Ratificados en el Congreso los estatutos vasco y catalán. Rupérez fue recordado por Bandrés, Guerra y Viana. 
 La aprobación del estatuto vasco rompió la tensión parlamentaria     
 
 Diario 16.    30/11/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 28. 

NACIONAL

30-noviembre-79/Diario16

RATIFICADOS EN EL CONGRESO LOS ESTATUTOS VASCO Y CATALÁN

Rupérez fue recordado por Bandrés, Guerra y Viana

La aprobación del Estatuto vasco rompió la tensión parlamentaria

En un ambiente tenso por las declaraciones efectuadas el día anterior por el diputado de UCD-por

Navarra Pedro Pegenaute con respecto a la reforma del Estatuto vasco en caso de la incorporación de

Navarra y con recuerdo para Javier Rupérez, secuestrado hace diecinueve días por ETA (p-m), se aprobó

ayer por gran mayoría el texto del Estatuto de autonomía para el País Vasco.

Madrid - El inicio de la sesión necesitó ser aplazado en más de media hora para que se eliminaran los

recelos planteados por el Partido Nacionalista Vasco, tras las declaraciones del centrista navarro, Pedro

Pegenaute, con respecto a la interpretación del artículo 47-2 del texto aprobado y que se refiere a la forma

en que deberá celebrarse el referéndum para una posterior modificación del Estatuto de autonomía vasco.

Una vez reiniciada la sesión, se procedió al debate del texto por parte de los diferentes grupos

parlamentarios, tras lo cual se procedió a votar con el resultado favorable al texto aprobado por

referéndum en Euskadi el 25 de octubre pasado, de 298 votos favorables, ocho negativos y once

abstenciones.

A excepción de los miembros de Coalición Democrática,, salvo Areilza, y de algunos del Grupo Mixto,

todos los´ parlamentarios acogieron el resultado de la votación con un aplauso y felicitación efusivamente

a los miembros del Partido Nacionalista Vasco.

En las horas que antecedieron a la sesión, los parlamentarios del PNV manifestaron su intención de no

ratificar el texto del Estatuto vasco si UCD no desautorizaba públicamente las declaraciones de su

diputado por Navarra.

Los peneuvistas consultaron, vía teléfono, en diversas ocasiones con su presidente, Carlos Garaicoechea,

al tiempo que mantenían contactos con el ministro de la Presidencia, José Pedro Pérez-Llorca,

interlocutor ya en otras ocasiones con los nacionalistas vascos.

Quitar hierro

En todo momento se trató de quitar hierro al asunto y, posteriormente, en la Cámara, a la hora del debate

sobre el texto autonómico, tanto el PSOE como el PCE y Euskadiko Ezkerra se manifestaron en favor de

la interpretación del PNV del apartado mencionado, incluso Jesús María Viana, al hablar en nombre de

UCD, indicó que el texto estaba suficientemente claro y que lo más importante era respetar la voluntad de

los navarros libremente expresada.

Con estas tensiones se llegó a la hora de dar comienzo el debate, sin la presencia en el hemiciclo, aunque

sí en el Palacio del Congreso, de los representantes nacionalistas vascos. Antonio Jiménez Blanco, por la

Unión de Centro Democrático, pidió al presidente del Congreso que suspendiera la sesión por media hora,

ya que había razones de importancia.

Tras una explicación de los diferentes grupos parlamentarios sobre su opinión acerca de esta suspensión,

contra la que únicamente se pronunció Manuel Fraga, Landelino Lavilla decidió suspender la reunión

hasta las seis de la tarde.

Reanudado el Pleno, ya con la presencia del grupo parlamentario vasco, se dio paso al debate,

interviniendo en primer lugar el representante del Grupo andalucista, Alejandro Rojas Marcos, quien

defendió su voto de abstención al Estatuto vasco, «ya que es la mejor manera de felicitación al pueblo

vasco y de expresar mi preocupación por lo que vaya a ocurrirle al pueblo andaluz».

Es una esperanza

El secretario general del PSE-PSOE, José María Benegas, en representación de Socialistas Vascos,

manifestó su satisfacción por el acto, ya que en el Estatuto de autonomía «es la esperanza de que puedan

resolverse los gravísimos problemas que tiene planteados la sociedad vasca».

Benegas destacó que «este acto es de justicia con un pueblo, cuya traumática, dura y difícil existencia, ha

estado marcada por situaciones dramáticas de sojuzgamiento y de múltiples incompresiones y errores».

Al igual que Rojas Marcos, Benegas se refirió también al atentado que costó la vida a tres guardias civiles

la noche del miércoles, «11 la localidad guipuzcoana de Azpeitia, y señaló que «para desgracia de todos

hay que prever que la violencia y el terrorismo no desaparezcan en Euskadi después de la entrada en vigor

de este Estatuto».

El secretario general de PSE finalizó su intervención en defensa del Estatuto de Guernica diciendo que

«para los socialistas vascos, a pesar de las dificultades, a pesar de los gravísimos problemas que tiene

planteados nuestro pueblo, a pesar de la desmoralización que produce el atentado terrorista perpetrado

ayer, hoy se cierra una página de la historia del pueblo vasco y se abre una puerta a la esperanza».

La suspicacias de Arzallus

Xabier Arzallus subió a continuación a la tribuna para, durante más de once minutos, exponer sus razones

para el voto favorable al Estatuto vasco, y cuáles habían sido sus motivos para recelar tras las

declaraciones el día anterior de Pedro Pegenaute.

Arzallus comenzó exponiendo que el hecho autonómico no era nuevo, como tampoco era nueva en la

Cámara «crear suspicacias. Vivimos en plena suspicacia. Hay quienes nos ven dentro de cinco años en la

independencia, por medio de este trampolín que es el Estatuto. Otros nos vemos en el mismo plazo de

tiempo volviendo a la situación anterior, quedándose en pura forma el proceso autonómico».

Si de algo hacemos gala es de cumplir nuestra palabra - dijo el diputado nacionalista-. Como ejemplo, ahí

está el Gobierno vasco en el exilio, que aunque tuvo tentaciones de crear un Gobierno independiente, se

mantuvo siempre firme a la República y nunca lo hizo. Al igual que desaparecerá una vez recobrados los

derechos que se contienen en este Estatuto.»

Xabier Arzallus expuso su visión sobre el artículo objeto de polémica con la UCD de Navarra e indicó

que «el refrendo de Navarra no se hará a ciegas, sino sabiendo adonde se va».

Sobre la violencia de Euskadi, Arzallus suscribió las palabras pronunciadas anteriormente por José María

Benegas, ya que a los grupos que la practican «no les interesa la autonomía porque es el camino hacia el

final de la violencia. Preferiría alcanzar la autonomía años más tarde, sin violencia, que más pronto con

sangre».

El representante de la minoría vasca finalizó sus palabras sentenciando que «no podemos ir en este

camino cada uno por su lado. O vamos todos juntos adelante, o nos hundimos todos juntos».

Tras las palabras del representante de la minoría catalana, Jordi Pujol, que felicitó al pueblo vasco por su

autonomía al tiempo que se sentía orgulloso de la lograda para Cataluña, intervino el diputado por la

coalición vasca Euskadiko Ezkerra, Juan María Bandrés.

Bandrés: No se construye matando

En primer lugar Bandrés manifestó, en representación de su compañero del grupo mixto Fernando

Sagaseta, que éste se abstendría, ya que el texto que se sometía a votación no reconocía su derecho a la

autodeterminación. Por su parte, Heribert Barrera indicó que votaría afirmativamente.

Juan María Bandrés suscribió las palabras de Arzalluz sobre la posible interpretación restrictiva del

Estatuto vasco y definió este texto como «un cheque valioso, pero que necesita de un apoyo al ir a

cobrarlo al banco».

• «Es necesario rellenar de contenido los artículos del Estatuto y y no sólo de forma verbal.» «Es cierto —

añadió el diputado vasco— que la autonomía no se construye matando guardias civiles ni otras personas y

una vez más condeno estos atentados. Pero no se consigue tampoco con consejos de guerra contra

militantes de partidos parlamentarios; ni calumniando, ni deteniendo por lista como en los peores

tiempos, ni dando muerte a pacíficos ciudadanos en controles salvajes en las carreteras, ni volviendo las

armas contra quien denuncia al mismo ministro del interior dos casos de torturas de las que tengo pruebas

consluyentes.»

La libertad de Rupérez

El parlamentario vasco finalizó sus palabras lamentando la ausencia de Javier Rupérez, «quien sin duda

hubiera votado favorablemente a la autonomía y desde aquí quiero pedir, una vez más, la inmediata

libertad, sin daño alguno para él».

Posteriormente intervendrían Jesús Aizpún y Manuel Fraga para expresar sus razones en contra del texto

que se sometía a votación. El representante de Socialistas de Cataluña, sin embargo, manifestó que su

grupo votaría favorablemente el texto de Guernica.

Las intervenciones de cierre del debate correspondiente a Jordi Solé Tura (grupo comunista), Alfonso

Guerra (socialistas del Congreso) y Jesús María Viana (grupo parlamentario de UCD). Los tres pidieron

el voto afirmativo al Estatuto, mientras Guerra y Solé Tura precisaron que había algunos motivos de

desacuerdo presentados por sus grupos que no recogía el texto definitivo, pero que, sin embargo,

apoyaban el Estatuto de forma incondicional.

Los tres parlamentarios indicaron la necesidad de que el Estatuto no se ponga en práctica vacío de

contenido, por lo que había de agilizarse las transferencias al futuro Gobierno autónomo vasco.

Alfonso Guerra y Jesús María Viana expresaron su solidaridad con Javier Rupérez y con las familias de

los agentes asesinados el día anterior en Guipúzcoa, al tiempo que reiteraban la petición de puesta en

libertad del secuestrado.

Tras la votación con resultado afirmativo, los parlamentarios se felicitaron por ello y Jesús María Viana y

Juan María Bandrés se fundieron en un abrazo como símbolo de olvido de la polémica mantenida días

pasados entre los .dos parlamentarios.

 

< Volver