Anteproyecto de Estatuto de Autonomía de Cataluña. Cada grupo político parlamentario tiene un proyecto dispar. 
 La participación de la Generalidad en los impuestos estatales     
 
 El País.    22/10/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Anteproyecto de Estatuto de Autonomía de Cataluña

Cada grupo político parlamentario tiene un proyecto dispar

La participación de la Generalidad en los impuestos estatales divide a los partidos

Barcelona

Con relación al anteproyecto de Estatuto de Autonomía de Cataluña, aprobado por la comisión de los

veinte (que fue publicado en nuestra edición de ayer, sábado) hay todavía dos grandes temas pendientes:

el de las elecciones al Parlamento catalán (disposición transitoria segunda) y el de las finanzas de la

Generalidad (título cuarto). Sobre dichos temas existen grandes discrepancias entre los parlamentarios

catalanes que elaboran el futuro Estatuto.

Por lo que se refiere a las finanzas, a la vista de los documentos elaborados por cada uno de los grupos

políticos integrantes de la comisión, la discrepancia fundamental se halla en la participación que la

Hacienda de la Generalidad tendría que tener sobre los impuestos estatales no cedidos a la misma, pero

que serán recaudados de forma delegada por la Generalidad. Las diferencias de planteamiento, en cuanto

a dicha participación en los impuestos estatales, existen tanto con respecto a la cuantía del porcentaje

correspondiente a la Generalidad, como en lo que se refiere a las formas de hallar dicho porcentaje y a las

personas que deben establecerlo.

Los documentos elaborados por los partidos políticos se pronuncian por la participación global de la

Generalidad en la distribución de los impuestos estatales, prefiriendo esta fórmula a la técnica de la

valoración individualizada de los servicios públicos traspasados por el Estado a la Generalidad y la

consiguiente asignación económica por cada servicio traspasado. Esta última fórmula fue la que se adoptó

durante la segunda República española con respecto a la Generalidad de Cataluña. No obstante, algunos

partidos políticos se pronuncian por un sistema mixto durante un período transitorio. En el actual período

preautonómico el sistema que se utiliza es, lógicamente, la valoración servicio por servicio.

Según los socialistas, cuyo proyecto se publica en esta misma página, la recaudación de todos los

impuestos se realizara por la Generalidad, con excepción de los monopolios fiscales estatales. Los

socialistas se pronuncian en favor de que la cuantía del porcentaje de participación de la Generalidad

sobre los impuestos estatales —porcentaje que los socialistas sitúan en un 50%— sea elaborado por una

comisión mixta del Estado y la Generalidad. El PSC propone, asimismo, que en tanto no se determinen

los porcentajes de distribución de los impuestos estatales, el Estado garantizará el financiamiento de los

servicios públicos traspasados a la Generalidad.

El documento articulado presentado a la comisión de los veinte por Convergencia Democrática de

Cataluña, que también publicamos íntegro, añade un concepto a los elementos que integrarán la Hacienda

de la Generalidad. Dicho concepto lo constituyen los recargos que la Generalidad pueda establecer sobre

los impuestos estatales no cedidos a la misma, contemplando, asimismo, la posibilidad de que la

Generalidad pueda crear impuestos que graven bases -imponibles coincidentes con impuestos estatales.

Según el partido de Jordi Pujol, los impuestos estatales recaudados por la Generalidad se repartirán en tres

vías diferentes. La primera partida iría destinada a los servicios públicos estatales no transferidos a la

Generalidad; la segunda sería la cantidad que correspondiera a Cataluña para ser ingresada en el fondo de

compensación interregional, y la tercera iría destinada a la Generalidad. La parte correspondiente a la

Generalidad, según Convergencia Democrática, irá aumentando progresivamente, hasta constituir el 75 %

sobre el total de la recaudación.

Unión de Centro Democrático se pronuncia, respecto al tema de las finanzas de Cataluña, por una

participación de la Generalidad en la recaudación estatal a través de un porcentaje que será fijado

anualmente por las Cortes Españolas. Al igual que Convergencia Democrática, acepta la posibilidad de un

recargo en un 10% sobre los impuestos estatales, pero se pronuncia en contra de la posibilidad de

gravarse, por parte de la Generalidad, hechos imponibles ya sujetos a gravámenes estatales. Apunta,

asimismo, el documento elaborado por UCD, que la hacienda de la Generalidad estará sometida al control

externo del Tribunal de Cuentas del Reino.

Por último, el Partido Socialista Unificado de Cataluña introduce algunas innovaciones consistentes en

concretar los fines financieros de la Generalidad, que, según los comunistas catalanes, debe orientarse a

mejorar y equilibrar el nivel de vida de los catalanes, perfeccionando las formas de gestión de la empresa

privada y de las cooperativas.

La Generalidad, según el documento elaborado por los comunistas, podrá planificar la actividad

económica de Cataluña con el fin de atender al interés general, pudiendo, asimismo, participar en la

planificación económica central. Debe afirmarse que el documento articulado de los comunistas catalanes

es, con mucho, el menos elaborado y el de más difícil comprensión.

 

< Volver