Encuesta de ICSA-GALLUP para Informaciones. 
 Coste de vida, paro y orden público, las grandes preocupaciones de los españoles     
 
 Informaciones.    18/02/1978.  Página: 1,2. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

ENCUESTA DE ICSA-GALLUP PARA «INFORMACIONES»

COSTE DE VIDA, PARO Y ORDEN PÚBLICO, LAS GRANDES PREOCUPACIONES

DE LOS ESPAÑOLES

MADRID, 18 (INFORMACIONES).

Dos de cada tres españoles afirman que el aumento del coste de vida es el principal problema de nuestro

país en 1a actualidad, en tanto otro porcentaje elevado destaca el problema del paro. En tercer lugar, el

problema del orden público y la paz ciudadana es otra preocupación importante para el español medio.

Los datos pertenecen a una encuesta de Icsa-Gallup realizada recientemente para INFORMACIONES

entre 2.200 españoles. Se le preguntaban a los encuestados por los tres problemas más importantes que a

su juicio había de hacer frente al país y, aparte de los antes citados, otros tres temas muestran una

innegable repercusión en la opinión pública, el de la contaminación y conservación del medio ambiente,

la entrada de España en el Mercado Común y la conflictividad laboral.

El auge de los precios, el aumento del coste de vida, es normalmente el problema más citado, el que más

preocupa. No obstante, tiende a disminuir levemente como gran preocupación. En junio del pasado año,

era el gran problema para el 72 por 100 de los españoles; en diciembre había bajado al 66.

Por el contrario, el desempleo, el paro, es un problema que toma envergadura. El 58 por 100 de los en-

cuestados lo citan entre los grandes temas.

(Pasa a la pág. 2.)

LAS GRANDES PREOCUPACIONES DE LOS ESPAÑOLES

(Viene de la pág. Primera)

Sorprendentemente, la preocupación por el orden público tiende a disminuir y también la preocupación

por la contaminación, aunque se mantienen dentro de las grandes preocupaciones del país.

Más aun tiende a disminuir la preocupación por las huelgas y conflictos laborales. Si en el pasado año, un

38-39 por 100 de los encuestados citaban este problema entre los principales del país, en diciembre

había bajado al 26 por 300.

Es decir, prácticamente sólo uno de cada cuatro españoles estaba verdaderamente preocupado por el nivel

de los conflictos laborales, en tentó a la mayoría de la población ese nivel de conflictividad le parecía más

o menos normal o tolerable.

DEMOCRACIA

De los datos de la encuesta se desprenden también varias conclusiones. Una, que los españoles han

aceptado bastante bien la democracia, pues apenas un 4 por 100 se queja de confusionismo político, de

exceso de partidos. Otra conclusión es que la Administración mantiene, en general, buena fama, toda vez

que apenas un 6 por 100 de españoles coloca entre sus principales preocupaciones la actuación de la

Administración pública. También es destacable que la «crisis moral y de las costumbres» no parece

preocupar tampoco en demasía al español medio, pues sólo es citada por un 4 por 100 entre las

principales preocupaciones de los encuestados. En general, estos temas preocupaban más hace unos

meses.

Finalmente, hay que subrayar que los regionalismos vasco y catalán no preocupan tampoco a la

colectividad en demasía, y que las censuras han dejado igualmente de ser una preocupación. Para el 99

por ICO de los españoles, en el país hay suficiente libertad.

En general, las preocupaciones están muy generalizadas en el conjunto del país. El problema de la

contaminación preocupa, lógicamente, muy poco en los pueblos con menos de 2.000 habitantes, mientras

se convierte en grave problema en las ciudades con más de 200.000 habitantes.

A las mujeres les preocupa más el problema dé los precios que a los hombres, y a todos les inquieta el del

desempleo, que en las grandes ciudades prácticamente iguala al del coste de la vida. También para los

jóvenes el paro es el gran problema, mucho más que e] aumento de los precios o el orden público,

mientras en los mayores de cuarenta y cuatro años aumenta la preocupación por la paz ciudadana y

disminuye la preocupación por el desempleo, aunque también es alta.

En conjunto, las respuestas muestran un país bastante evolucionado, con preocupaciones básicas

explicables en un momento de crisis económica, pero en el que la democracia es aceptada y valorada

positivamente. En suma, un país con trazas de convertirse en una democracia estable en cuanto se supere

la crisis económica.

18 de febrero de 1978

INFORMACIONES

 

< Volver