Según un sondeo de Icsa-Gallup para Informaciones. 
 Aumenta la oposición de los españoles a la pena de muerte     
 
 Informaciones.    21/06/1978.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

SEGÚN UN SONDEO DE ICSA-GALLUP PARA «INFORMACIONES»

AUMENTA LA OPOSICIÓN DE LOS ESPAÑOLES A LA PENA DE MUERTE

EL 58 POR 100 DE LOS ESPAÑOLES, EN CONTRA DE LA PENA CAPITAL PARA LOS

CULPABLES DE ASESINATO; 66 y 68 POR 100, PARA LOS DELITOS DE VIOLACIÓN Y ALTA

TRAICIÓN, RESPECTIVAMENTE

MADRID, 21 (INFORMACIONES).

A principios de año, la pena de muerte y su vigencia en el ordenamiento jurídico español fueron noticia.

Las propuestas de aboliría fueron rechazadas sucesivamente en la Cámara de Diputados y en el Senado.

Recientemente el tema ha vuelto a suscitarse con ocasión de los debates sobre la Constitución. Los

intentos de llevar al texto fundamental la expresa abolición de la pena capital como instrumento de la

justicia contemporánea no han prosperado. Se habla de leyes de menor rango que el constitucional para

acoger tal medida.

La opinión pública española, a nivel de sondeo, se manifiesta repetidamente contraria a la pena de muerte.

Según una encuesta de opinión realizada el pasado mes de mayo por Icsa-Gallup, el 58 por 100 de los

españoles son contrarios a la pena de muerte para las personas declaradas culpables de asesinato, un 6 por

100 más que a finales de 1977. Para otras formas delictivas, este porcentaje es aún más elevado. En el

caso de delitos de violación y alta traición son el 66 y el 68 por 100 de los consultados los que se oponen

a la pena capital como medio de reparar el derecho.

A este respecto, los españoles demostrarían compartir el espíritu del articulo 14 del proyecto

constitucional, en el que se afirma: «La persona tiene derecho a la vida y a la integridad física, sin que en

ningún caso pueda ser sometida a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes.»

Los sondeos realizados por la organización Icsa-Gallup desde el año 1973 señalan el hecho de que

siempre han sirio más los que han estado contra tal castigo. A pesar de que sus partidarios han aumentado

del 27 por 100 en aquellas fechas al 35 por 100 en las dos últimas encuestas (diciembre de 1977 y mayo

de 1978), ¡os detractores de )a pena capital aumentaron a su vez del 39 al 58 por 100 en ¡a actualidad.

Simultáneamente a esta evolución se ha producido una decantación de la opinión entre las dos alternativas

posibles, de tal modo que si cinco años atrás no se definía un tercio de la población, hoy sólo permanecen

sin manifestarse el 7 por 100 de los encuestados. Ello confirma la creciente sensibilización de los

españoles por el tema. En loa cuadros adjuntos, el lector encontrará, además de !a formación exacta de las

preguntas los datos totales y los parciales correspondientes a distintos grupos poblacionales, según sexo,

edad y autoposicionamiento político.

Para que sirva de marco de contraste a la opinión española, también presentamos los datos

correspondientes al último sondeo realizado en Estados Unidos por el Instituto Gallup de aquel país sobre

idéntico problema. Se desprende de ello que los norteamericanos difieren radicalmente de la opinión

pública española: el 62 por 100 de los ciudadanos norteamericanos están a favor de aplicar la pena

máxima a las personas declaradas culpables de asesinato. Más aún que en la última década este porcentaje

ha ido aumentando desde el 42 por 100 señalado en 1966. Los expertos pueden ver en ello la coincidencia

con un mayor arraigo en la población de los sentimientos de temor hacia el crimen: uno de cada cinco

americanos dice haber sido físicamente agredido o su casa asaltada en los últimos doce meses.

Uno de los aspectos más interesantes de la encuesta española de Icsa-Gallup es el que hace referencia a

los delitos de violación. La justicia española no pena con la muerte tal delito, e incluso para algunos las

penas que se contemplan para tal acción delictiva son insuficientes, teniendo en cuenta lo que re-presenta

para las mujeres víctimas de tal trance y su importancia cuantitativa en el campo de la delincuencia ac-

tual.

Observamos que el 28 por 100 de los consultados son favorables y el 56 por 100 contrarios a la pena de

muerte para los violadores. Las mujeres están en contra en el 62 por 100 de los casos (los hombres, 71 por

100) ya favor de la pena máxima en el 30 por 100 (los hombres, 26 por 100). La conclusión se establece

en el sentido de que en España es el sexo afectado, las mujeres, el que pide medidas más duras. En

Estados Unidos, aún más.

De los tres delitos considerados en la encuesta española (asesinato, violación, alta traición), es el último

de ellos el que arroja un porcentaje mayor de oposición a la pena de muerte Sólo el 18 por 100 de los

entrevistadas es partidario de la misma (en Estados Unidos son el doble), mientras el 68 por 100 son

contrarios. Las tasas de «no responden» a la cuestión formulada son mayores aquí (13 por 100) que en los

delitos de violación (6 por 100) y asesinato (7 por 100).

----------------------------------- FICHA TÉCNICA ------------------------------------

Ámbito: Nacional, excepto Canarias, Ceuta y Melilla, a personas de dieciocho y más anos.

Muestra: Más/menos 1.200 entrevistas.

Margen de error: 2.9 por 100 para un nivel de confianza del 95 por 100.

Trabajo de campo: Del 3 al 12 de mayo.

Entrevista: Personal en domicilios,

Selección: Aleatoria por el método de «random route» para la selección del hogar y de «kish» para la

selección del entrevistado.

Puntos de muestreo: 130.

21 de junio de 1978

INFORMACIONES

 

< Volver