Autor: Pablo, F. L. De. 
 Elecciones: En Navarra y Canarias, mayores dificultades para formar gobierno. 
 El PSOE sólo mantiene la mayoría absoluta en cuatro comunidades     
 
 Ya.    12/06/1987.  Página: 29. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

ELECCIONES

VIERNES 12 DE JUNIO DE 1987

En Navarra y Canarias, mayores dificultades para formar gobierno

El PSOE sólo mantiene la mayoría absoluta en cuatro comunidades

Madrid/F. L. de Pablo

Tras la cita con las urnas, el Partido Socialista sólo conserva la mayoría absoluta en cuatro comunidades

autónomas —Cas-tilla-La Mancha, Extremadura, Murcia y Andalucía—. Necesita pactos con Izquierda

Unida para gobernar en coalición en Madrid y Asturias y en el resto de las comunidades autónomas se

abre el camimo a gobierno» con participación de los partidos regionalistas. Mientras en Madrid se da por

seguro un pacto entre CDS y PSOE, que se repartirían alcaldía y comunidad autónoma, en Castilla-León

el partido que lidera Suárez tendrá que decidir el desempate entre el PSOE y AP. En Ceuta y Melilla, el

PSOE mantiene una mayoría suficiente, aunque necesitará el apoyo de los partidos locales para la

aprobación de los estatutos de autonomía que está pactando con AP. En Canarias y Navarra será donde se

producirán mayores dificultades para formar gobierno.

Si la pérdida de poder municipal socialista es importante, no lo es menos la sustancial rebaja que el

partido hegemónico ha sufrido en las comunidades autónomas. El PSOE sólo mantiene la mayoria

absoluta en Castílla-La Mancha, Extremadura, Murria y Andalucía.

Para gobernar en coalición, los socialistas necesitarán pactos con Izquierda Unida en las regiones de

Madrid y Asturias. En las demás regiones, salvo que el CDS o los partidos regio-nalistas dominantes

decidan apoyar al PSOE, que es el partído más castigado por los electores, se abren camino gobiernos de

coalición de centro-derecha en Aragón (PAR-AP); Canarias i CDS-AP-Partido Regionalistas Canarios: en

Castilla-León. el CDS tendrá que dirimir el empate PSOE-AP, en Madrid está claro que se impone el

pactó CDS-AP para intercambiar alcaldía por gobierno de la comunidad autónoma: en Rioja, también AP

y CDS pueden integrarse con el Gobierno regional, de no decidirse el Partido Regionalista Riojano

apoyar al PSOE. Pactos que también si-rán necesarios en ia coiiumidad valenciana, si Unión Valenciana

decide unirse con AP.

La «piedra de Navarra»

De nuevo Navarra, como dijo un día Carlos Garaicoechea, es, con el País Vasco, la «piedra en el

zapato nacional» Ni la suma de los votos de las distintas opciones de centro-derecha o centro-izquierda,

excluyendo a los abertzales, permiten un gobierno estable en el viejo reino. Si. constituido el Parlamento

foral, se vuelve a proponer presidente a! cabeza de lista del primer partido, las negociaciones para formar

gobierno y ios sucesivos ensayos de investidura pueden tener a Navarra durante meses, como ocurrió en

e! 83, con un gobierno en funciones. Precisamente ahora que a Navarra le urge completar la asunción de

las competencias que le faltan.

Lucha contra el centralismo

Esta cuestión del nivel de competencias va a enfrentar al Gobierno central con los nuevos gobiernos que

se constituyan en las comunidades autónomas que no estén bajo el dominio socialista, y que ahora serán

18 de las 17. El progreso de los partidos regionalistas en Navarra. Canarias. Baleares, Aragón y Valencia

abrirá una nueva fase de regateos con el poder centra! y se resucitará la dinámica de lo que para unos

supone el victimismo y para otros la lucha contra el renovado centralismo

En Ceuta y Melilia, próximos a dotarse de estatutos de autonomía, el PSOE mantiene una mayoría

suficiente, aunque necesitará el apoyo de los partidos locales para la aprobación de los correspondientes

estatutos de autonomía que está pactando con Alianza Popular.

Feudos regionales de AP

El partido que lideraba Manuel Fraga, aunque también ha perdido unos 900.000 votos y ha sufrido

algunos reveses en determinados municipios gallegos como Santiago, mantiene el poder autonómico

sobre Cantabria y Baleares y es posible que consiga sujetar las presiones que se están haciendo para que

Fernández Albor se quede en minoría en Galicia por los abandonos de sus propios diputados. Cantabria y

Baleares se convierte así. con Galicia, en los feudos regionales de AP, gracias al tirón de sus candidatos a

presidentes.

En Castilla-León, a pesar de la peripecia de Martín Villa, la presentación del PDP. el aumento neto del

CDS en todas las capitales de provincia de esta región y de la comparecencia de la solución independiente

en Burgos y en León, donde han conseguido las alcaldías, Alianza Popular ha logrado en esta comunidad

empatar en votos con el PSOE, lo que supone un claro triunfo del candidato aliancista. José Maria Aznar,

quien representa esos nuevos tiempos que el presidente de AP. Antonio Hernández Mancha, no ha

conseguido vender a nivel nacional, aunque AP haya progresado también en Andalucía.

Feudo cordobés

La pérdida por Izquierda Unida de¡ feudo cordobés y e! aumento de votos del PSOE 0:1 la ciudad califal,

reflejan que los nuevos ropajes con los que se presenta el veterano PCE pueden ser refugio de los progres

carrozas y de una parte de los obreros cabreados con el PSOE o de posmodernos y marginados, pero la

coalición nucleada por e! PCE no alcanza el poder, ni tampoco fuerza suficiente para controlarlo, salvo si

se alia con el PSOE en Asturias y Valencia.

 

< Volver