Exclusiva La Región. 
 Los españoles ante el nuevo gobierno  :   
 Una encuesta Nacional de Metra Seis. 
 La Región.    21/12/1975.  Página: 41-42. Páginas: 2. Párrafos: 18. 

UNA ENCUESTA NACIONAL DE "METRA SEIS"

El nuevo equipo ministerial es aceptado —con o sin reservas— por un 55,7 por ciento de españoles. El

rechazo absoluto solo alcanza a un 5,8 por ciento.

— Fraga, Areilza y Garrigues, los más "populares" entre los recien incorporados, Solís y Pita da Veiga

entre los "antiguos".

—Las expectativas de cambio con el nuevo Gobierno son mayoritarias (61,34 por ciento) pero existe un

cierto desfase entre "Io que se espera" de él y "lo que se desea".

—Opción política con más adeptos: realizar los cambios necesarios para homologar nuestro, sistema al

de los países democráticos de Europa occidental.

—Un 62,8 por cíenlo de entrevistados a favor de que el Gobierno se imponga un plazo de tiempo para1

realizar esas reformas.

—El plazo máximo deseable es de 2 años para el 82,3 por ciento de consultados.

* EL 25 POR´CIENTO NO CONOCE A NINGÚN MINISTRO

* MAS DE LA MITAD DE LOS ENCUESTADOS ACEPTA AL NUEVO GOBIERNO

Estos son los principales resultados de un sondeo realizado por el Instituto Metra Seis entre una muestra

nacional del .000 personas de ambos sexos y de todos los niveles sociales, en 40 municipios españoles

pertenecientes a todas las regiones y niveles de habitat. La encuesta se ha Realizado durante el pasado fin

de semana, por lo que los datos que en ella se ofrecen corresponden a las primeras reacciones provocadas

por la composición del nuevo Gabinete ministerial, antes de conocerse su declaración programática o de

intenciones, es lógico, pues pensar que tras esa esperada declaración lia debido producirse un cambio de

actitudes que puedan haber modificado las expectativas y las esperanzas —O el grado de confianza— que

el nuevo equipo ministerial suscitara entre los españoles. Decimos esto porque si bien los resultados du ia

encuesta son bastante favorables, en general, al Gobierno, a travos de ella se advierte, no obstante, una

actitud muy a la expectativa, sin que el simple cambio de titularidad en la mayor parte de las carteras

ministeriales fuera de garantía suficiente de tas transformaciones políticas profundas que, a Juzgar, por

los distintos sondeos realizados a lo largo del año, parecen desear los españoles. La encuesta ofrece, a

pesar de todo, suficientes elementos de optimismo y confianza en la gestión del primer Gobierno de la

Monarquía, y un deseo mayoritario de perfeccionamiento y evolución de nuestras instituciones políticas

hacia un sistema auténticamente democrático donde todos los españoles puedan tener- cabida y donde la

participación activa sustituya al desinterés y al marginamiento de los asuntos públicos-•-,

Digamos, por último, antes de comentar los resultados de la encuesta, que las personas consultadas han

sido captadas en sa hogar, per un sistema de selección aleatoria, en ei que sucesivamente se determinaba

el edificio, la planta, la Vivienda y la persona a entrevistar. El error estadístico máximo de los datos

* FRAGA ES EL MINISTRO QUE MAS HA AGRADADO

así extraído;, es de más o menos 3,16 por ciento con un margen de confianza del 95,5 por ciento.

POPULARIDAD DEL NUEVO GABINETE ARIAS

De los recién incorporados al Gobierno Fraga, Areilza y Garrigues son los ministros más conocidos, tanto

a nivel espontáneo (recuerdo) como a nivel sugerido, ti bien las diferencias de "popularidad" entre ellos es

notable, destacando en este sentido Fraga, que es citado, sin ninguna sugerencia por un 58,1 por ciento de

entrevistados descendiendo luego las cotas de "popularidad" hasta un 16,6 por ciento en Areilza y un 8,3

por ciento en Garrigues. Ya al sugerir tos nombres, el conocimiento se eleva sustancialmente, superado

Fraga el noventa por ciento y

(Pasa a la pág. siguiente)

EXCLUSIVA "LA REGIÓN"

La Región 41

España

EXCLUSIVA

(Viene de la pág. Anterior)

Areilza, Garrigues y Calvo Sotelo el 40 por ciento, inmediatamente después se sitúan Martin Villa y

Suárez González. Entre los ministros que formaron parte del anterior Gobierno la máxima cota de

popularidad corresponde a Solis, que es citado de forma espontánea por un 48,4 por ciento de entrevista-

dos, y ya en forma sugerida por un 89,78 por ciento. También Pita da Veiga obtiene unos niveles de

conocimientos notables: 14,7 a nivel espontáneo y 54,1 por ciento a nivel sugerido. Sin entrar a fondo en

el posible motivo de estas diferen escaso 5,8 por ciento se siente "¿defraudado" por completo y, en el

medio, otro 24,3 por ciento acepta al nuevo gobierno aunque con reservas, A ello hay que añadir una

proporción notable de consultados (38,5 por ciento) que no quieren o no pueden definirse. A pesar de esta

fuerte abstención, cuyas causas pueden ser las mismas que enunciábamos respecto a la escasa notoriedad

pública de los ministros, el balance de reacciones es positivo y puede que haya cambiado aún de forma

más favorable tras la declaración programática del Gobierno y las primeras declaraciones individuales de

algunos de sus portavoces más calificados.

cierto temor o desconfianza de que el Gobierno vaya a la zaga de las aspiraciones mayoritarias, buena

prueba de ello es que mientras solo un 19 por ciento de entrevistados (antes de la declaración de

intenciones) espe-ran que el Gobierno realice los cambios necesarios para igualar nuestro sistema al de

los países democráticos de Europa Occidental, un 42,24 por ciento.

La mayoría relativa desearían que esa fuese la línea política a seguir, entre una serie de opciones

presentadas desde el inmovi-lismo total hasta el homologa-miento con los sistemas occiden-tales, pasando

por una liberaliza

* OPCIÓN POLÍTICA FAVORITA: REALIZAR CAMBIOS QUE SE HOMOLOGUEN CON LOS DE

EUROPA OCCIDENTAL

cias, explicables por muchos conceptos, cabe señalar un. resultado muy significativo, y es que nada

menos que un 25,32 por ciento de españoles no recuerdan -el nombre de ninguno de los componentes del

actual Gabinete en el momento de ser consultados. Ese dito, junto a la escasa notoriedad alcanza a nivel

de recuerdo espontáneo por la mayor parte de nuevos minis-tros; indica de forma evidente el desinterés o

la indiferencia de una proporción impórtente de españoles hacia la "cosa" pública. Claro que detrás de esa

indiferencia o ese desinterés puede presumirse una buena dosis de desatraigo producido por la ausencia de

juego y. estructuras políticas de base, estimulantes del interés y capaces de crear las condiciones

necesarias para la participación popular y la creación de auténticos líderes políticos.

En otro orden de cosas entre los nuevos ministros, Fraga y Areilza son los que obtienen mayor

beneplácito del público por su inclusión en el Gobierno, con Garrigues a la zaga.

Por otra parte, Solís sigue también contando con un buen respaldo popular.

FAVORABLE ACOGIDA POR - LOS CAMBIOS EFECTUADOS

La impresión general por el casi total relevo de carteras es bastante favorable y concede un amplio

margen de expectativa y esperanza:

Casi un tercio de entrevistados siente totalmente satisfechos con los cambios efectuados un

E) tiempo y otras consultas podrán dar fe de ese previsible ; cambio de actitud y de si las esperanzas

puestas en el nuevo Gabinete van a ser o no defraudadas.

El nivel de satisfacción con la actual composición del Gobierno se eleva a medida que aumenta la edad

del entrevistado, pero en cualquier caso es mayoritario.

Por clases sociales, la medida —media y la —media-baja son las más satisfechas. En relación con e¡ nivel

cultural: mayor aceptación en los estratos culturales medios y básicos.

"LO QUE SE ESPERA" Y LO "QUE SE DESEA"

Si bien las expectativas de transformaciones o cambios políticos más o menos importantes cotí el nuevo

Gobierno son mayoritarias; la encuesta pone de manifiesto un cierto desfase entre lo que se espera de su

actuación y los deseos personales de los españoles consulados. En este sentido parece adverarse unción y

una democratización parcial.

La reforma de nuestro sistema político, en el sentido de un perfeccionamiento y desarrollo de las

instituciones hacia forma; más liberalizadoras y/o democráticas. Es algo que solo descartan un 13,2 por

ciento de los consultados, partidarios de que el Gobierno no realice ningún cambio respecto a la situación

anterior a la monarquía. Por el contrario, la opción mayoritariamente aceptada entre las cuatro planteadas-

es la fórmula democrática al estilo occidental

En lodos los análisis obtiene esta fórmula una mayoría relativa de respuestas, que pasa a ser absoluta

entre las personas menores de 35 años, entre las clases sociales acomodada, media alta y ´´media-media y

en todas las personas con estudios a nivel de bachillerato medios o superiores.social, es más fuerte en el

hambre que en la mujer y se eleva a medida que crece el grado de cultura; en cuanto a la duración del

plazo, !a inmensa mayoría de los españoles consultados al respecto (82,3 por ciento) fijan como cota

deseable la de un máximo de 2 años, si bien un 61,7 por ciento la limitan a un año, está claro, pues que la

credibilidad y apoyo popular al gobierno estarán con-dicionados, en gran medida, por el ritmo que

imprima a sus repetidas promesas reformadoras y, en otro sentido, a su alcance y profundidad. Las

primeras impresiones y actuaciones parecen ir en usa línea.

UNA ENCUESTA NACIONAL DE "METRA SEIS"

"

LA REGIÓN"

LOS ESPAÑOLES ANTE EL NUEVO GOBIERNO

NECESIDAD DE UN PLAZO PARA LAS REFORMAS

Entre las personas que consideran necesario un cambio en Ja situación política de nuestro país, el 62,8 por

ciento piensa que el Gobierno debe imponerse un plazo de tiempo determinado para la realización de esos

cambios & esas reformas. Ksta opinión es compartida con una o dos excepciones, por mayoría absoluta,

con independencia del sexo, edad, nivel socio-cultural, habitat o región de la persona entrevistada.

El deseo o la exigencia de un plazo para la reforma crece, no obstante en relación inversa con la edad y

directa con el nivel

 

< Volver