Autor: Ramírez, Pedro J.. 
 100 españoles para la democracia: Parlamento ABC. 
 Telón de fondo: Las normas electorales  :   
 Almuerzo con Gil-Robles (hijo), Rafael Árias Salgado, Javier Tusell y Gabriel Elorriaga. 
 ABC.    17/03/1977.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 38. 

ABC. JUEVES 17 DE M A R Z O DE 1977. PAG. 10.

100 ESPAÑOLES PARA LA DEMOCRACIA: Parlamento ABC

TELÓN DE FONDO: LAS NORMAS ELECTORALES ALMUERZO CON GIL-ROBLES (HIJO),

RAFAEL ARIAS SALGADO, JAVIER TUSELL Y GABRIEL ELORRIAGA

(Las normas electorales son un tema caliente, y nuestros invitados de hoy auténticos expertos en ese área.

Dos de ellos —Rafael Arias Salgado y José María Gil-Robles y Gil-Delgado— incluso fueron

interlocutores directos del Gobierno en su negociación. La conversación queda centrada desde el primer

momento por el imperio de la actualidad.)

José María Gil-Robles Gil-Delgado (secretario general de la «Federación Popular Democrática»), Gabriel

Elorriaga (presidente de «Reforma Democrática de Madrid»), Rafael Alias Salgado (dirigente del

«Partida Socialdemócrata») y Javier Tusell (historiador y militante de la «P. P. D.») asistieron ayer al

almuerzo número diecisiete de los organizados por A B C al hilo de la serle «Cien españoles para la

democracia».

En representación de ABC estuvieron presentes el presidente de Ta Junta de Fundadores de «Prensa

Española»,. Torcuato Lúca de Tena; el director, José Luis Cebrián; el redactor-jefe, Ignacio Ramos; el

jefe de la Sección Nacional, Ángel Antonio González, y los redactores Roberto Velázquez, Pedro J.

Ramírez, Luis Peiró, Miguel Ángel Nieto y Teodoro Naranjo, y el jefe de Relaciones Públicas de «Prensa

Española», Rafael Muñoz Lorente.

ARIAS SALGADO. — Las normas electorales me parecen bien en su conjunto. Veo el tema del Senado

como su quiebra principal. Vamos a tener dos Cámaras muy distintas la una de la otra.

TUSELL.—También registraría un error previo: el número insuficiente de diputados. En Italia hay easi el

doble. (Entre bromas y veras.) Yo no sé si es que no cabrían más...

ARIAS SALGADO. — El primer criterio fue el de que hubiera un diputado por cada cien mil habitantes.

El segundo criterio, o mejor, la segunda justificación, que, efectivamente, en sesión conjunta de las dos

Cámaras no caben más de seiscientos. Hubo un momento en que s« pensó aumentar el número de

diputados, pero el proyecto ya estaba en el Consejo Nacional para su informe.

(¿Qué es lo que no1 está aún decidido?, pregunta uno de los presentes. Sigue respondiendo Arias

Salgado.)

ARIAS SALGADO. — Entre otras cosas, si va a ser o no posible presentarse por varias listas. En el

primer caso el que saliera elegido por varios tendría que optar por una sola y su puesto quedaría cubierto

en las demás por el candidato siguiente. Es una forma Ae reforzar la influencia de los. partidos y, sobre

todo, de reforzar su liderazgo.

TUSELL.—En las elecciones del 31 Lerroux se presentó por siete sitios.

ARIAS SALGADO.—(Comentando la necesidad de arraigo de los candidatos.) Para el Senado se va a

exigir tener alguna vinculación con la provincia por la que uno se presente. Se entiende que los senadores

representan a las provincias. Los diputados representan opciones ideológicas y no hará falta relación

alguna.

TUSELL.—De todas formas, las encuestas no parecen favorables a los candidatos cuneros venidos de

Madrid.

ARIAS SALGADO.—Una cosa son las encuestas y otra el electorado.

«SI SUAREZ SE PRESENTA...»

´Se habla de la posible afluencia electoral)

ARIAS SALGADO.—Calculo que será parecida a la del referéndum.

TUSELL.—Pero como la clase política siga haciéndolo tan mal como hasta ahora, terminará provocando

la irritación del electorado.

(Surge el tema de las listas Independientes.)

ARIAS SALGADO.—Esa es una baza que se reserva el presidente.

ELORRIAGA.—Creo que lo de menos es que se presente o no se presente. Supongamos que lo -hace y

que sale por Avila. Lo fundamental es si continúa o no al frente del Gobierno.

GIL-ROBLES.—No estoy de acuerdo. Porque para seguir siendo presidente no es lo mismo estar en el

Senado por designación del Rey que ser diputado elegido.

_ ARIAS SALGADO.—Pero, según esa teoría, lo más- que podría aportar él serían setenta mil votos por

Avila, mientras Fraga consigue millones a nivel nacional.

TÚSELE.—Si Suárez se presenta lo hará al frente de una coalición electoral.

(¿La «Federación Social Independientes?, se pregunta.)

GIL-ROBLES.—No. eso no lo ha montado él.

TUSELL.—Suárez practica la virtud política del coqn°teo.

ARIAS SALGADO (pasando del presidente al ministro de la Gobernación). — yo creo que Martín Villa

no se presenta.

GIL-ROBLES.—Para salir por León ya tiene a su hermano. Y creo que Reguera tampoco irá por Segovia

porque puede no salir. Otra cosa es don Landelino, que hará un aterrizaje por zonas que yo me sé.

ELORRIAGA.—Las últimas impresiones eran que Landelino pasaría a ser vicepresidente.

ARIAS SALGADO.—Yo creo que el «inner cabinet» se queda. "Y «1 «inner cabinet» son Landelino,

Martín Villa, Oreja y Osorio.

GIL-ROBLES.—Alfonso pinta ahí bastante poco. Es un vicepresidente que no ejerce.

«DE FORMA CONSTRUCTIVA, DE FORMA DESTRUCTIVA»

(La dimisión de José María Gil-Robles como presidente de la «F. P. D.» es explicada por sai hijo.)

GIL-ROBLES.—Era una decisión que venía preparando hacía tiempo. La campaña le habría obligado a

un esfuerzo muy. grande. No es lo mismo dar un mitin á la semana que dar diez. Pero, sobre todo, él

quiere la unidad demócrata cristiana, y no desea que se le siga utilizando como pretexto.

ELORRIAGA.—Pocas veces un político ha cosechado tantos v tan variados testimonioe de adhesión.

TUSELL.—Es un animal político irrepetible. De los mejores que este país ha dado a la historia,

contemporánea.

(¿Queda ahora libre el camino de la unidad demoeristiana?)

GIL-ROBLES.—Hemos empezado unas conversaciones que queremos mantener lo más discretas posible.

No suelo ser muy omtinrata, pero creo >¡ue podemos conseguir la mudad.

ARIAS SALGADO.—La unidad demo-crisíiana puede hacerse de forma constructiva y df forma

destructiva. La primera opción implica no hacer saltar el «Centro Democrática». Todos sabemos cuál es

la fuerza real de todos ios partidos democráticos. El «Centro Democrático» tien´´ mayores posibilidades

de cubrir un espectro sínfito qne la «Democracia Cristiana» por sí sola. Sería un mal servicio al país

torpedear la operación.

«NO SE CONFORMA CON QUE LO NOMBREN DUQUE»

(Se habla de !os líderes de un potencial gran partido democratacristiano, y Gll-Robles descarta

taxativamente a Silva, Monreal y Osorio. Algunos de los presentes disienten de sus planteamientos.

ARIAS SALGADO.—¿Y cómo puede concebirse en la España de ahora una «Democracia Cristiana»

separada del iCen-tro Democrático»? Ahí es dónde te quería Iterar.

(Vuelve a plantearse el tema de si continuará o no el Gobierno tras las elecciones. El almuerzo concluirá

al cabo de un rato en un clima de gran cordialidad).

ELORRIAGA.—Hay que distinguir al Gobierno del presidente. El Gobierno se sostiene difícilmente con

muletas. Es razonable la supervivencia del presidente, pero no así la del Gobierno.

TUSELL.—Suárez sobrevivirá. Como decía Carrero en su carta a Fernán, los. políticos no son ángeles, y

don Adolfo Suárez no se conforma con que le nombren daqae.—Pedro J. RAMÍREZ. Foto: T.

NARANJO.

 

< Volver