Una encuesta científica de ICSA-Gallup para Informaciones. 
 Retrato robot del español medio     
 
 Informaciones.    13/04/1971.  Página: 19-22. Páginas: 4. Párrafos: 27. 

Una encuesta científica de ICSA-Gallup para INFORMACIONES

Retrato robot del español medio

MADRID, 13. (INFORMACIONES.)—Una, pregunta general para un interés general: «¿Se interesa

usted por la política?» En los datos que ICSA.-GALLUP han obtenido para INFORMACIONES tenemos

respuesta para esta pregunta. Una respuesta pormenorizada en datos globales y sectoriales que dejan un

margen muy estrecho al error. Una respuesta científica apoyada en otras preguntas complementarias que

ponen a prueba la sinceridad de las personas encuestadas. Por ejemplo: «¿Sabe usted qué personas ocupan

actualmente los siguientes cargos (sigue una lista)?; «El cargo de gobernador civil de la provincia y de

jefe provincial del Movimiento, ¿cree usted que están desempeñados por la misma persona?; El pasado

año 1970 se aprobaron varias leyes sobre materias muy importantes. ¿Podría usted citarme alguna de

ellas?» y «También el año pasado se firmaron distintos acuerdos internacionales de gran interés para el

país. ¿Podría citar alguno de dichos acuerdos?»

La respuesta que tenemos en nuestras manos es rotunda y desconsoladora: a los españoles, a la inmensa

mayoría, no les interesa absolutamente nada la política.

NO

está apenas interesado por la política.

sabe cuál es la orientación de nuestra política exterior.

sabe apenas quiénes gobiernan el país.

conoce la mecánica institucional.

está al tanto de la labor de las Cortes.

ICSA-GALLUP previo cuatro distintos grados de interés por la política del país: mucho, regular, poco y

nada. Contando —naturalmente— con el obligado apartado para los que prefirieron no contestar. Las

respuestas se subclasificaron una vez obtenidas en estratos correspondientes al sexo, edad, «status»

económico, nivel de estudios, región y número de habitantes de la ciudad de residencia del encuestado.

Pues bien; por donde quiera Que ustedes lo miren la mayoría absoluta del país no se interesa nada por la

política. Mayoría de hombres y mujeres, de jóvenes v viejos, de económicamente fuertes y

económicamente débiles, de personas de escasa formación Intelectual o profesional y de universitarios, de

aldeanos y de habitantes de grandes ciudades.

LA POLÍTICA NO INTERESA

El 57 por 100 de los encuestados (mayoría absoluta) contestaron que la política en general no les

interesaba «Nada». La rotundidad del porcentaje se refuerza con el menguado 5 por 100 que contestaron

que «Mucho». Un 6 por 100 prefirió no contestar, lo que también es significativo, y un 17 por 100

aseguró que la política le interesa «Poco». Las contestaciones a la pregunta «¿Se interesa usted por la

política en general?» se completan con un 15 por 100 de españoles que apuntan hacia un escéptico e

inconcreto «Regular» interés.

Los porcentajes se comentan por si solos; por donde quiera que ustedes los sumen o emparejen se

encontrarán siempre con cifras de inequívoca mayoría. Aun sumando los porcentajes de aquellos que se

interesan «Mucho» y «Regular» por la política sólo obtendremos un 20 por 100 de españoles, enfrentado

al 74 por 100 que arroja -a suma de los que se interesan «Poco» y «Nada» por ella.

Dentro de este masivo «estar de espaldas» a la política, pueden establecerse diferentes grados de

desinterés, según los estratos previstos por la encuesta. Las mujeres, por ejemplo, se interesan me nos por

la política que lo hombres; el grado de interés político es proporcionalmente inverso a la edad y

directamente proporcional al nivel de estudios y a la capacidad económica. Cuanto más Joven, mejor

preparado intelectualmente y más dotado económicamente es el español, mayor es su interés por la

política.

La zona de residencia, relacionada con el interés por la política, ofrece curiosas deducciones. E1 mayor

desinterés se localiza en Andalucía oriental (Almería, Jaén, Granada y Málaga), pero la «mayor minoría»

que muestra «Mucho» interés por la, política también se encuentra en esta región, Junto con la de

Andalucía occidental (Córdoba. Sevilla, Huelva, Cádiz y Badajoz).

Según el apartado «Mucho» las principales minorías con decidido interés por la política están en las dos

Andalucías (un 7 por 100 en cada una). Según el apartado «Nada» el mayor desinterés se encuentra en

Andalucía oriental (un 66 por 100), seguida de Levante (Castellón, Valencia, Alicante y Murcia) y

Andalucía occidental (un 62 por 100 cada una).

Si establecemos dos bloques de respuestas («Mucho"-«Regular» y «Poco»«Nada"), la región Norte es la

que mayor interés demuestra por la política, y Andalucía oriental la que menos. Según las contestaciones

recogidas en el apartado «Mucho» la región Norte ocupa el segundo lugar, y según las del apartado

«Nada» Andalucía oriental ocupa el primer lugar. Por tanto, puede asegurarse que las provincias donde la

política «en general» despierta mayor interés global son Oviedo, Santander, Vizcaya, Guipúzcoa, Álava.

Navarra y Logroño. Las Que menos interés demuestran son las citadas Almería, Jaén, Granada y Málaga.

Las regiones Centro y Noreste, donde se localizan las dos capitales de mayor concentración política

(Madrid y Barcelona), ocupan un lugar intermedio a dos aguas entre el interés y la apatía.

Pero, a fin de cuentas, todos estos cálculos son malabarismos estadísticos a gran altura y sin red. Debajo

está el vacío de ese 57 por 100 de españoles a los Que la política en general no les interesa absolutamente

nada.

¿QUIEN ES QUIEN?

UNA cosa es que la política interese o no y otra muy distinta que el país no sepa, por ejemplo, quién es el

vicepresidente del Gobierno. Es obvio que ser o estar alfabetizado no consiste solamente en el mero

conocimiento del abecedario y de las cuatro reglas aritméticas. La Unesco ha normalizado el contenido

del término «alfabetización» estableciendo que una persona que sepa leer y escribir, sumar, restar,

multiplicar y dividir, pero que ignore las leyes por las que se rige su país o el nombre de quienes lo

gobiernan, sigue siendo analfabeta.

Nuestros encuestados (esa «muestra» científica mente establecida en la que el país está «retratado»)

recibieron una lista de siete cargos políticos para que identificaran al titular de cada uno de ellos. De

nuevo aquí nos encontramos con una mayoría absoluta (un 51 por 100) que no contesta, que no sabe

quién es el ministro de Asuntos Exteriores o quién el gobernador civil de su provincia.

De las 1.925 personas consultadas, 977 no supieron identificar ninguno de los siguientes cargos

propuestos:

Vicepresidente del Gobierno.

Ministro secretario general del Movimiento.

Ministro de Información y Turismo.

Ministro de Asuntos Exteriores.

Ministro Comisario del Plan de Desarrollo.

Presidente de las Cortes.

Gobernador civil de la provincia respectiva.

De las respuestas obtenidas se desprende que el hombre político más conocido de todos los propuestos es

el señor López Bravo ministro de Asuntos Exteriores; 681 personas cabían que era el titular de esta

cartera, de las Que —dato revelador-cérea de una tercera parte eran mujeres. El señor López Bravo es el

mejor Identificado en todos los estratos de sexo, edad, «status» económico y nivel de estudios primarios o

menos y medios. Sin embargo, los que están en posesión de estudios superiores identifican ligeramente

mejor que al señor López Bravo al vicepresidente del Gobierno, señor Carrero Blanco.

Por regiones, donde más interés despierta el dinámico ministro del Exterior es en Galicia. No es que sea

mayor el número de gallegos que conocen al señor López Bravo, que el de los habitantes de cualquier otra

región, sino que en proporción al número de habitantes consultados en esta zona el conocimiento de quien

detenta la cartera del Exterior es mayor que en ninguna otra. Proporcional-mente también, donde menos

se sabe quien es el ministro de Asuntos Exteriores es en Castilla-León. Con todo, insistimos, el señor

López Bravo es el mas conocido de todos los hombres políticos que se propuso a la «muestra» para su

Identificación; no en balde sus continuos viajes Internacionales le colocan constantemente en el candelero

de los medios informativos.

EL señor Carrero Blanco, vicepresidente del Gobierno, le sigue en nivel de conocimiento popular, aunque

las mujeres le identifican mucho menos fácilmente que al señor López Bravo; quienes saben que ocupa la

Vicepresidente del Gobierno son fundamentalmente hombres. Es prácticamente identificado por igual a

todos los niveles de edad (con ligero predominio de aquellos comprendidos entre los veinticinco y los

treinta y cuatro años de edad) y se le reconoce con neta superioridad a otros estratos entre quienes tienen

un «status» económico alto y una educación superior.

No varía gran cosa el conocimiento que del señor Carrero Blanco se tiene por las distintas regiones,

aunque se le reconoce ligeramente más en Andalucía oriental (la más despolitizada, precisamente) que en

las demás regiones.

El gobernador civil de las respectivas provincias de los encuestados ocupa el tercer puesto en cuanto a

conocimiento popular. Donde mejor se identifica al titular de este cargo es también en Andalucía oriental,

y donde peor, en la región Centro. Los porcentajes no dejan lugar a dudas: en Almería, Jaén, Granada y

Málaga, el gobernador civil de la provincia es una «persona importante», y se conocen su nombre y

apellidos.

EL señor Sánchez Bella, ministro de Información y Turismo, es el cuarto de la lista por orden de

conocimiento. Por estratos de sexo, edad, etcétera, con las mismas variantes que los demás cargos citados.

Por regiones, también es especialmente identificado en Galicia y bastante desconocido en la región Norte

(la que arroja un mayor interés global por la política).

EL señor López Rodó, ministro comisario del Plan de Desarrollo, sigue en el mismo orden descendente.

«Muy» conocido, asimismo, en Galicia y poco en las regiones Norte y Castilla-León.

LA identificación del presidente de las Cortes, señor Rodríguez de Valcárcel, ofrece una variante en el

estrato correspondiente a la edad: le identifican ligeramente mejor los menores de veinticuatro años que

los que superan esta edad. Por lo demás, el presidente de las Cortes es más conocido (dentro de su sexto

puesto en ese «hit» de identificación popular) en Andalucía occidental y poquísimo en Galicia.

EL «farolillo» rojo» de la lista de cargos a identificar está en manos de don Torcuato Fernández Miranda,

ministro secretario general del Movimiento. Sólo 101 personas de las 948 que contestaron esta pregunta

—y no olvidemos que fueron consultadas 1.925— supieron identificarle con su cargo. Un porcentaje muy

inferior al de los demás cargos propuestos. En la región Norte (el ministro es asturiano) es donde mejor se

le identifica, y en Levante y Andalucía oriental es prácticamente desconocido.

GOBIERNO Y MOVIMIENTO

PARA, el 29 por 100 de la población española, una cosa es el Gobierno y otra el Movimiento Nacional.

En consecuencia, incurren en el error de creer que los cargos de gobernador civil de la provincia y de jefe

provincial del Movimiento están desempeñados por distintas personas. Y lo significativo es que mientras

en las otras preguntas planteabas los hombres mostraban mayor interés o mejor información política que

las mujeres, en ésta unos y otras yerran en una proporción muy similar. De ese 29 por 100 de españoles

que separan al Gobierno del Movimiento, un 42 por 100 son hombres, y un 53 por 100 son mujeres.

El 28 por 100 del país no sabe si estos dos cargos recaen en la misma persona. Sólo un 45 por 190 sabe

con certeza que los dos cargos van unidos en un mismo titular. De nuevo topamos con una mayoría

absoluta (55 por 100 que carece de apropiada información política.

Este «divorcio» entre Gobierno y Movimiento, a escala provincial se acusa especialmente entre los

menores de veinticuatro años, y en el error incurren, casi en la misma proporción, personas de «status»

económico alto y bajo. Donde más se da el equívoco es en la región Noreste (Zaragoza, Huesca. Gerona,

Lérida, Tarragona y Barcelona), y donde menos, en las dos Andalucías. Nuevamente la fisura del

gobernador civil se revela como algo «familiar», como algo conocido, de lo que se habla y discute, en la

región andaluza.

MIENTRAS LAS CORTES LEGISLAN

MIENTRAS las Cortes legislan, el país permanece absolutamente ajeno a sus debates. Pretada la

«muestra» de población por alguna de las leyes importantes aprobadas en 1970, un 75 por 100 de los

encuestados no supieron citar ni una sola.

De las cerca de 2.000 personas preguntadas, 1.437 Ignoraban o no recordaban que las Cortes hubieran

aprobado el pasado año alguna ley importante. Las 488 personas restantes citaron con mejor o peor

acierto algunas leyes, entre ellas la ley Sindical (107 respuestas), que fue debatida, pero no aprobada, el

pasado año. Ocho respuestas se centraron en la ley del Plan de Desarrollo cuando la Cámara aún no ha

recibido el proyecto de ley o?; III Plan.

Como la pregunta era «abierta", tras constatar el abrumador desinterés por el trabajo de las Cortes cabe

indagar, por las respuestas dadas, hacia dónde se orientan las apetencias del país. La ley de Educación —

dentro de la absoluta apatía por la parcela legislativa— causó un fuerte «impacto» popular; es, sin lugar a

dudas, la más conocida, tres veces más que la ley Sindical y cuatro veces más que la ley de Seguridad

Social Agraria, las dos que la siguen, de lejos, en conocimiento por el país.

La ley de Educación es citada especialmente por los menores de veinticuatro años, de«status» económico

alto y medio y de nivel de estudios medio y superior Es primordialmente citada por habitantes de

Andalucía oriental. Noreste, Levante y Castilla-León, y especialmente desconocida en Galicia.

La ley Sindical preocupa más a los mayores de treinta y cinco años y, con mucho, a los habitantes del

Noreste. Su «impacto» en las regiones Centro (Ciudad Real, Toledo, Cuenca, Guadalajara, Cáceres,

Madrid, Albacete y Teruel) y Andalucía oriental es muy pequeño. Andalucía oriental, después de la ley de

Educación, registra un notable interés por la ley de Seguridad Social Agraria.

Pero, en última instancia, lo único que merece atención en la contestación de esta pregunta es ese 75 por

100 de «No sé» o «No recuerdo» que da el país ante la tarea legislativa.

POLÍTICA EXTERIOR

Otra pregunta «abierta" fue la siguiente: «También el año pasado se firmaron distintos acuerdos

internacionales de gran Interés para el país. ¿Podría citar alguno de dichos acuerdos o tratados? A esta

pregunta corresponde el más alto índice abstencionismo (se supone que de Ignorancia) de las hasta ahora

analizadas: el 78 por 100 de la totalidad de los encuestados no dieron ninguna respuesta; de esta totalidad,

un 68 por 100 eran hombres, y un 89 por 100, mujeres.

Las 423 personas, de las 1.925 encrestadas, que dieron alguna respuesta, citaron preferentemente

el acuerdo sobre las bases con Estados Unidos y el acuerdo con el Mercado Común (por este orden), y en

menor proporción, los acuerdos con Francia, con los países del Este, Portugal, países árabes y otros.

Los acuerdos con Estados Unidos fueron citados especialmente en Galicia, que también arroja la mayor

proporción de los que citaron el acuerdo con el Mercado Común. Las relaciones con el Este europeo

interesaron, según las respuestas dadas, en Levante mucho más que en otras regiones.

Por lo demás —igual que en la pregunta anterior—, lo verdaderamente interesante en esta cuestión es el

porcentaje de abstencionismo: 78 por 100. altísimamente concentrado en el sector femenino.

Contrasta este desconocimiento de nuestra política exterior con la relativa popularidad del ministro del

Departamento, que era el mas conocido de 1» citada «lista» por la «minoría interesada» de los

encuestados. Resulta que lo que conoce el pueblo de la proyección de España hacia el exterior es la

personalidad de un ministro, con dotes indudables de atracción y simpatía, pero nada de lo

verdaderamente importante: lo que ese ministro hace o deja de hacer.

«RETRATO-ROBOT»

Como conclusión primera se obtiene la evidencia de que al español no le interesa la política, no sabe

apenas quiénes gobiernan al país, desconoce elementales mecánicas institucionales (como que van unidos

el Gobierno Civil de la provincia y la Jefatura Provincial del Movimiento), no está al tanto de la labor de

las Cortes ni sabe por dónde se orienta nuestra política exterior. El «retrato-robot» del español medio

arroja una cara en blanco, inidentificable, indiferente.

Cabe, si, hacer el «retrato-robot» de esa exigua, minoría que sí se interesa por la política y está en

posesión de alguna información sobre ella. El español-tipo integrante de esa minoría respondería a las

siguientes señas: hombre, mayor de treinta y cinco años (preferentemente mayor de cuarenta y cinco

años), de «status» económico y educacional alto, y habitante de ciudades de menos de 10.000 habitantes o

de más de 250.000 habitantes.

(Copyright by ICSA-GALLUP-INFORMACIONES. Todos los derechos reservados por PRENSA

CASTELLANA, S. A. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización previa.)

13 de abril de 1971

INFORMACIONES

 

< Volver