La computadora del Ministerio del Interior se Confiesa. 
 El 104 por 100 (de votos afirmativos en Barcelona)     
 
 El Imparcial.    20/10/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

EL IMPARCIAL/2

La computadora del Ministerio del Interior se confiesa el 104 por 100 de votos afirmativos en Barcelona

• Entre grandes risas, ¿se fue el resultado que se reflejó en los paneles de la computadora, al parecer

estropeada

En los referéndum estatutarios salió lo que estaba previsto. Tan previsto que en la computadora instalada

en el Ministerio del Interior —¿un error o un deseo?— se daba como resultado en Barcelona ciudad la

increíble cifra del 104 por 100 de votos afirmativos, con ceros en las otras casillas. Por lo demás, como

decíamos, lo previsto: un alto índice de abstenciones, que muchos achacan a la lluvia y —aunque esto no

tan esperado— una gran tranquilidad en todos los aspectos. Con todo, el miedo a la abstención hizo que

en Cataluña se cerraran muchos colegios electorales más tarde de lo previsto, lo mismo que en la Rioja

alavesa, que están de vendimia.

País Vasco: Tranquilidad

HERRI Batasuna dio la campanada. La coalición «abertzale», que, no obstante haber recomendado el

abstencionismo, había enviado interventores a casi todas las mesas del País Vasco y que en un anuncio

publicado en «Egin» había indicado a sus representantes que se hicieran con las listas de los votantes por

correo «para enviarlas a la organización», ha sido uno de los protagonistas de la jornada, junto con la

lluvia y la abstención.

Durante todo el día sus apoderados impugnaron las votaciones en varias mesas por los más diversos

motivos; votos por correo con matasellos del día de ayer, votos sin matasellos en el sobre, personas

supuestamente fallecidas en cuyo nombre se ha votado, duplicidades de voto..., todo un conglomerado de

supuestas irregularidades que ha llevado a la coalición «aberzale», según un comunicado hecho público a

primeras horas de la noche de ayer, a impugnar, junto con EMK, todas las votaciones en las tres

provincias. Las dos organizaciones se disponen a iniciar un contencioso electoral.

AGUA Y ABSTENCIÓN

El agua que durante toda la jornada ha caído sobre el País Vasco no parece haber sido el gran enemigo.

Según declaraciones de un portavoz del PNV a la agencia Efe, sobre un muestreo de cuatrocientas mesas,

se estimaba que el agua había sido el causante de un 8 por 100 de las abstenciones, de donde cabría

deducir que el más o menos 38 por 100 restante de los que no han acudido a las urnas han sido

«abstencionistas a conciencia».

EL VOTO POR CORREO

La papeleta incluida en un sobre, con el que muchos vascos han querido hurtar su presencia física en las

urnas, ha sido un sistema ampliamente seguido. En Vizcaya fueron 23.989 votos (el 2,95 por 100 del total

del censo); en San Sebastián la proporción fue aún mayor (21.450 votos postales, lo que supuso un 4,3

por 100 del total de votantes). Por el contrario, Álava ha sido la provincia que menos ha hecho uso de esta

posibilidad de voto, con sólo 3.160 votos por correo, lo que supone un 1,6 por 100 del total de habitantes

con derecho a voto. Entre los votantes postales figuraba el ministro de Defensa, Agustín Rodríguez

Sahagún.

EL RETRASO

Dos horas se retrasó en los pueblos de la Rioja alavesa el cierre de los colegios. La votación en las

poblaciones de esta comarca se dilataron hasta las diez de la noche con la autorización de la Junta

Electoral Central, que rebasó así el límite marcado en las disposiciones correspondientes, aduciendo ,el

hecho de que en esta época se desarrollan con carácter inaplazable las tareas de la vendimia.

Por otra parte, según fuentes del Gobierno Civil de Vizcaya, también se produjo un pequeño retraso en la

localidad de Ochandiano, cuyos colegios electorales han cerrado sus puertas a las nueve de la noche «por

razones técnicas».

SIN INCIDENTES

No obstante los temores de acciones de violencia que se habían desplegado sobre el País Vasco en los

últimos días, prácticamente no se han registrado incidentes en ninguno de los colegios electorales. Tan

sólo pequeños conflictos sin trascendencia en las mesas, que han estado guarnecidas por efectivos de los

«miñones» y la Policía Municipal de cada localidad, sin que las FOP hiciesen su aparición en los

colegios, limitándose a una intensa acción de patrullas y de vigilancia por inspectores de paisano.

Entre los incidentes cabe resaltar el susto de los ciudadanos dosnostiarras cuando a media mañana un

estampido puso los nervios en tensión. La versión oficial lo achacó a un avión que había roto la barrera

del sonido.

En Vitoria se han registrado tres amenazas falsas de bomba. También en Álava se ha registrado un

accidente de automóvil en el que resultó herido el secretario de UCD y diputado, Jesús Maria Viana, cuyo

automóvil colisionó con una barrera de protección, resultando con heridas leves y continuando viaje al

centro de información del Palacio de los Deportes de Bilbao.

Cataluña: lluvia

Con una participación del 60 por 100 aproximadamente, Cataraña aprobó ayer su estatuto de autonomía.

Una lluvia desatada, molesta, deslució la jornada, por otra parte muy tranquila.

La gente comentaba mucho más ayer, sobre todo en Barcelona (capital), el atentado frustrado contra todo

un bloque de viviendas militares que los resultados del referéndum, que eran sin duda obvios. Había

calma en Cataluña, y si la abstención no ha sido mayor se debe seguramente a una cosa: la preocupación,

palpable, por el hecho de que Tarradellas se va y de que -como nos decía una señora en un céntrico

colegio electoral de la capital— >hay que votar sí para que no se altere el orden establecido». Por otra

parte, si el mal tiempo ha podido influir en los votantes de las ciudades, ha aumentado la participación en

el campo. Empresas especializadas han llegado a decir —con poca base científica, cierto— que la

abstención debida a la lluvia puede rondar el 6 por 100, mientras el aumento de votantes en zonas

campesinas por la misma causa podría situarse alrededor del 2 por 100. Lo cierto es que la gente ha

votado, aunque en una proporción menor que en consultas anteriores, y que el porcentaje de les ha sido

abrumador, como ya se esperaba.

SE PROLONGO LA JORNADA

En Cataluña, al igual que ha ocurrido en la Rioja alavesa, algunos colegios electorales prolongaron su

horario de votación hasta dos horas. La causa, en el caso catalán, estaba al parecer en que determinadas

mesas abrieron sus urnas, por diversas causas, más tarde de lo estipulado, aunque también se podría ser

por el miedo a la abstención. La localidad de Vilamaniscle, en el Ampordán, fue la primera en conocer el

resultado definitivo de esta consulta popular: del censo total de 86 habitantes, 60 (el 69,7 por 100) acudió

a votar; 50 (58,1 por 100) dijeron si, tres (3,4 por 100) votaron en blanco y no hubo votaciones para el no.

El resto fueron papeletas nulas.

SIN INCIDENTES

Fuerzas de la Policía Nacional y la Guardia Urbana montaban una estrecha vigilancia en los colegios

electorales de las capitales y patrullaban el casco urbano para garantizar el desarrollo normal de las

elecciones. La vigilancia era mayor en zonas estratégicas, como radio, televisión, Correos, teléfonos,

centrales eléctricas, etcétera. La jornada transcurrió, sin embargo, en una calma total. Los barceloneses,

concretamente, pasado ya el susto del descubrimiento del túnel de la calle Villamarí, engalanaron la

ciudad para este nuevo estatuto de autonomía: pancartas, banderas catalanas, alguna bandera andaluza o

ikurriña... No hubo incidentes ni sustos en este día, que transcurrió tranquilamente.

ABSTENCIÓN A TOPE

Al igual que en el País Vasco, la abstención en Cataluña ha sido, con el agua, la protagonista de la

jornada. Y no sólo en valores absolutos, sino también en relación con anteriores consultas populares.

Así, en Gerona, mientras en el referéndum constitucional del 6 de diciembre de 1978 la abstención había

alcanzado los 41.991 votos, anoche los gerundenses que se quedaron en casa llegaron a los 122.360, o, lo

que es lo mismo, prácticamente el triple de abstenciones.

Por su parte, Tarragona, la más meridional de las provincias catalanas, registró a la hora de votar la

Constitución, una abstención de 110.771 votantes. Ahora, diez meses después, el electorado que se ha

abstenido ha alcanzado los 175.215 (traducido en porcentajes, el 58,17 más que en la anterior consulta).

 

< Volver