Franco despidió en Barajas al presidente Frondizi  :   
 También acudieron al aeropuerto madrileño el gobierno y numerosas personalidades. 
 ABC.    12/07/1960.  Página: 23-24. Páginas: 2. Párrafos: 21. 

FRANCO DESPIDIÓ EN BARAJAS AL PRESIDENTE FRONDIZI

TAMBIÉN ACUDIERON AL AEROPUERTO MADRILEÑO EL GOBIERNO Y NUMEROSAS

PERSONALIDADES

"COLABORACION RECIPROCA PARA EL MEJOR APROVECHAMIENTO DE LOS RECURSOS

DE TODO ORDEN DEQUE DISPONEN AMBAS NACIONES"

Comunicado sobre las conversaciones entra los dos Jefes de Estado

Sobre el viaje del Presidente de la República Argentina, doctor Arturo Frondizi, a España se ha hecho

publico el siguiente comunicado:

"La visita a España, correspondiendo a la invitación que les fue hecha por Su Excelencia el Jefe del

Estado español, del excelentísimo señor don Arturo Frondizi, presidente de la nación argentina, y señora,

ha constituido, por la resonancia que ha tenido en ambos pueblos, un acontecimiento histórico en las

relaciones entre los dos países. Al hacer coincidir Su Excelencia el doctor Arturo Frondizi su estancia en

España con la conmemoración de la independencia de Argentina, en el 150 aniversario de la

emancipación americana, ha dado ocasión al Gobierno y al pueblo españoles de celebrar con emoción tan

señalada efemérides, de la historia común.

En las conversaciones mantenidas por ambos Jefes de Estado durante los días 7, 8, 9 y 10 de julio de 1960

se han examinado los problemas políticos que caracterizan la situación del mundo en el momento

presente, comprobando con satisfacción la afinidad de sus respectivos puntos de vista, que corresponden a

la realidad viva de pertenecer España y Argentina a una comunidad de naciones que representa un factor

más decisivo cada día en la vida internacional.

Los dos Jefes de Estado han dedicado particular atención a las formas en que esta vinculación hispano

argentina puede encontrar su más eficaz expresión y progresivo desarrollo.

Los procesos económicos por los que atraviesan España y Argentina y los fenómenos de integración

regional que singularizan la economía mundial de hoy en día han, dado ocasión a Su Excelencia el Jefe

del Estado español y al excelentísimo señor presidente de la nación argentina para un valioso intercambio

de opiniones, orientado hacia un apoyo mutuo y una coordinación de objetivos. _Ante la eventualidad de

que dichas asociaciones puedan asumir una política económica regional autárquica que repercuta

desfavorablemente en los países en vías de desarrollo, se ha destacado la necesidad de que ambos

Gobiernos intensifiquen, dentro de sus respectivas posibilidades, los esfuerzos destinados a lograr una

´más adecuada coordinación y cooperación económica, tanto con los países que se encuentren en

circunstancias análogas, como con las naciones altamente industrializadas, para asegurar un crecimiento

armónico y equilibrado del mundo libre, indispensable para afianzar los valores de la civilización

occidental.

Por otra parte, la analogía de la situación económica presente y la comunidad de problemas en el campo

del desarrollo económico nacional de cada país ha hecho aparecer aconsejable la colaboración reciproca

para el mejor aprovechamiento de los recursos de todo orden de que disponen ambas naciones.

Si natural y permanente es el deseo de expandir las corrientes comerciales entre dos pueblos tan

vinculados entre sí como España y la Argentina, esta expansión se considera de particular importancia en

las circunstancias actuales, tanto en relación con sus necesidades de desarrollo como en razón de una

situación económica internaciona1 particularmente inestable S fluida.

Por ello se ha considerado la conveniencia de intensificar la acción de ambos Gobiernos con vistas a

alcanzar los objetivos de desarrollo trazados dentro de la más amplia cooperación económica.

Ambos Jefes de Estado han acordado mantener los principios de acción expuestos en sus respectivas

relaciones económicas internacionales, señalándose de modo particular que España lo hará ante las

autoridades que se encuentran estudiando la transformación de la O. E. C. E. y la Argentina, a su vez, en

el marco de la Asociación Latino-Americana de Libre Comercio.

Se ha coincidido en que la armonía política del mundo libre depende de un sustancial mejoramiento de

lass relaciones económicas entre las naciones altamente desarrolladas y los países que luchan por alcanzar

aceleradamente el pleno desarrollo, a cuyo efecto se estuvo de acuerdo en promover más estrechos

contactos entre ambas partes.

La tradicional corriente demográfica española hacia la República Argentina estará regulada en el futuro

por el convenio de migración suscrito durante la estancia en España de Su Excelencia el presidente de la

nación argentina, por el ministro argentino de Relaciones Exteriores y Culto, don Diógenes Taboada, y

por el ministro español de Asuntos Exteriores don Fernando María Castiella, en el Palacio de Santa Cruz,

el 8 de julio de 1960.

El hecho de pertenecer España y la Argentina a un misma territorio cultural —estiman los dos Jefes de

Estado—obliga a consagrar los mayores esfuerzos para impulsar un fecundo intercambio cultural que

forje, en la diversidad de los respectivos pueblos, un único estilo de vida.

Finalmente, los dos Jefes de Estado, a través de esté contacto personal, consideran haber favorecido los

ideales de las naciones hispanoamericanas de respeto a la persona humana, progreso de los pueblos y paz

internacional."

La jornada del domingo en Valle de los Caídos

El domingo, alrededor de las once de .la mañana, llegó a la basílica de Santa Cruz del Valle de los

Caídos el presidente de la República Argentina, doctor don Arturo Frondizi. Le acompañaban los

ministros secretario de la Presidencia, señor Carrero Blanco, y de Justicia, señor Iturmendi, y

personalidades del séquito argentino y español. En otros coches llegaron la esposa del doctor Frondizi y

las de las restantes personalidades.

En la puerta de la basílica fue recibido el presidente argentino por el padre abad del monasterio, don Justo

Pérez de Urbel, con la comunidad de padres benedictinos, capitán general de la Primera Región, teniente

general Rodrigo y distintas personalidades.

Bajo palio, el doctor Frondizi se dirigió hasta el altar mayor, donde fueron rezadas las preces para jefes de

Estado. Más tarde hizo un detenido recorrido por el monasterio y subió hasta la cruz, desde donde

contempló el panorama que desde allí se divisa. Terminada la .visita, se despidió del prior del monasterio

y demás personalidades y emprendió viaje a San Lorenzo de El Escorial.

EN EL ESCORIAL

El presidente de la República Argentina, doctor don Arturo Frondizi, acompañado por los ministros de

Justicia, señor Iturmendi, y subsecretario de la Presidencia,´

señor Carrero Blanco, llegó al Real Sitio poco después de las doce. La señora de Frondizi llegó

acompañada por las esposas de los dos ministros españoles.; Momentos después lo hicieron las

personalidades que integran el séquito argentino y español del primer magistrado argentino. Desde

primeras horas de 1a mañana los alrededores de la Lonja se hallaban repletos de público, que tributó una

cariñosísima acogida al doctor Frondizi.

Fue recibido por el segundo jefe de la Casa Civil del Jefe del Estado, señor Fuertes de Villavicencio;

gobernador civil de Madrid, señor Aramburu; presidente de la Diputación, marqués de la Valdávia;

inspector de palacios reales, alcalde, administrador del Patrimonio y otras personalidades. En la puerta del

Monasterio fue saludado por don Natalio Cartelli y su esposa. El señor Cartelli es profesor titular de la

Facultad de Medicina de La Plata, que se halla visitando España, y quien dijo tenía grandes deseos de

conocer, fuera de la patria, al hombre que .rige los destinos de su país, a quien no conocía personalniente

Con repique de campanas, y entre las constantes ovaciones del público, el doctor Frondizi penetró hasta el

patio de los Reyes, donde el prior del Monasterio, con la Comunidad de padres agustinos, le dio la

bienvenida y le ofreció a besar el lignum crucis". Bajo palio, el doctor Frondízi penetró en el templo y

ocupó un sitial preferente en el lado de la Epístola con el ministro de Justicia, señor Iturmeridi. La es

posa del doctor Frondizi, y demás personalidades ocuparon lugares preferentes ante, el altar mayor.

Terminada la santa misa, el presidente de la República Argentina y demás personalidades abandonaron el

templo entre las constantes ovaciones del público estacionado en los alrededores, como expresión de

simpatía y cariño hacia el primer mandatario de la nación hermana.

ALMUERZO EN EL BANCO DE ESPAÑA

Al regreso a Madrid del Valle de los Caídos y El Escorial, el presidente de la República Argentina se

dirigió al edificio del Banco de España, donde, a las dos y media de la tarde, se celebró el almuerzo

ofrecido en su honor por el gobernador de la primera entidad bancaria nacional.

La mesa estaba dispuesta en uno de los salones del Banco, y tomaron asiento coronel doctor Frondizi, los

ministros de Hacienda, señor Navarro Rubio; de Comercio, señor Ullastres; de Industria, señor Planell, y

de Agricultura, Señor Cánovas; el gobernador del Banco, conde de Benjumea, el subgobernador, don

Epifanio Ridruejo; el ex ministro señor Arburúa y otras personalidades representativas de la vida

financiera española.

Terminada la comida, el doctor Arturo Frondizi mantuvo un amplio cambió de impresiones con sus

asesores técnicos y con los representantes y directivos de la Banca española,

A la comida asistieron, además, las siguientes personalidades; don Pedro Cortina, subsecretario, de

Asuntos Exteriores; don F. García Moncó, subsecretario de Comercio; don Alberto Lacalle, subsecretario

del Tesoro; don Héctor d´Andrea, embajador de la Argentina; señor Salgado, director general de Banca y

Bolsa; señor Paredes, director general de Comercio Exterior, don Mariano Wainfeld, asesor privado del

señor presidente; don Anthony Blanek. de la Unión. Industrial argentina; don Juan Lladó don Alberto

Dodero, don Augusto Miranda, señor González Robatto, don Javier Menéndez Vigo, don .Agustín

Alcocer, marqués de Tardaron; don Fernando Camacho, don Luís Olartaga, don, Ignacio Villalonga, don

Horacio Brezzoné, marqués de Aledo; don Pedro García Oliver, presidente del Centro de Exportadores de

Cereales: don Salvador San Martín: señor Fortabat, señor marqués de Deleitosa, don Manuel

A. Martínez, don José Tagle, don Enrique García de la Rasilla, señor Sendagorta, señor Bergaméndez,

con Mariano Sebastián don M. Busquet Serua, don T. de. Bordey garay, don Ernesto Shwartzbock, don

Juan Martín, teniente general Fernández Castañeda, conde de .Vallellano, señor Alonso, don Manuel Á.

Martínez, don Ri cardo Ventosa,, dor. Hermes Quijada, don Carmelo Moscardó, don Benjamín de 1a

Vega, señor Fernández Shaw, don Robert Rambaldo, don José María, Petenelle, don Fernando Castillo,

don Roque Funes y don José María Salces.

 

< Volver