Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Ayer, cara y cruz del autonomismo. 
 El Congreso ratificó los estatutos vasco y catalán     
 
 ABC.    30/11/1979.  Página: 1,5. Páginas: 2. Párrafos: 18. 

EL CONGRESO RATIFICO LOS ESTATUTOS VASCO V CATALÁN

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) Ayer, a las ocho en punto de la

tarde, quedaba ratificado por el Pleno del Congreso de los Diputados el Estatuto de autonomía del País

Vasco: al aparecer en los tableros electrónicos el resultado de la votación —298 votos a favor; ocho en

contra y 11 abstenciones— estalló en el hemiciclo una clamorosa y prolongada ovación, que no fue

unánime porque los diputados de Coalición Democrática —excepto el señor- Aréilza, que sí aplaudió—

no se sumaron a esta manifestación de júbilo, como tampoco lo hizo don Blas Piñar, de Fuerza Nueva, v

algún otro diputado, pues fueron 19 los que no apoyaron el Estatuto con su voto.

Poco antes de las diez de la noche el Pleno ratificaba también el Estatuto de autonomía para Cataluña, con

un margen aún mayor que en el vasco: 303 votos a favor, uno en contra y 13 abstenciones. Una nueva

ovación siguió a la votación y otra vez los diputados de Coalición Democrática —salvo los señores

Areilza y Senillosa— no se unieron a los aplausos, así como tampoco don Blas Piñar —que fue el único

que votó en contra— y el señor Sagaseta.

La sesión de la tarde había sido convocada para las cinco. Se inició con media hora de retraso. Abierta la

sesión por el presidente y anunciado que se iba a proceder a la ratificación del Estatuto vasco, el portavoz

de UCD, señor Jiménez Blanco, solicitó la palabra para una cuestión de orden.

EN EL PLENO DEL CONGRESO FUERTE TENSIÓN ENTRE UCD Y PNV POR EL TEMA

NAVARRO

Lo que hizo fue solicitar media hora de aplazamiento o que la sesión continuará ocupándose de los

Presupuestos Generales del Estado durante una hora para pasar luego a la ratificación de los Estatutos.

Solicitada por el presidente la opinión de los demás Grupos, se opuso rotundamente el señor Fraga, de

Coalición Democrática, apoyado por el señor Gómez de las Roces, del Grupo Mixto. Todos los demás

Grupos entendieron que «por razones de cortesía parlamentaria» debería accederse a la petición del

Grupo centrista. El presidente señor Lavilla otorgó el aplazamiento.

¿Por qué esa media hora de suspensión? Sencillamente, porque las declaraciones del diputado de UCD

señor Pegenaute —que ayer recogíamos en la página 12— habían motivado recelos en el PNV y mientras

no se aclarara el criterio del Gobierno en torno a los referendums de incorporación de Navarra al País

Vasco, no estaban dispuestos a emitir su voto e incluso cabía la posibilidad de que se ausentaran del

hemiciclo. Todo se arregló en la media hora de espera. Y a las seis en punto comenzaba de nuevo la

sesión con las intervenciones de los representantes de los distintos Grupos parlamentarios, para fijar sus

posiciones respecto al Estatuto vasco. Fueron exposiciones importantes de las que, lógicamente, sólo

podemos recoger una apretada síntesis:

GRUPO ANDALUCISTA.—El señor Rojas Marcos señaló que esta jornada histórica es «preocupante»

para Andalucía, que tiene que seguir esperando su Estatuto. Tras felicitar al pueblo vasco señaló los

motivos de desacuerdo del Partido Andalucista con el texto del Estatuto para Euzkadi. Pidió para el

pueblo andaluz una autonomía de la misma calidad y terminó expresando su esperanza de que el Estatuto

vasco acabe con la gangrena del terrorismo.

SOCIALISTAS VASCOS.—Ocupó a continuación la tribuna el señor Benegas: «La Constitución, que

para algunos era antivasca y centralista —dijo—, ha permitido la aprobación de un Estatuto como el de

Guernica.» Afirmó que con esta aprobación se abre «un horizonte lleno de posibilidades y esperanzas,

pero también plagado de dificultades que será necesario superar». «Euzkadi —dijo también— se está

hundiendo alarmantemente a causa del terrorismo, de la grave crisis económica, del deterioro de la

convivencia social y del radicalismo político, demagógico y desestabilizador. Hace falta un Gobierno

vasco fuerte, que ponga orden en Euzkadi y afronte con valentía los problemas del terrorismo y la crisis

económica, principalmente.»

Lamentó que el terrorismo no pueda desaparecer de manera inmediata como lo demuestra el reciente

asesinato de tres guardias civiles. «Hay que acabar con la muerte en Euzkadi», afirmó. Se refirió a los

controles policiales, a los errores que algunas veces cometen las FOP, .a la existencia de presos vascos, y

añadió que todo eso no existiría si no existiera el terrorismo.

PARTIDO NACIONALISTA V A S C O.— En nombre del PNV intervino el señor Arzallus quien

rebatió las manifestaciones del señor Pejenaute. afirmando que se respetará totalmente la plena libertad de

Navarra, por parte de los vascos, y que el voto de Navarra nunca será un «voto a ciegas». Votará sabiendo

a dónde va, cómo y en qué circunstancias. Insistió en que el según, do referéndum sobre el Estatuto

modificado se votará por el conjunto de las cuatro provincias. Condenó el atentado contra los tres

guardias civiles en Azpeitia y lo atribuyó a quienes no tienen interés en que se logre la autonomía, porque

saben que es el final de la violencia. «Condenamos esos hechos. Preferiríamos conseguir el Estatuto unos

años más tarde, mejor que antes con sangre. Este Estatuto es la puerta de la pacificación.»

MINORÍA CATALANA.—En nombre de este Grupo, el señor Pujol felicitó al País Vasco y deseó que su

Estatuto sea instrumento para la recuperación de las libertades, para la reconstrucción y la pacificación de

Euzkadi.

GRUPO MIXTO.—Por el Grupo Mixto intervinieron dos representantes: los seño-res Bandrés y Aizpún.

El primero anunció que el señor Sagaseta se abstendría. Destacó la importancia histórica de esta sesión.

Condenó el terrorismo y deseó la pacificación de Euzkadi, criticando también, las actuaciones de las

Fuerzas de Orden Público que no ayudan —dijo— a lograr esa paz. Lamentó que en esta sesión no

pudiera votar su gran amigo Javier Rupérez y pidió a quienes lo retienen que le permitan volver

inmediatamente a su hogar sano y salvo, «confiando en que los poderes públicos atenderán lo que de justo

y equidad tienen sus peticiones. Subrayó que muchos han querido convertirle en chivo expiatorio y en

víctima del antiterrorismo. Mi mejor compensación —terminó— es el calor del abrazo cariñoso que he

recibid_o, hace unos momentos de la madre de Javier Rupérez.»

El señor Aizpún anunció que el señor Gómez de las Roces se abstendría y en representación de Navarra

afirmó la personalidad indiscutible de esta tierra y anunció su voto contra el Estatuto porque se Ha

negociado sobre Navarra sin la presencia de Navarra; se ha previsto la entrada de Navarra en el Estatuto,

pero no la posibilidad de salida. Afirmó que el_Estatuto vasco es incompatible con el régimen foral de

Navarra por su origen y su naturaleza.»

COALICIÓN DEMOCRÁTICA.—El portavoz, don Manuel Fraga, después de anunciar la libertad de

voto en que ha quedado su grupo, manifestó que se opondrían por nueve razones, entre las que pueden

destacarse éstas: «El Estatuto vasco no habla en ningún momento de España como nación de todos e

indivisible. Los señores Garaicoechea y Bandrés lo han interpretado como un paso hacia la

autodeterminación

• La discrepancia entre ambos grupos retrasó media hora la ratificación del Estatuto vasco de autonomía

y la independencia, que en modo alguno estamos dispuestos a tolerar», dijo. «Toda esperanza de que su

aprobación vaya a suponer la paz en el País Vasco está claramente descartada por los acontecimientos.»

Hizo una alusión a los autodenominados «abogados de revolucionarios», que motivó un pateo en la zona

del PNV. Añadió que el Estatuto vasco «es una amenaza para la estabilidad de otras partes de España,

singularmente Navarra». Terminó formulando los mejores deseos para «1 País Vasco y su vuelta a la paz,

a la Ley y a la solidaridad con todos los pueblos de España».

SOCIALISTAS DE CATALUÑA.—El señor Verde y Aldea anunció el voto favorable, entre otras

razones porque con esté Estatuto se estructura por primera vez la nueva España de las autonomías.

GRUPO COMUNISTA.—«Debemos ser capaces de aislar al terrorismo —dijo «1 señor Solé Tura— que

ya no ataca sólo a las Fuerzas Armadas, sino también a loa trabajadores. El Estatuto vasco —dijo— es la

única solución para los problemas vascos. Pero no es una panacea. Hay que llenarlo de contenido.

SOCIALISTAS DEL CONGRESO.—Tras anunciar el voto afirmativo, don Alfonso Guerra pidió la

libertad de Javier Rupérez y anunció que su Grupo no aceptará el uso abusivo de los suplicatorios.

Respecto al Estatuto afirmó que su contenido es suficiente, con unas cotas de autonomía que hace meses

eran inimaginables.

Mientras estaba en el uso de la palabra el secretario del Partido Socialista entró en el hemiciclo y ocupó

su escaño en el «banco azul» el presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez, que había estado ausente

hasta ese momento.

GRUPO CENTRISTA.—Cerró las intervenciones, en nombre de UCD, el diputado centrista por Álava,

don José María Viana, que condenó duramente al terrorismo cruel, despiadado y asesino, que con un

nuevo y triple crimen ha ensombrecido este acto trascende n t a 1. Calificó al terrorismo de principal

enemigo de la consolidación de la democracia. Pidió la inmediata libertad de Javier Rupérez y afirmó que

el Estatuto vasco no es obra de separatistas, sino ale todos los que quieren lo mejor para la tierra vasca

VOTACIÓN.—Tras la intervención del señor Viana, el presidente anunció la votación, que finalizó con

el resultado que se índica al comienzo de estas líneas. El presidente Suárez abandonó el «banco azul y se

acercó a los escaños ocupados por los diputados del PNV, a los que felicitó cordialmente.

Según las listas ofrecidas por el ordenador electrónico —salvo posible errores— lo» votos en contra

correspondieron a los_ señores Pinar y Aizpún, del Grupo Mixto; Carro, Fraga, Portanet. Tejada, De la

Vallina y señora Fernández España, de Coalición Democrática, y se abstuvieron los señores Gómez de las

Roces y Sagaseta, del Grupo Mixto; Rojas Marcos, Aguilar, Arredonda y Pérez Ruiz, andalucistas;

Osorio, de Coalición; Pejenaute y Sanjuán Borda, de UCD (Navarra); el comunista Ramos Mercader, y

Ramos Molíns, de Socialistas de Cataluña.

Se concedió media hora de descanso antes de entrar en el debate sobre el Estatuto de Cataluña.

 

< Volver