Frondozi fue ayer entusiasticamente recibido por el pueblo madrileño  :   
 El jefe del Estado, generalisímo Franco, sañudo en Barajas al presidente. 
 ABC.    08/07/1960.  Páginas: 2. Párrafos: 9. 

MADRID, VIERNES 8 D E J U L I O DE 1960 EJEMPLAR 1 ,50 PESETAS

ABC

DEPOSITO LEGAL M. 13 1958

DIARIO ILUSTRADO AÑO QUINCUAGÉSIMO TERCERO. NUM. 16.948 68 P A G I N A S

FRONDIZI FUE AYER ENTUSIASTICAMENTE RECIBIDO POR EL PUEBLO MADRILEÑO

EL JEFE DEL ESTADO, GENERALÍSIMO FRANCO, SALUDO EN BARAJAS AL PRESIDENTE

DOÑA CARMEN POLO DE FRANCO ENTREGO A LA PRIMERA DAMA ARGENTINA

UN RAMO DE CLAVELES

Se encontraban también en el aeropuerto todos los miembros del Gobierno, Cuerpo Diplomático

y otras personalidades, así como numeroso público

Su Excelencia el Jefe del Estado y su esposa recibieron ayer, a las seis de la tarde, en el aeropuerto de

Barajas, al Presidente de la República Argentina y señora de Frondizi, que llegaron, en avión, procedentes

de Londres. Tras la cálida recepción en el aeropuerto, ambos Jefes de Estado y sus respectivos séquitos se

trasladaron a la plaza de Colón, donde el alcalde de Madrid hizo ofrenda al primer magistrado argentino

de la llave de oro de la ciudad. En coche descubierto, Franco y Frondizi se dirigieron después, por las

principales calles de Madrid, al Palacio de El Pardo, donde se efectuó la ceremonia de imposición de

condecoraciones. Las calles de la ciudad aparecían engalanadas con banderas de los dos países y,

abarrotadas de público, que hizo objeto a ambos estadistas de clamorosas ovaciones. Por la noche, en el

Palacio de Oriente, el Caudillo y su esposa ofrecieron una comida de gala al Presidente argentino y señora

de Frondizi, al final de la cual Franco y Frondizi pronunciaron importantes discursos, en los que

subrayaron los estrechos lazos de fraternidad y amistad entre España y Argentina.

El aeropuerto de Barajas ofrecía un magnifico aspecto una hora antes de la anunciada para la llegada del

Presidente de la República Argentina, doctor D. Arturo Frondizi. Minutos antes de las seis de la tarde se

encontraban allí los miembros del Gobierno: don Fernando María Castiella, ministro de Asuntos

Exteriores; D. Antonio Iturmendi, de Justicia; D. Mariano Navarro Rubio, de Hacienda; teniente general

D. Antonio Barroso, del Ejército; almirante Abárzuza, de Marina; teniente general Rodríguez y Díaz de

Lecea, del Aire; subsecretario de la Presidencia, Sr. Carrero Blanco; D. Camilo Alonso Vega, de

Gobernación; D. Alberto Ullastres, de Comercio; D. Joaquín Planell, de Industria; don Fermín Sanz

Orrio, de Trabajo; D. Jesús Rubio, de Educación Nacional; D. Cirilo Cánovas, de Agricultura; D. Jorge

Vigón, de Obras Públicas; D. Gabriel Arias Sal, gado, de Información y Turismo; D. José Solís, secretario

general del Movimiento; don José María Martínez SánchezArjona, de la Vivienda, y D. Pedro Gual

Villalbí, ministro sin cartera. Presidente de las Cortes Españolas y del Consejo del Reino, don Esteban

Bilbao, con los miembros de este último organismo; embajador de la Argentina, general D´Andrea;

capitán general don Agustín Muñoz Grandes: comandante general de la Jurisdicción de Marina, D. Pedro

Nieto Antúnez; general jefe de la Región. Aérea Central, Sr. Castro Garnica; presidentes del Consejo de

Estado, conde de Vallellano; del Tribunal Supremo, D. José Castán; del Consejo Supremo de Justicia

Militar, teniente general D. Fermín Gutiérrez de Soto; jefes de los Estados Mayores Centrales de los

Ejércitos de Tierra, Mar y Aire; gobernador civil de Madrid, don José Aramburu; gobernador militar, don

Ricardo Uhagón de Ceballos; rector magnífico de la Universidad, D. Segismundo Royo Villanova; fiscal

del Tribunal Supremo de Justicia Militar; director general de Seguridad, D. Carlos Arias Navarro; jefe de

las Fuerzas de la Policía Armada, general Mantilla; presidente de la Diputación Provincial, marqués de la

Valdavia, con la Corporación bajo mazas; director general, de la Oficina de Información Diplomática,

don Alberto Martín Gamero. También se hallaban en el aeropuerto el embajador de España en la

Argentina, D. José María Alfaro; el marqués de Luca de Tena y representaciones del Cuerpo, diplomático

acreditado en Madrid; las señoras de los miembros del Gobierno y nutridas Comisiones de los distintos

Departamentos ministeriales y organismos oficiales, así como un gran número de invitados, que ocuparon

una tribuna levantada a la derecha del pabellón central del aeropuerto. Gran número de periodistas,

fotógrafos y operadores de "NoDo" y de la Televisión ocuparon otra tribuna.

LLEGA EL GENERALÍSIMO FRANCO

Cinco minutos antes de las seis llego, al aeropuerto de Barajas el Jefe del Estado, al que acompañaba su

esposa, doña Carmen Polo. El Caudillo vestía uniforme de verano de capitán general y lucía en el pecho

la Cruz Laureada de San Fernando y el Collar de la Orden del Libertador. En otros coches iban los jefes y

segundos jefes de las Casas Militar y Civil, teniente general Asensio y conde de Casa Loja, general

Laviña y Sr. Fuertes de Villavicencio, respectivamente, y los ayudantes de servicio. Al aparecer el coche

del Generalísimo, la banda de música de las fuerzas del Ejército del Aire que habían de rendir honores

interpretó el Himno Nacional. El Generalísimo fue saludado al pie del automóvil por el ministro del Aire,

teniente general Rodríguez y Díaz de Lecea, en unión del cual pasó revista a las tropas. Luego se

aproximó al espacio, acotado que ocupaban los miembros del Gobierno, el presidente de las Cortes y del

Consejo del Reino y los embajadores de la Argentina en España y de España en Buenos Aires, la Mesa de

las Cortes, de la que formaban parte D. José Félix de Lequerica y los señores ¡Vivar Téllez, Pagoaga y

Romojaro; los miembros de la Junta Política, subsecretarios de los distintos Departamentos y Cuerpo

diplomático. Franco saludó a todos estrechándoles la mano.

EL AVIÓN "BERNARDINO RIVADAVIA" TOMA TIERRA

A las seis y dos minutos tomaba tierra en el aeropuerto el avión "Bernardino Rivadavia", en el que

realizaban el viaje desde Londres el Presidente argentino y las personas de su séquito. Se situó ante el

edificio central del aeropuerto y el Generalísimo Franco y su esposa se adelantaron al pie de la escalerilla

del aparato para saludar al Presidente argentino y a la señora de Frondizi.

Cuando aparecieron en la escalinata los ilustres huéspedes el numeroso público y los invitados que se

hallaban en el aeropuerto prorrumpieron en grandes aplausos. El doctor Frondizi vestía traje oscuro y en

la solapa lucía una pequeña bandera de su país. Franco y Frondizi se estrecharon la mano muy

afectuosamente y doña Carmen Polo de Franco ofreció a la señora de Frondizi un hermoso ramo de

claveles. El Generalísimio presentó al Presidente argentino a los miembros de su Gobierno y a las

personalidades que allí se encontraban, mientras la primera dama argentina era saludada por las esposas

de los ministros españoles.

Ambos Jefes de Estado se dirigieron después al lugar donde se hallaban las tropas que rendían honores y,

mientras se escuchaban las notas de los himnos argentino y español, pasaron revista, a las fuerzas.

Terminada la revista ocuparon un coche cerrado, en el que figuraban las banderas de los dos países. Al

mismo tiempo, las baterías de la plaza disparaban las salvas de ordenanza.

Inmediatamente después se puso en marcha la comitiva camino de Madrid, precedida por el coche guión.

Iban así, una sección de motoristas del Ayuntamiento madrileño y la escolta del Jefe del Estado español,

introductor de embajadores, barón de las Torres, y doctor Turano; director general de Seguridad, D.

Carlos Arias; director de Asuntos de Sudamérica, D. Pedro Salvador; ministro consejero, Sr. Arnaldo

Musich, y, doctor José Agustí; general López de Castañeda y teniente coronel Nevares; consejero de

Embajada, Sr. Ventosa; ministro plenipotenciario doctor Orfila y consejero Sr. Zapata; segundo jefe de

Protocolo, marqués de Jura Real, y doctor Mariano Wainfel; Sr. Fuertes de Villavicencio y doctor

Bernardo Houssay; esposa del embajador de la Argentina y señora Faggionato de Sánchez Santamaría;

señoras de Castiella y D´Andrea; señores Alfaro y general D´Andrea; señores Castiella y ministro

argentino de Relaciones Exteriores y Culto, Sr. Taboada; señores conde de Casa Loja y López Serrot;

doña Carmen Polo de ,Franco y señora de Frendizi; Jefe del Estado español y Presidente de la República

Argentina; teniente general Asensio y brigadier Jorge Llerena; jefe de la Casa Militar de Frondizi y

ministro de la Gobernación, D. Camilo Alonso Vega.

ENTUSIÁSTICAS MANIFESTACIONES, DE LOS MADRILEÑOS

El itinerario de la comitiva por la autopista de Barajas hacia Madrid estaba ocupado por numerosísimo

público, que también se agolpaba en las calles de María de Molina y paseo de la Castellana, adonde

llegaron los Jefes de Estado de los dos países y las respectivas personalidades que les

acompañaban a las seis y veinte de la tarde. Un enorme gentío acogió su presencia con aclamaciones y

vítores a la Argentina y España, así como al Generalísimo Franco y al Presidente Frondizi. Así

recorrieron todo el trayecto en medio del entusiasmo popular. Una profusión de banderas de los dos

países, colgaduras y retratos de Franco y Frondizi aparecían a todo lo largo del recorrido.

 

< Volver