Autor: Burcet, Josep. 
 El Test de Informaciones. Entorno al stress. 
 La democracia en vida familiar     
 
 Informaciones.    11/03/1978.  Páginas: 2. Párrafos: 19. 

EL «TEST» DE «INFORMACIONES»

LA DEMOCRACIA EN LA VIDA FAMILIAR

Cuestionario del sociólogo Josep BURCET

Dibujos de LORIGA

Maqueta del equipo técnico de INFORMACIONES

En nuestro juego de este sábado tratarnos de buscar lo que puede o no haber de democracia en la familia.

Si una familia se entiende en lo fundamental y tiene conciencia ¿e unidad y conviene en situar el afecto,

el amor, por encima de toda diferencia circunstancial, su conducta trascenderá al plano social. La familia

es un embrión fundamental de la democracia. Este juego chequea los factores determinantes de la unidad

familiar. Por esta razón, el sociólogo aconseja que se jue0067ue colectivamente, y al obtener ¡95

resultados analizar dónde están los puntos flacos y buscar, por el diálogo, las causas. Es un buen juego y

mejor gimnasia para acercar voluntades.

La vida dentro de una institución como la familia o la empresa puede ser un infierno o un paraíso, o

cualquier otro estado intermedio. Y en consecuencia, puede ser una lie las causas de tensión nerviosa o, al

revés, un medio balsámico que restañe las frustraciones y las ansiedades pro-lucidas por otros agentes

stresantes.

Este juego que sigue a continuación le permitirá evaluar a situación de su familia desde este punto de

vista y le dará una respuesta a la cuestión, de si su vida familiar drena su energía o si, por el contrario, es

una fuente de fuerza y bienestar para todos sus miembros. El mismo cuestionario con ciertas

modificaciones de redactado y planteamiento sirve para evaluar la situación interna de cualquier otro

grupo institucionalizado, como la empresa, por ejemplo.

- INSTRUCCIONES -

En el cuadro - «test» de la izquierda aparecen distintos enunados por parejas; unos, alineados en la

columna I (postui 1), y los otros, en la columna II (postura 2). Antes de dar , respuesta a cada una de estas

parejas debe leer los dos enunados (el de 1» columna I y el de la columna II).

La clave de sus respuestas para cada una de estas parejas es la siguiente:

) Total acuerdo con la postura 1 (o tendencia a peor).

) Más inclinado a la postuna 1 que a la 2.

) Entre las posturas 1 y 2.

d) Más inclinado a la postura 2 que a la 1

e) Total acuerdo con la postura 2 (o tendencia a mejor).

Al ir dando cada una de las respuestas debe ir señalando la letra clave que según usted refleja mejor la

situación de su familia, Al responder, tenga en cuenta que debe atenerse a la situación actual de su familia

y no a la situación que usted desearía. El cuestionario señalado con e] numero 9 es un planteamiento

práctico. La elección del apartado se sumará a las demás elecciones.

POSTURA I

POSTURA 2

I

Si no fuera por razones económicas o morales, no sé exactamente por qué los miembros de mi familia

permanecemos unidos. Parece que todos perseguimos objetivos distintos.

Los objetivos de nuestra convivencia familiar me parecen muy claros. La dedicación de cada uno de

nosotros se dirige al cumplimiento de esos objetivos. Cuando surge algún conflicto, basta con referirnos a

esos objetivos para saber cuáles son las prioridades.

2

Al revisar cuáles son mis obligaciones familiares me doy cuenta de que tengo que hacer cosas que no me

gustan o incluso que detesto.

Mis quehaceres, en tanto que miembro de mi familia, me encantan. Disfruto haciendo estas cosas.

3

En casa se presentan a menudo situaciones en las que no sé exactamente lo que tengo que hacer. Con

frecuencia no sé si soy yo quien tiene que tomar la iniciativa y resolver una cuestión. Nunca discutimos

entre todos quién hace qué cosas.

En general, sé exacta-mente qué es lo que los demás espetan de mí. Cuando aparece una situación nueva

(vacaciones, el nacimiento de un niño, cambio de domicilio, enfermedad de uno de nosotros, etc.),

discutimos sobre cuáles son las responsabilidades de cada uno.

4

Tengo la impresión de que mis obligaciones familiares me desbordan, porque a menudo tengo que hacer

simultánea, mente cosas que son. incompatibles entre sí y no tengo tiempo de satisfacer a todos.

No tengo ningún problema en cumplir con mis ob1igaciones familiares, una detrás de otra. Si alguna vez

me veo abruma -do por muchas tareas o los demás me piden demasiadas cosas al mismo tiempo,

resolvemos el prob1ema habiéndolo con franqueza.

PUNTUACIONES Y RESULTADOS

Lo ideal sería que en este juego participen todos los miembros de la familia, incluidos los niños a partir de

los doce o trece años (o menos, si su capacidad de discernimiento es suficiente).

En este caso pueden obtener una puntuación global, anotando en el recuadro que sigue las veces que se

hayan dado cada uno de los distintos tipos de respuesta (a, b, c, d, e).

Si las respuestas muestran una preponderancia de las claves a y b, la situación de su familia no es buena y

ocasiona «stress» a todos los miembros. Por el contrario, si las respuestas se inclinan hacia d y e, la

convivencia familiar les proporciona a todos energía y empuje para abordar las tensiones de la vida

extrafamiliar una reflexión sobre los resultados que arrojan las puntuaciones más bajas puede servir para

mejorar la calidad de la vida, tanto dentro de la familia como fuera. Todavía más útil sería que

comentaran entre todos los temas en los que andan más «flojos» y que saquen a colación ejemplos con-

cretos que ilustren el diagnóstico de cada uno.

Este tipo de conversaciones, sin embargo, son inútiles si todos los participantes no se sienten dispuestos a

admitir planteamientos distintos a los propios o si por intransigencia o por miedo la discusión no se

desenvuelve en un clima de auténtica confianza, en donde todo el mundo pueda decir sin ambages lo que

tenga que decir.

Viene como el anillo al dedo recordar ahora que en estas discusiones el «amor» que sientan los unos por

los otros debería estar concebido de acuerdo con esta definición:

«Amor es ser capaz y sentirse inclinado a permitir a los que queremos que sean tal como ellos desean y

sin insistir nunca en que hagan las cosas de la manera que a nosotros nos satisface.»

EN TORNO AL «STRESS» 2

POSTURA

POSTURA

Algunos de los miembro; de mí familia, cuando tratan de participar en una discusión, se ven in-

terrumpidos o sus opiniones son ignoradas. Parece que sólo se presta auténtica atención a alguno de

nosotros, pero no a los otros.

Cada uno de nosotros tiene ocasión de explicar sus puntos de vista y de influir en la marcha de la familia.

Escuchamos con interés (real, no fingido) a todos y tomamos en consideración cualquier idea útil,

provenga de quien provenga. No se ignora a nadie.

Después de haber discutido algún problema me quedo con la impresión, de que continuamos igual que

antes de haber hablada. Si después de la discusión he sido designado para hacer alguna cosa, es frecuente

que no esté de acuerdo con el encargo.

Después de haber discutido sobre algo, tengo la impresión de que todos sabemos concretamente lo que

tenemos que hacer. Las decisiones que tomamos en nuestra familia son ejecutadas sin problemas por

todos, cada cual cumpliendo con la parte que le corresponde.

Parece que en mi familia. hay quienes piensan que los demás tienen muy poco que decir. Hay algunos que

prestan muy poca atención a los problemas y a las emociones de les otros.

Da la impresión de que todos reconocemos que la vida familiar no puede ser buena sin la cooperación y la

contribución de los demás. Cuando alguien propone ideas o plantea problemas, los demás se esfuerzan en

comprender.

8

En nuestra familia, cada «no va a lo suyo. A lo sumo nos cruzamos reproches, y si alguien comete una

equivocación, nadie intenta aclarárselo, de manera que es posible que nunca llegue a enterarse.

Me gusta vivir con la gente de mi familia. Siento que los demás me aprecian realmente, y si,

ocasionalmente, las cosas no van bien, todos nos ayudamos los unos a los otros y nos alentamos

recíprocamente.

Planteamiento práctico

En la cuestión que sigue hay un cambio de planteamiento. Debe señalar la letra que corresponde al

párrafo que mejor describa lo que pasa en su familia. La letra elegida se sumará a la tabla genera] de

respuestas.

Cuando existe un desacuerdo entre nosotros:

a) Termina imponiéndose el que grita más o el que tiene más fuerza de coacción (material o afec-

tiva) sobre los demás.

b) Creo que lo mejor es, pasarlo por alto, para que con el tiempo el problema se enfríe y se olvide. Y sí

alguien llega a encolerizarse, lo mejor es quitar importancia al incidente: «Las personas

civilizadas no se acaloran...», etc.

c) Cuando hay un desacuerdo, la cosa termina porque alguien coge el toro por los cuernos y decide

algo concreto, o bien decide que no se discuta más.

d) Tratamos de encontrar una solución de compromiso en la que todas las partes implicadas deben

ceder algo.

e) Nos reunimos todos y dejamos que cada parte explique claramente lo que quiere y cuál es la lógica

interna de su postura. Cuando todos hemos comprendido bien, incluidos los «contendientes», intentamos

llegar a un acuerdo que tenga sentido para todo el mundo.

Prohibida la reproducción, aun citando la procedencia. Derechos reservados.

5

6

7

 

< Volver