Autor: Manzano, Andrés. 
 Resultados electorales/Madrid: El presidente regional reconoce que su partido ha sufrido un retroceso importante en Madrid. 
 "Esperamos a que el CDS se defina, pero el pacto es muy difícil", afirmó ayer Leguina     
 
 El País.    12/06/1987.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL PAÍS, viernes 12 de junio de 1987

El presidente regional en funciones reconoce que su partido ha sufrido un retroceso importante en Madrid

"Esperamos a que el CDS se defina, pero el pacto es muy difícil", afirmó ayer Leguina

ANDRÉS MANZANO, Madrid

"El CDS tiene la llave del Gobierno regional y del Ayuntamiento de Madrid", afirmó ayer el presidente

autonómico en funciones, Joaquín Leguina, quien añadió que el pacto con AP era

imposible y que el pacto con el CDS era muy difícil, aunque no descartó por completo la negociación con

los suaristas. Leguina añadió que el PSOE seguía siendo la primera fuerza política en Madrid y que

estaban dispuestos a formar un Gobierno minoritario. Leguina reconoció el retroceso electoral, y afirmó

que los votantes habían pasado la factura por los errores cometidos en todos los niveles, no sólo en

ayuntamientos y Comunidad de Madrid.

Joaquín Leguina reconoció que su partido había sufrido un retroceso importante en Madrid, y que este

hecho había dado la llave política a partidos minoritarios, que con sólo ocho concejales en el

Ayuntamiento de Madrid y siete diputados en la Asamblea, tienen en sus manos la capacidad de elegir a

los mandatarios. [En la Asamblea, los resultados han sido de 40 escaños para el PSOE, 32 para AP, 17

para el CDS y siete para IU. En el Ayuntamiento, 24 para el PSOE, 20 para AP, ocho para el CDS y 3

para IU].

Afirmó también que el electorado había pasado factura por los errores cometidos en el ejercicio del poder,

pero no sólo en ayuntamientos y la Comunidad, sino también los del Gobierno de la nación.

Leguina declaró en otro momento que el PSOE seguía siendo la mayor fuerza política en Madrid, por lo

que "seguimos con nuestra oferta para formar Gobierno, en minoría o con algún acuerdo poselectoral".

Leguina descartó por completo la posibilidad de un pacto con Alianza Popular, y, a. la pregunta sobre un

posible pacto PSOE-CDS en Madrid, replicó a su vez, con tono muy escéptico: "¿Usted cree que el CDS

estaría dispuesto a gobernar con nosotros?".

Leguina no descartó, sin embargo, posibles pactos poselectorales, aunque repitió que estaban a la espera

de que el CDS se defina ideológicamente. Leguina manifestó, respecto al Ayuntamiento madrileño, que

desconocía las posibles pretensiones del CDS para firmar un pacto de gobierno, pero, en todo caso,

aseguró que un partido que tiene ocho concejales no puede pretender acceder a la alcaldía: "Sería un

fraude para los electores".

La hipótesis de un pacto entre PSOE y CDS en Madrid acaparó las intervenciones en la conferencia de

prensa. Joaquín Leguina se resistió a aventurar la decisión de un partido "que no se ha definido

ideológicamente". Y añadió que el CDS elegiría su política de pactos en función de sus intereses

relacionados con la política general del país. (Adolfo Suárez afirmó en varias ocasiones a lo largo de la

campaña electoral que sus máximos rivales de cara a las próximas elecciones generales eran los

socialistas). El presidente en funciones reconoció también que Juan Barranco, alcalde de Madrid en

funciones, había cosechado 80.000 votos más que él mismo en el municipio de Madrid, y añadió que la

situación en el Ayuntamiento es muy parecida a la de 1979. Por último, Leguina afirmó: "No me

importaría ser el líder de la oposición en la Asamblea, pero espero que eso no se dé. Estamos dispuestos a

negociar, pero no a traicionar nuestro programa".

Inestabilidad

En la conferencia de prensa no se mencionaron apenas los resultados electorales de Izquierda Unida (IU),

dado que los tres concejales obtenidos en el Ayuntamiento de Madrid y los siete diputados autonómicos

no bastarían, sumados a los resultados del PSOE, para alcanzar la mayoría necesaria para asegurar

Gobiernos estables. Si el CDS decide no pactar con nadie, los socialistas gobernarían en solitario, lo que

podría originar una situación de inestabilidad política, al tener la oposición en su conjunto más escaños

que el partido gobernante. Leguina expresó su deseo de que no exista inestabilidad, por el bien de los

ciudadanos.

Virgilio Cano, consejero de Gobernación en funciones, apuntó algunos datos que demostrarían que los

resultados no han sido tan malos como una primera lectura parece indicar. Cano afirmó que el PSOE en

Madrid ha ganado votos respecto a las elecciones de 1986, así como que en 25 municipios donde estaban

en la oposición han ganado por mayoría absoluta o relativa. Se resaltó también que en muchos pueblos

importantes el PSOE conserva la mayoría absoluta de concejales.

 

< Volver