocer que Alianza Popular

no ha canalizado al electorado del PSOE descontento con la política gubernamental, e interpretar que

"tampoco otras fuerzas lo han conseguido de forma significativa", el presidente aliancista se declaró

confiado en que "si sabemos hacerlo bien Jas cosas nos van a ir de fábula".

Fin del bipartidismo

Los resultados electorales suponen, en opinión de los representantes de Izquierda Unida, el fin del

bipartidismo en nuestro país y la recomposición del esquema político en España, a partir de cuatro

grandes fuerzas: el PSOE, AP, el CDS e IU. Gerardo Iglesias, secretario general del Partido Comunista de

España y presidente de Izquierda Unida, valoró ayer muy positivamente el "freno impuesto por el

electorado a las mayorías absolutas" y afirmó, a la vista de los resultados, que la única opción de la

izquierda real en España es Izquierda Unida. Iglesias hizo un llamamiento a todas las fuerzas de izquierda

que se han presentado a las elecciones fuera de IU para que se empeñen en lo único que hoy es posible en

la izquierda en España". Sobre la opción representada por Carrillo, el secretario general del PCE dijo, sin

nombrarle, que las urnas "han resuelto que por ese camino no se va a nada. Ahora ha quedado claro".

Acompañado por Ramón Tamames, Alonso Puerta e Ignacio Gallego, el líder comunista dijo que la única

opción electoral que ha subido "moderadamente" en términos absolutos es la coalición que él representa.

En relación a los futuros pactos poselectorales, Gerardo Iglesias no quiso aventurar ninguna novedad y se

remitió a lo manifestado a lo largo de la campaña electoral: "Donde tenemos mayoría absoluta,

gobernaremos con nuestro programa, y donde no la tenemos, ejerceremos de oposición". Sin embargo, el

presidente de ÍU dijo que se estudiarán los casos concretos, y que, en definitiva, "entre dos opciones

malas no vamos a favorecer a la peor". José Ramón Caso, secretario general del CDS, declaró que "el

portavoz del Gobierno, Javier Solana, actuando como ministro de propaganda en funciones, ha pretendido

desvirtuar la importancia del cambio político de las elecciones municipales y autonómicas celebradas

ayer. Afirmar que CDS permanece estancado, cuando ha aumentado más de 100.000 votos en relación a

las elecciones generales de 1986 y más de 1.600.000 votos respecto a las elecciones municipales de 1983,

consiguiendo 4.500 concejales y 100 parlamentarios autonómicos más, sólo puede calificarse de

falsedad". Caso agregó que "el avance de CDS contrasta fuertemente con el retroceso del PSOE, que ha

perdido millón y medio de votos respecto a las elecciones generales de 1986, y de AP que ha perdido

medio millón de votos. Además" insistió, "el PSOE entre 1982 y 1986 perdió poco más de un millón de

votos y ahora en un solo año ha perdido millón y medio de votos". Han elaborado esta información:

Anabel Diez, Lola Galán, Rocío García, Juan G. Ibáñez y Camilo Valdecantos.

 

< Volver