Autor: Marín, Joaquín . 
 Campaña electoral para el Congreso y el Senado. Malaga. 
 Escasos incidentes     
 
 El País.    14/06/1977.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

MALAGA

Escasos incidentes

JOAQUÍN MARÍN, Málaga

A sólo un día de las elecciones generales, cabe decir que la campaña electoral no ha registrado en Málaga

mayores incidentes. Se han sucedido los actos públicos en toda la provincia y la presencia en Málaga de

destacados líderes nacionales de los distintos partidos. Las autoridades provinciales se han mantenido al

margen en todo el proceso: no ha habido ninguna queja por parte de los partidos políticos, en relación con

el gobernador civil ni con el presidente de la Diputación. El primero, Enrique Riverola Pelayo, no se deja

ver en estos días en ningún acto público, sino que permanece en su despacho oficial atendiendo los

asuntos de su competencia. Lo mismo podría decirse del presidente de la Diputación, Francisco Cabeza

López, que fue subjefe provincial del Movimiento y a quien la opinión pública cataloga como falangista.

Es evidente que ambos tienen muy claras sus preferencias políticas, pero la verdad es que de ninguno de

los dos se conoce actuación pública a favor de tal o cual candidatura. Por lo que respecta a la provincia,

las cosas cambian. No es que haya habido una excesiva participación de los alcaldes: pero se han

dado casos concretos que no hablan demasiado bien de su amor a la neutralidad. El de Marbella, por

ejemplo, Francisca Cantos Gallarjo, ha declarado en un periódico local que es franquista y joseantoniano

y que cumple las directrices del Gobierno «sólo por sentido de la disciplina». Días pasados, se celebraba

en Marbella un mitin del Partido Socialista Obrero Español en el campo de fútbol. A la misma hora tenía

lugar la cabalgata oficial de ta feria, que pasó varias veces por el exterior del campo de fútbol. El ruido de

las bandas de música impedía escuchar a los oradores y varios miembros del servicio de orden salieron

para pedir que cesara la música. Estaba presente elalcalde y se originó una discusión entre él y los

miembros del servicio de orden que habían salido para pedir silencio. Al final, el alcalde mandó a la

policía municipal que detuviera a los socialistas quienes, más tarde, cumplidos los trámites legales, fueron

puestos en libertad por el juez. Otros incidentes de menor cuantía se han producido en diferentes

localidades de la provincia como consecuencia del reparto de locales gratuitos para la celebración de los

mítines.

 

< Volver