Autor: Vicente, Pedro. 
 Campaña electoral para el Congreso y el Senado. Segovia. 
 Tradición caciquil secular     
 
 El País.    14/06/1977.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Tradición caciquil secular

PEDRO VICENTE, Segovia.

En Ávila y Segovia, provincias mínimamente industrializadas y de estructura básicamente agrícola, el

caciquismo constituye una tradición secular. Pueden dar fe de esta afirmación los partidos y candidaturas

de izquierda, las más activas en cuanto a campaña electoral. La inmensa mayoría de los actos, en ambas

provincias, del PSOE, PSP, PCE o Unitarios han contado con la estrecha observancia de los agentes de la

red caciquil, así como con el desmedido celo legal por parte de los alcaldes. En algunas ocasiones locales

particulares previamente contratados han sido más tarde denegados por sus dueños sin mayores ex-

plicaciones, mientras que las dificultades para realizar propaganda han sido notables. El aparato del

Movimiento y los alcaldes de los municipios reparten su simpatía, en algunos casos, en colaboración

directa con Centro y Alianza. En Segovia la mayor parte del personal de la antigua Delegación de la

Juventud se ha transformado en asalariada de Alianza Popular, en cuya tendencia se supone la inscripción

ideológica del gobernador civil. En Avila, por el contrario, es el Centro quien cuenta con mayores

simpatías entre gobernador y alcaldes, mientras Alianza Popular, cuya campaña publicitaria es más

ostentosa, constituye una pequeña familia, con importantes vinculaciones económicas y caciquiles,

denominada popularmente Alianza Familiar. Como nota curiosa cabe reseñar la carta que el combatiente

y ex presidente de Enagás, Luis Valero Bermejo (Alianza Nacional del 18 de Julio), ha dirigido a los

distribuidores abulenses de Butano, al objeto de colocar pegatinas de su candidatura en las bombonas. En

Segovia, donde por falta de reconocimiento de una sola firma no fue admitida la candidatura de la

Agrupación Electoral de los Trabajadores, no pasó inadvertida la inicial no proclamación de la

candidatura al Congreso del PSOE. La sentencia de la Junta Electoral Central, en la qué se aplicó, por vez

primera, el pacto electoral de derechos civiles y políticos, califica de prueba diabólica la exigida a uno de

los candidatos, en el sentido de mostrar que no ejercía cargos ministeriales.

Alianza Popular ha mostrado poco interés por los actos públicos, pero ha mantenido almuerzos y cenas

con las personas más influyentes de cada comarca. Por su parte, el Centro, cuya campaña electoral

alcanza niveles obsesivos, cuenta entre sus candidatos con los dos presidentes de la Diputación a lo largo

de los seis últimos años.

 

< Volver