Autor: Freijanes, Víctor F.. 
 Problemas Sociales. La semana social de España, con tinte democristiano. 
 Hacia un sindicalismo pluralista     
 
 Informaciones.    08/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

LA SEMANA SOCIAL DE ESPAÑA, CON TINTE DEMOCRISTIANO

HACIA UN SINDICALISMO PLURALISTA

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 (INFORMACIONES, por Víctor F. Freixanes) .

Yo me preguntarte si no será, incluso anticonstitucional la Seguridad Social española, ademas de antirredistributiva de la rentas", dijo ayer en Santiago de ComposteIa don Luis Enrique de la Villa, ponente de la XXX Semana Social de España, que se celebra en la ciudad gallega.

Añadio: «Si analizamos detenidamente nuestra Seguridad Social, podría contradecir incluso el Fuero de los Españoles y los Principios Fundamentales del Movimiento. Estos dicen que los españoles aportarán a la Seguridad Social «en función de su capacidad económica; de hecho, proporcionalmente el obrero contribuye mucho más que el empresario.»

Continúan los debates y ponencias de la Semana Social de España, con un claro tinte democristiano y con seis obispos entre los participantes (monseñor Suquia, Montero, Cervino, Guis, Yánes y Díaz Merchán). Ayer, las sesiones de trabajo se centraron sobre los diferentes aspectos del mundo laboral, concretamente: negociación colectiva, Seguridad Social y Sindicatos en la España del tránsito.

Don Luis Enrique de la Villa definió a la Seguridad Social española como columna vertebral de la organización del Estado. .En 1974 el presupuesto de la Seguridad Social equivalía al 88 por 100; en 1980 desbordará al del propio Estado, y, sin embargo, tenemos que hablar de un mediocre desarrollo de la Seguridad Social."

Mientras en otros paises —según el señor De la Villa— la Seguridad Social supone una mayor redistribución de la renta entre los ciudadanos y los diferentes sectores «sociales, en España, tal y como se venia planteando, no sólo no era así, sino que era antiredistributlva. .Como medida inmediata —dijo— es urgente una auténtica participación del pueblo en el control presupuestario de la institución, un control real a cargo de los propios beneficiarios.»

EL SINDICATO

Don Juan Antonio Sagardoy se refirió al fenómeno de

la sindicación en los tiempos actuales. Aludió, en primer lugar, a que el movimiento obrero no es solamente una reacción contra una situación concreta, sino que es también, un factor original nuevo que constituye para la sociedad en, su conjunto un factor de cambio.

El sindicato, según explico el ponente, ha dejado nace tiempo de luchar por su existencia para discutir más bien su Identificación.

A continuación se refirió a Comisiones Obreras como el movimiento que en estos momentos más fuerza cuantitativa tiene en España y representa por tanto a las clases trabajadoras. «Pero en su futuro —dijo— sería muy deseable que al Igual que otras organizaciones sindicales aceptara la pluralidad frente a la unicidad, obligada bajo fórmulas coercitivas y autoritarias que en el fondo llevan a Igual meta: el deterioro de la libertad.

Consideró el ponente que la fuerte politización actual de las centrales sindicales, todas ellas en la ilegalidad tasa el momento, puede suponer un gran peligro para el movimiento obrero en estos primeros momentos del nuevo sindicalismo español.

Pero hizo un voto de confianza para la selección positiva de estos problemas, confiando en que los nuevos aires del sindicalismo en España darán siempre un paso adelante, tanto hacia la democracia como hacia la defensa de los intereses de los trabajadores.

Se refirio a continuación a las relaciones entre el Sindicato y el Estado, reconoció que en estos momentos las funciones represéntativas y de defensa de la clase obrela las estaban llevando las organizaciones ilegales, pero «de un modo contestatario, no concertado».

El movimiento obrero que boy se desarrolla en España tiene como objetivo no tanto el pacto con el Estado, sino más bien el reconocimiento de las organizaciones que lo encarnan. De ahí que el objetivo pueda calificarse de político, y ello por el protagonismo casi absoluto del aparato estatal en la vida labora) española.

SINDICATOS Y PARTIDOS POLÍTICOS

Existen varias formulas para relacionar el sindicato y el partido. Desde la socialdemócrata, que confia al partido el papel predominante, puesto que se le atribuye la responsabilidad de las grandes orientaciones políticas, hasta la leninista, en la que hay una separación teórica, pero una fusión práctica del sindicato con el partido, pasando por la fórmula laborista, en la que el partido es dependiente siempre del sindicato.

Estas serian en principio las posibles grandes corrientes europeas, con diferentes variantes. Para el ponente, sin embargo, el sindicato no debe ocupar ni esa posición dependiente del partido ni la de mando, pero debe estar imbuido, eso si, de oreocupaciones políticas.

EL DERECHO A LA HUELGA

Recogiendo diferentes posiciones fundamentalmente de la nueva Democracia Crstiana, el señor Sagardoy aludió al derecho de huelga como un «derecho subjetivo público" que legaliza la lucha de clases por medios pacíficos, y añadió él personalmente que «por medios no revolucionarios».

 

< Volver